24 mar. 2009

Nacho Libre, de Jared Hess

Miguel Cane


Jack Black stars in Paramount Pictures' Nacho Libre



La lucha libre con sus rudos vs. técnicos y coloridas máscaras, es una especie de fenómeno que realmente nunca ha pasado de moda en este país, y de hecho, ha trascendido, como se ve, en otros ámbitos.

En Francia, las películas del “Santo” son hitazo de culto y ahora, la Paramount nos trae una cinta de luchadores con toda la factura hollywoodense, pero sin renegar de sus raíces en la cultura popular del México contemporáneo, un poco retomando el espíritu de las cintas que aquí se hacían en los años 60, inclusive apoyándose – según el guión de Mike White, que lo mismo escribió La Escuela del Rock que creó la hoy extinta (¡y muy sórdida para la TV!) telenovela nocturna Pasadena- en una anécdota que se ha utilizado hasta el cansancio en otras películas, pero que no obstante, funciona pese a su añejamiento.

La película florece en buena parte gracias al exotismo muy kitsch de sus personajes: hijo de una misionera escandinava (ostensiblemente para explicar su apariencia muy poco autóctona) Ignacio, o bien, Nacho (Jack Black) fue criado desde niño en un convento y orfanato de Oaxaca, es el cocinero y sueña con la fama de la lucha libre (este creció con "El Santo"), mientras es además la oveja negra de la congregación.


Jack Black in Paramount Pictures' Nacho Libre



Un buen día aparece la hermanita Encarnación (la primorosa Ana de la Reguera, en un papel que en otra época estaría hecho a la medida para Julie Andrews), monísima monjita que les dará clase a los niños.

Nacho se enamora de ella (obvio, al mirarla se oyen violines y la película va más despacio, como anuncio de champú) y entre este amor y su necesidad de ayudar al orfanato para que no caiga en la ruina, demostrar que es alguien en la vida, se lanza a la lucha profesional, apoyado por un peleador callejero llamado Esqueleto (Héctor Jiménez). ¿Podrán vencer a los rudos y salvar a los chamacos? No hay muchas sorpresas en la trama y el tono desenfadado de la película ayuda a que esto no importe demasiado.

Jack Black, es un buen comediante y se sabe la estrella, así que lo aprovecha al máximo; por su parte, Anita de la Reguera hace un debut en Hollywood bastante notable, aún si su personaje la limita, pero como quiera que sea, ya tiene un piecito en la meca del cine. Ahora lo que debe hacer es buscar un personaje a la medida para que todos vean lo buena que puede ser.


Nacho Libre
Con Jack Black, Ana de la Reguera, Héctor Jiménez y Darius Rose.
Dirige: Jared Hess
Estados Unidos 2006


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares