14 jun. 2010

El Código Da Vinci / The Da Vinci Code, de Ron Howard

Miguel Cane


Tom Hanks and Audrey Tautou star in Columbia Pictures' The Da Vinci Code


La adaptación de una novela exitosa a la pantalla, inevitablemente resulta en inconformidad por parte de algún sector del público que previamente ha devorado el libro en cuestión.

Baste recordar el caso de Lo que el viento se llevó, sin ir más lejos. La elección de Scarlett O’Hara fue posiblemente uno de los momentos primigenios de la batalla publicitaria que rodearía la transformación de incontables novelas a películas, hasta llegar a las populares adaptaciones de cómics a cine, o las novelitas de Harry Potter o bien, el caso que hoy nos ocupa: El Código Da Vinci.


¿Qué se puede decir sobre la novela de Dan Brown que tanta alharaca ha causado en ciertas ultraconservadoras esferas con su más bien ñoña propuesta de que presuntamente existe una “conflagración” para ocultar “ciertos [ficticios] aspectos de la vida privada de Jesús”, que no se haya sobado hasta el cansancio en otra parte?

El libro es exitazo de librerías – para supuesta ‘vergüenza’ de los libreros que se han llenado los bolsillos con él- que ha colocado a su (aceptémoslo) bastante anodino autor como un paradigma de éxito y argüida envidia, aún si está muy, pero muy lejos de llegarle a los talones a alguien como Jane Austen, Julio Cortázar o Stephen King, quienes pertenecen al género de la literatura que por entretener no deja de ser literatura, donde lo presentado por Mr. Brown sólo es mero entretenimiento confundido por millones de lectores con otra cosa.


Audrey Tautou and Tom Hanks in Columbia Pictures' The Da Vinci Code


La anticipación generada por el estreno de esta cinta ha sido algo rayano en lo absurdo. Pero desde ahora hay un punto que es mejor dejar claro. No importa lo que suceda con ella – taquillazo seguro que acabará por humillar al pobrecito Tom Cruise-, siempre habrá alguien que no esté conforme. De hecho, ya lo están, aún antes de verla: “es que es sacrílega” (¡!), “es que yo no quería que Tom Hanks fuera Langdon”, “Es que me cae gorda Amèlie” etcétera, etcétera.

Pero esto no importa: la película la dirige Ron Howard, director capaz; uno no se atrevería a llamarlo extraordinario (el señor no entrará nunca a los cánones de imprescindible a los que pertenece gente como Louis Malle, Robert Altman, Roman Polanski, Bernardo Bertolucci o Ingmar Bergman, por mencionar algunos), pero es diligente y puede hacer una película que guste al público.



Director Ron Howard of Columbia Pictures' The Da Vinci Code



No acostumbra ser muy imaginativo: la última vez que lo intentó, con su Western-Gótico Las Desapariciones (con Cate Blanchett, en interpretación magistral), lo que recibió fue confusión e indiferencia. Por lo mismo, ahora Howard – el año pasado realizó la competente Cinderella Man, como anzuelo de Oscar- se busca sacar la espinita con esta transubstanciación de best-seller a hitazo de taquilla.

Lo cierto es que no le cuesta trabajo: la lente de Salvatore Totino es ágil, fluida y capta con elegancia locaciones y escenas que Howard y su socio-guionista Akiva Goldsman arman con precisión y su paleta de luces es, uno supone, una manera de tratar de replicar la perspectiva de la obra de Da Vinci en lenguaje cinematográfico, cosa que logra, aún pese a los caprichos narrativos de la trama, que es de todos conocida: un asesinato en el Museo del Louvre desencadena un misterio dentro de otro misterio y Robert Langdon (Hanks, extrañamente coartado, le faltó algo de su sello de humor) y Sophie Neveau (Audrey “Amèlie” Tautou) deben resolverlo, enfrentándose a sociedades secretas y otras lindezas para descubrir un “impactante secreto” que a estas alturas del poema todo mundo sabe.


Audrey Tautou in Columbia Pictures' The Da Vinci Code


Ian McKellen, Alfred Molina y Jean Reno hacen lo suyo en el tiempo de escena que tienen (los tres son muy buenos actores y no se les desperdicia), donde Paul Bettany se preocupa de transmitirnos que él, como Silas, es “el malo”. Ciertamente, los fans estarán delirantes, el Opus se estará tirando de los pelos y Howard, Brian Grazer (productor) y compañía, estarán yéndose muertos de risa al banco.


Pero, al final, dentro de ocho días, se habrán dado cuenta ustedes, que su vida no cambió para nada, que esto es puro teatro (o bien, cinema) y muy probablemente – aunque esto es tan especulativo como lo que propone Brown en su libro- dentro de un año, la habrán medio olvidado, su atención puesta en otra cosa… tal vez la inminente adaptación al cine de la pretenciosa y tediosa Ángeles y demonios, que finalmente, es la misma ensalada, sólo que con distinto aderezo. En fin, para quienes gustan de éstas cosas, ésta es la clase de cosas que les gustan, así que… ¡provecho!


El Código DaVinci/The DaVinci Code
Con Tom Hanks, Audrey Tautou, Alfred Molina, Jean Reno, Paul Bettany e Ian McKellen
Dirige: Ron Howard
Estados Unidos, 2006.


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares