15 dic. 2008

Ni en tu casa ni en la mía / Four Christmases, de Seth Gordon

Miguel Cane


More Photos



En esta temporada es inevitable que haya estrenos que buscan hacer que el espectador se meta a una sala a ver un producto que, pese a su bonito envoltorio, no deja de ser un cínico intento para sacarle dinero al ya de por sí exprimido espectador, sin darle una recompensa que valga el esfuerzo.

Ese es el caso de la terriblemente calculada Ni en tu casa ni en la mía, que se ostenta como una “comedia familiar navideña” con un elenco de primeros actores que desconcierta (¡Dos mitos como Sissy Spacek y Robert Duvall! ¿Por qué? ¿Les habrán pagado bien…?) sobre todo, por que si bien hacen un trabajo de calidad, el resto de la cinta no está a la altura de las circunstancias.

La trama es esta: Brad (Vince Vaughn) y Kate (Reese Witherspoon) son una guapa y exitosa (y superficial e irresponsable también) pareja de novios que viven en San Francisco y que ven, con berrinche, cómo sus planes iniciales de pasar Navidad en un lugar exótico y alejado de sus familias se convierten en algo muy diferente. bligados y sin escapatoria tendrán que hacer un peregrinar por las cuatro casas familiares (los padres de ambos son divorciados, con nuevas parejas ¡qué original!) en el mismo día. Esto claro, representa que dichas cuatro visitas pondrán en peligro la relación de Brad y Kate, ya que mientras el eterno adolescente cuenta las horas para quitarse de encima ese mundo de padres, suegros, sobrinos y hermanos, la rubilinda chica buena empieza a ver la cosa de un modo diferente y a querer un poco de compromiso… y el resto ya se lo pueden imaginar.

Lo que se puede esperar de un producto (no sé si sea correcto calificarlo de filme, porque no lo es) como éste, dirigido por Seth Gordon, puede categorizarse como cualquier cosa, excepto como sorprendente o incluso satisfactorio. Uno sabe que está en problemas, cuando en los créditos aparecen cuatro guionistas, lo que anuncia que el incauto que caiga en la trampa, se hallará con una serie de chistes baratones y diálogos anodinos, pero con “mensaje” y “espíritu navideño”. Más bien, espíritu consumista. Esta película ha sido, efectivamente, uno de los éxitos taquilleros sorpresa del año y en Estados Unidos ha recaudado más de 70 millones de dólares (por lo que fue un negocio redondo), pero esto no significa que forzosamente tenga que ser buena.





El guión, como señalaba, es predecible, ramplón y desperdicia a cuatro grandes histriones maduros – además de la Spacek y Duvall, cuenta con apariciones de Jon Voight – desperdiciado, pero, habrá que pagar la renta, uno supone- y la siempre estupenda Mary Steenburgen, que tampoco luce como debiera, gracias al material pésimo que le corresponde. La Witherspoon, que ha probado ser una muy buena actriz cuando es necesario, aquí derrocha su carisma natural – lo que se espera de ella en un género como éste- pero no da mucho más y Vince Vaughn se reivindica como el mercachifle más repelente del cine estadounidense: su personaje es odioso, su interpretación ídem y si bien esto debería generar un halago, uno no puede evitar la incómoda sensación de que sólo se está interpretando a sí mismo – como en otras tantas películas en los últimos diez años.

En suma: este es el estreno obligado de la temporada y llega a las salas mexicanas con toda la intención de captar al público que no tiene nada mejor qué hacer el veinticinco de diciembre, que está todo cerrado. ¿Un consejo? Mejor quédense en casa y vean la repetición de alguno de los clásicos del género navideño que regularmente se transmiten por televisión. Se sentirán al final más satisfechos y cómodos, calientitos en casita y sin haber desperdiciado el dinero en un gasto inútil, como es éste.

Ni en tu casa ni en la mía/ Four Christmases

Con Reese Witherspoon, Vince Vaughn, Jon Voight, Mary Steenburgen, Robert Duvall y Sissy Spacek.

Dirige Seth Gordon.

Estados Unidos, 2008

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares