22 jun. 2012

Andrew Garfield, detrás de la máscara

El actor británico es el nuevo protagonista de El Sorprendente Hombre Araña, cinta que revitaliza la saga sobre el famoso superhéroe.

Miguel Cane



No da el tipo de estrella de cine. Más bien parece un universitario timido, con una sonrisa amable y ojos inquisitivos. Pero aún si es reservado con la prensa, con una enorme educación y cordialidad, Andrew Garfield (Los Ángeles, 1983, aunque criado en Londres) escucha y atiende a todas las preguntas; aunque no es ningún novato y ya ha sido candidato a premios importantes, esta es la primera ocasión en que protagoniza un proyecto tan importante, y las expectativas puestas en él no son pocas. Su aspecto de muchacho normal es lo que le hizo obtener el codiciado rol de Peter Parker –y su alter ego El Hombre Araña–, en la cinta que “relanza” la saga, después de la trilogía dirigida por Sam Raimi, que concluyó hace cinco años con un filme poco afortunado y con un actor (Tobey Maguire) cansado del personaje. Con la presión de superar esa primera saga y de sacudirse la imagen del otro, Garfield sabe que, si repite o supera e éxito, su lugar en el firmamento de Hollywood está asegurado.



Las películas de superhéroes se han convertido en un género ya establecido. ¿Qué dirías que toene qué ofrecer esta nueva saga que sea diferente?
Todo es completamente diferente. Desde el guión hasta los efectos especiales. Creo que esta es una historia muy ricaen matices, donde cada personaje tiene su función y su trama específica. Eso no quita que yo, como espectador, piense que la primera serie fue entretenida, pero que como actor quiera que la experiencia sea completamente distinta; estamos contando otra historia. Marc (Webb el director) nos explicó eso desde el principio; desde luego, es Peter Parker, el mismo que conocemos todos, pero ahora su historia la vemos desde un punto de vista diferente. Igualmente, han pasado diez años desde la primera cinta y los efectos especiales han mejorado, se usó una cámara completamente distinta. Puedo decir, sin hacer menos absolutamente el trabajo de nadie, que ésta cinta está a años luz de la primera.



Para este personaje, ¿qué tipo de preparación física tuviste que hacer?
Cuando Marc me mostró los storyboards que tenia pensados, me di cuenta de que todo era mucho más complejo de lo que pude haberme imaginado. Ahora bien, Peter tiene que parecer lo que es al principio, un muchacho flaco, sin mucha habilidad atlética. Entonces tenía que hacer músculo, pero no aumentar de peso ni masa corporal. La rutina de ejercicio era agotadora, aún antes de rodar. En cuanto al rodaje en sí de las escenas de acción con arneses, poleas y cables, fue mucho más sencillo una vez que aprendí a lidiar con ello en los ensayos... entonces sí tuve que prepararme a fondo. Hice muchas más cosas porque desconocía la parafernalia para ejecutar escenas así.



Con tantas secuencias de acción, ¿no acabaste molido?
(se ríe) Bueno. Un poco. Rasguños y golpes, como siempre. Lógicamente siempre hay dolores musculares y cansancio, pero eso es parte del trabajo. Aunque, ¿sabes qué es lo peor? No lo vas a creer pero... (se rie) tengo vértigo. Imagínate, tener que estar suspendido a tantos metros de altura. Pero todo se compensa. Marc me cuidó bastante.

Y además, está el aliciente del resto del equipo, ¿no? Martin Sheen, Rhys Ifans, Sally Field y Emma Stone...
Sí, por supuesto ( sonríe, se ruboriza. Durante el rodaje, él y Emma Stone iniciaron una relación sentimental que hoy es del dominio público). Trabajar con ellos ha sido algo estupendo. Supongo que es lo que todo el mundo suele decir, pero en este caso, te juro que no miento, fue así.

La relación entre Peter Parker, tu personaje y Gwen Stacy (Emma Stone), es una de las columnas tanto dentro del cómic como dentro de la trama: cómo se acercaron a este aspecto sin perder de vista la acción?
Es dificil, pero hay que encontrar un balance. Emma es una actriz estupenda, lo puedes ver en todo su trabajo anterior, es muy versatil y... (se ríe) ¿qué te puedo decir? En el set, éramos Peter y Gwen. Marc nos dio las pautas para, bueno, eso... y... bueno, lo demás fue encontrar la manera de trabajar en equipo para darle a la relación entre ellos el peso que necesitaba.

El que se hayan enamorado durante el rodaje habrá ayudado, aunque fuera un poco...
(Se ruboriza de nuevo, ríe) Bueno, supongo. No es secreto. Pero mantuvimos las dos cosas separadas durante el rodaje y ahora, con la promoción, también. Somos gente como cualquiera, lo único es que estamos más expuestos al escrutinio de los medios. Nada fuera de lo común, de veras. Y ya (se rie).

Se augura un éxito de taquilla grande para la cinta, si bien Los Vengadores ha puesto el listón muy alto en ese aspecto. ¿Crees que puedan igualar o superar ese tremendo taquillazo?
La verdad, yo espero que sí, aunque, hablando honestamente, la recaudación que haga un filme durante el primer fin de semana no me parece fundamental. Hacer una película como esta implica algo como eso, claro y es algo extraño y excitante a la vez. Recuerdo ver las noticias con lo que mencionas de Los Vengadores, fueron qué... ¿200 millones en su primer fin de semana? Es abrumador. Recuerdo pensar “¿Cómo puede ser que una película haga tanto dinero?”. No sé qué pase, pero evidentemente, espero lo mejor. Sobre todo, que al público le guste lo que hacemos.

Habias hecho otro tipo de filmes anteriormente; después de hacer Spider-Man, ¿estás interesado en participar más en el género de acción?
Pues no es un género que busque hacer particularmente. Sólo me interesa hacer buenas películas, independientemente del género (sonríe). De momento no he visto ningún proyecto de acción que me pareciera lo suficientemente interesante aunque, si lo encuentro, por qué no. Contractualmente tengo la obligación de hacer al menos una secuela más, con opción a una tercera, como este personaje. Como de momento van las cosas bien, antes de estrenar la primera, pues imagino que seguirán. Aunque es el público y su acogida quien realmente dicta lo que ocurre.

Ahora, para cerrar: existe un paralelismo entre un superhéroe y una celebridad, así como tú. Ambos están bajo el escrutinio del público, como señalabas. A consecuencia de eso, ¿crees que la fama puede afectar de forma negativa?
Bueno, si, por supuesto, pero depende de cómo seas tú como persona, sabes. Puedes tomar a cualquier persona, meterla en el torbellino de la fama y ver que no cambia y mantiene los pies en la tierra, sin embargo, hay otras personas que no. Todo es cuestión de carácter. Yo crecí en un ambiente que me dio principios básicos. Como soy ahora contigo, trato de ser con todo el mundo. No soy nadie especial y no me gusta que me traten de ese modo. Esto no va a durar siempre; Andrew Garfield el famoso se puede acabar cualquier día, pero quien yo soy, como yo soy, así voy a ser toda mi vida.



Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares