26 dic. 2008

Umbral, El / Stay, de Marc Forster

Miguel Cane



Ewan McGregor , Naomi Watts and Ryan Gosling star in 20th Century Fox's Stay


Sam Foster (Ewan McGregor) es un joven psiquiatra que tiene como paciente a Henry Letham (Ryan Gosling, El diario de una pasión), universitario con tendencias suicidas, que oye voces y sufre ansiedad. Mientras Foster trata de comprender los orígenes de lo que atormenta al joven, comienza a descubrir en su pasado trazos de un misterio que el chico no puede explicar. Ayudado por su guapa-pero-deprimida novia Lila Culpepper (la rubia Naomi Watts, que ha dado más de sí en otros trabajos), pronto el psiquiatra pondrá en riesgo su propia estabilidad mental y hasta su vida, conforme se acerca a donde yace la verdad.

Filmada en 2003, y con una larga y problemática post-producción El umbral (en inglés Stay) es un proyecto del interesante director Marc Forster, cuya obra incluye Monsters’ Ball (El pasado nos condena- 2001) y la estupenda En busca del País de Nunca Jamás, que le atrajo un éxito de taquilla y premios internacionales y comparada con esas otras dos cintas parece abrir un nuevo foco de interés para el cineasta.

Con un guión que se nota muy planeado, aunque algo pretencioso, de David Benioff (autor de La hora 25 y uno de los guionistas de la espantosa Troya), la película consiste en una serie de imágenes que Forster utiliza para narrar su historia de un modo poco convencional y las utiliza a su entera satisfacción.

Lo que se traduce en que la película en pantalla se vea muy bien, con movimientos de cámara, disolvencias y tomas que innovan, aún si el efecto emocional se pierde gradualmente y resulta, conforme avanza la trama, cada vez más difícil involucrarse en el conflicto de los personajes, lo cual hace sentir que el director tal vez haya hecho esta cinta como un ejercicio para sí mismo – es anterior a la muy superior Finding Neverland, donde su trabajo como cineasta y director de actores logra llegar a la cúspide- y que en realidad no era en el espectador promedio en quien estaba pensando al realizarla, lo cuál funciona en contra del producto terminado, ya que una cinta así resulta imposible de disfrutar si no es posible entenderla del todo.

Hacia la secuencia climática, misma que tratan de postergar y disimular – quizá en un intento de sorprender al espectador, que si ha leído thrillers psicológicos antes no tendrá mucho shock-, el director y su guionista pierden mucho tiempo intentando colocar a los personajes en situaciones que pretenden sugerir una resolución más devastadora e importante de lo que realmente hay.

La sensación que permanece es la de cierta frialdad emocional que no se disipa, aún si hay que reconocer que el equipo trabaja muy duro para llegar a la escena final, misma que no hace eco al aparecer los créditos finales. Es un producto vistoso, muy bien realizado y con un buen reparto – McGregor es uno de los mejores actores de su generación, Gosling es una promesa que va madurando y la presencia de la Watts es casi la justificación para comprar el boleto-, pero por desgracia, sus propias complicaciones lo llevan a ser el equivalente de un cuerpo en una plancha: parece dormido, pero en realidad, no tiene vida.

El Umbral/Stay

Con Ewan McGregor, Naomi Watts, Ryan Gosling, Kate Burton y Janeane Garofalo

Guión: David Benioff. Música: Asche & Spencer. Dirección: Marc Forster

EUA/Alemania (2005)