28 feb. 2013

Acero y Hueso / Rust and Bone, de Jacques Audiard

Sobrevivir

Miguel Cane.



En Acero y hueso, el director de Un Profeta (una de las mejores cintas de 2009) presenta la historia de Alí (Matthias Schoenaerts), un hombre que de un momento a otro debe hacerse cargo de su hijo Sam, un niño de 5 años al que apenas conoce. Sin conocer a nada ni nadie, y no tener techo, ni comida o dinero, se refugia en la casa de su hermana. Tras una pelea, conoce en una discoteca a Stéphanie (Marion Cotillard, brillante), que es entrenadora de orcas en Marineland  se involucran en una poco convencional – aunque muy realista – historia de amor, salpicada por la tragedia, como la vida misma.



El filme de Jacques Audiard es, ante todo, un cúmulo de metáforas y simbolismos expuestos constantemente. Todos abordados con una mirada equilibrada; la paternidad (el cuidado repentino que Alí debe hacer sobre su hijo Sam y el amor que surge entre ambos), la amistad (el vínculo entre Ali y Stéphanie), sobre la fortaleza humana, las situaciones que cambian brutalmente la vida.

Audiard explora mundos totalmente opuestos y consigue que el espectador se adentre  en ambos. ¿Qué es más fuerte: él acero (Ali) o el hueso (Stéphanie)? Ciertamente el hueso puede romperse con facilidad tras algún accidente, en ocasiones es irrecuperable, mientras el metal puede aguantar mucho más, aunque es vulnerable al óxido que todo lo consume. Stéphanie, tras un bestial accidente que involucra a su orca, es un hueso raído que se torna fuerte y Alí es un acero oxidado que se convierte en hueso, en carne humana.



Hecho con gran cuidado, el filme no está exento de algunas carencias. El ritmo, que se establece en una primera hora excelente, pierde el paso después del accidente y se apoya demasiado en coincidencias,  llenándose con paja  que no genera interés alguno, y en ocasiones se vuelve repetitiva. El guión no es redondo del todo y deja cabos sueltos para llegar a un desenlace que a algunos les parecerá demasiado abrupto,  donde otros tal vez lo encuentren complaciente.

Este es un filme interesante, que  se puede ver sin muchas expectativas preconcebidas; merece verse con una mente abierta, ya que Audiard consigue intercalar elementos que no ha manejado antes, con sus ideas originales y hace un trabajo más universal que sus filmes anteriores. Quizás no guste a algunos espectadores que considerarán que quizá pudo resultar mejor, pero lo cierto es que una cinta como esta, por mucho, desbanca a la mayoría de filmes en exhibición hoy día y hay que verla.

Acero y Hueso / Rust and Bone
con  Matthias Schoenaerts, Marion Cotillard y Armand Verdure
Dirige Jacques Audiard
Francia/Bélgica 2012


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares