27 dic. 2013

Jazmín Azul / Blue Jasmine, de Woody Allen

Tragedia posmoderna

Miguel Cane.



No es extraño que Woody Allen revisite otras obras para nutrir su canos. Lo ha hecho con anterioridad y con notable éxito: Interiores es su visión de Gritos y susurros y el universo bergmaniano; Alice es su homenaje a la Julieta de los Espíritus, de Fellini. Que su más reciente filme entre en esta rama de trabajo, no sorprende. Aquí Allen toma elementos de dos de sus obras favoritas: Un tranvía llamado deseo, de Tennessee Williams, y Anna Karenina, de León Tolstoi.



Comedia negra, melodrama humorístico, tragedia posmoderna. Hay muchas formas en las que referirse a esta trama que gira en torno al personaje de Jasmine Francis (Cate Blanchett, para quien se pensó el papel), una mujer cuya caída en desgracia vemos desarrollarse lo mismo en los opulentos salones de un Manhattan palaciego que en una zona más humilde en San Francisco, donde llega a buscar refugio con su hermana Ginger (Sally Hawkins), después de una debacle matrimonial.



Hablar más de cómo Allen construye la trama de su filme sería arruinarlo. Aquí el punto a observar es la Blanchett llegando a un nivel que, con el mismo director, no pudieron alcanzar sus dos más tradicionales leading ladies, Diane Keaton o Mia Farrow. No porque no sean buenas intérpretes, sino, simplemente, porque no hay nadie en nuestros días que esté a la altura de la blanchett, quien toma a su personaje y lo somete a toda clase de mortificaciones y vejaciones emocionales, sin perder jamás el estilo.

Blue Jasmine es la mejor película que Woody Allen ha hecho en dos décadas.

Jazmín Azul / Blue Jasmine.
Dirección: Woody Allen.
Con Cate Blanchett, Sally Hawkins, Bobby Cannavale y Alec Baldwin.
EU, 2013.



Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares