23 oct. 2009

Almas Pasajeras / Passengers, de Rodrigo García

Vuelo Perdido

Miguel Cane


El trabajo como cineasta del colombiano Rodrigo García, creador de las series de HBO Carnivàle e In Treatment, así como de las cintas Cosas que diría con solo mirarla y Nueve Vidas, no carece nunca de interés – especialmente considerando su peculiar trabajo con actrices, con las que parece tener especial afinidad- y por lo mismo, el que llegue, con más de un año de retraso a pantallas mexicanos su tercer largometraje, Passengers, con el título de Almas pasajeras, puede llamar la atención, amén de contar con un interesante reparto encabezado por Anne Hathaway. Sin embargo el resultado es más bien desigual, pese al talento involucrado; se desploma en un punto y no consigue retomar el vuelo.

La trama gira en torno a un accidente aéreo del que sobreviven siete personas. Claire (Anne Hathaway, formal y correcta, pero inexplicablemente desconectada), una joven psicóloga contratada por la aerolínea, deberá ayudar a los sobrevivientes a superar el trauma por el que pasaron. Pero, poco a poco, éstos empiezan a desaparecer misteriosamente. Con la ayuda de Eric (Patrick Wilson), uno de los pasajeros, Claire intentará descubrir qué ocurrió realmente durante el vuelo.


La cinta así se mueve entre dos tierras: la del intenso melodrama (muy similar a Sin miedo a la vida, de Peter Weir, que tocaba una temática muy similar, con Jeff Bridges e Isabella Rossellini como un matrimonio que se veía afectado por una catástrofe aérea) y el suspenso sobrenatural, pero no se decide al final por ninguno, quedándose en un limbo tibio y muy bien realizado, con actuaciones capaces y en casos hasta notables (ver a Dianne Wiest siempre es un halago para el espectador, aún en roles engañosamente insignificantes).

García, como guionista junto con Ronnie Christensen, se plantea una idea atractiva, pero su intento de sorprender al espectador es tan arriesgado, que acaba por confinarse a sí mismo en un rincón y si ustedes ya han visto otras cintas de fantasmas, tal vez el misterio tan cuidadosamente confeccionado, no resulte tal. Es por lo mismo, que es mejor observar el trabajo de madurez de Anne Hathaway, que hace un gran esfuerzo por hacer creíble una pseudo-romántica historia de amor sumamente apática y previsible con el personaje de Wilson (con quien no tiene absolutamente nada de química) y esto acaba por relegar a subtrama el enigma inicial.

De este modo, el espectador comienza a enervarse al sentir el peso de cada minuto que transcurre en pantalla, pues absolutamente nada parece suceder en pantalla más allá de la forzada evolución del argumento, tan solo aquí y allá aparecen meras pinceladas como conversaciones un tanto extrañas o la aparición de personajes perturbadores (como el de David Morse, que lamentablemente no se desarrolla), lo cual se refleja como el problema más grave de la cinta, que además en sus últimos minutos se aferra a la idea de tener un “mensaje” lo que acaba por resultar incluso insultante, lo cual, considerando el linaje del director y de su protagonista, es realmente una pena. Lo bueno es que después de hacer esto, Rodrigo García tomó otros proyectos y Anne realizó La Boda de Rachel, por lo que podrán olvidarse de este tropiezo. Y el público podría intentar hacer lo mismo.

Almas Pasajeras/Passengers
con Anne Hathaway, Patrick Wilson, Clea DuVall, David Morse, André Braugher y Dianne Wiest
Dirige: Rodrigo García
Estados Unidos/Canadá 2008

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares