24 jun. 2012

Método peligroso, Un / A Dangerous Method, de David Cronenberg, con Keira Knightley

Misterios de la mente

Miguel Cane



En la última década – posiblemente desde la aparición de su inquietante thriller psicológico Spider – David Cronenberg ha ido apartándose poco a poco las brutales tácticas visuales de sus primeras obras para acercarse poco a poco a un cine aparentemente 'menos' transgresor. Una historia violenta (2005) y Promesas peigrosas (2007), son aparentemente convencionales, aunque ambos atesoraban imágenes perturbadoras que abordaban el sexo o la violencia al más puro estilo del creador de filmes tan controversiales como Videodrome y Crash: Placeres extraños.



En Un método pelígroso, sucede algo similar: bajo la la apariencia de un melodrama histórico, vuelve a internarse en los aspectos tortuosos de la personalidad humana. Lo hace a través de la sórdida relación sexual que mantuvo Carl Jung (Michael Fassbender) con Sabina Spielrein (Keira Knightley), que fue su paciente y posteriormente pupila.



Cronenberg, con un guión de Christopher Hampton, muestra cómo en los albores de la Primera Guerra Mundial, el famoso doctor suizo, que llevaba una serena vida doméstica junto a su mujer y sus hijos, dejó a un lado las convenciones para adentrarse en una relación sadomasoquista donde su deseos más primarios se confundían con su ansia por adentrarse en la mente humana y curar a su paciente y mientras Sabina mejoraba de sus trastornos y se convertía en una eminente analista, Jung se sumía poco a poco en una terrible depresión de la que tardaría años en salir. Este proceso, como lo muestra la película, fue casi paralelo al distanciamiento del hombre del que había sido su mentor, Sigmund Freud (Viggo Mortensen, que lo capta perfecto).

Ambos parecían reconocer en el otro rasgos de genialidad, pero mientras que el maestro prefería explorar la naturaleza del mal de cada uno de sus pacientes, Jung pretendía guiarles a su curación. Cronenberg trabaja de manera controlada y distante con el tema, como es su estilo. El tono glacial con que se muestran las relaciones sociales de cada uno de los personajes contrasta con el erotismo en la intimidad de los personajes. Las interpretaciones de los actores son estupendas: Fassbender consigue plasmar la ansiedad de un hombre aparentemente reprimido, sumamente torturado en su interior por deseos que lo consumen. Igualmente interesante es el trabajo de Keira Knightley, que se despoja de todo artificio para reflejar perfectamente la enfermedad y posterior recuperación de Sabina, o Viggo Mortensen, que dota de un cierto aire de humor y patetismo a su cuidado Freud, que envidia abiertamente el talento y la posición social de su más avanzado alumno.

El resultado de la unión del oficio de Cronenberg, el gran talento de sus actores y la impresionante y elegante producción, en escenarios naturales de Ginebra es una película inteligente y perturbadora que va mucho más allá del melodrama de época que aparenta ser a primera vista y amerita un visionado a fondo,como muestra del talento de un gran director contemporáneo.

Un método peligroso/A Dangerous Method
Con Michael Fassbender, Viggo Mortensen, Keira Knightley, Sarah Gadon y Vincent Cassel
Dirige: David Cronenberg
Canadá/Reino Unido/Alemania/Suiza
2011

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares