26 dic. 2008

V de Venganza / V for Vendetta, de James McTeigue (02) - Miguel Cane

Miguel Cane

El 5 de Noviembre de 1605, en Inglaterra, un conspirador llamado Guy Fawkes trató de volar en pedazos el palacio del parlamento en Londres. No lo logró y fue ejecutado; su acto se convirtió en la semilla de una ronda infantil que inicia “Remember, remember, the 5th of November…” y también se le conmemora con fogatas en las que se queman figuras que representan su efigie (similares a los “Judas” que aquí se queman en Semana Santa).

Este personaje de la historia británica sirve como catalizador, tanto en la espléndida y perturbadora novela gráfica de Alan Moore como en este filme, para narrar una historia de revolución subversiva y – naturalmente- de venganza… aún si la manzana, en este caso, ha caído muy lejos del árbol.


Warner Bros. Pictures' V for Vendetta


Warner Bros. Pictures' V for Vendetta

Es el año 2020 y el mundo es muy distinto, después de desastres y epidemias: ahora Inglaterra es un estado fascista totalitario encabezado por el siniestro Adam Sutler (John Hurt), que se ha erigido como una especie de amo omnipotente sobre toda la población, mediante el abuso del poder y el régimen del silencioso terror, eliminando a todo elemento que pueda representar un peligro para su círculo.

Así pues, la noche del 4 de Noviembre, la joven Evey Hammond (Natalie Portman) que trabaja para la televisora estatal, está a punto de ser secuestrada y violada por policías corruptos cuando aparece V (Hugo Weaving, de Matrix, Elrond en El Señor de los Anillos, y Las Aventuras de Priscilla, todo el tiempo detrás de una máscara que representa a Guy Fawkes), un misterioso terrorista/anarquista, que la salva no sin antes de transmitir un mensaje por cadena nacional en que anuncia que en un año hará explotar el parlamento.

Después, lleva a Evey consigo a su guarida secreta para “educarla” y hacerle ver la verdad de su mundo, mientras que además se dedica a – uno por uno- eliminar a selectos miembros de la elite político-científica que le hicieron daño en su pasado.

Cuando su proceso de educación termine, Evey, despojada de todas sus aprensiones y hasta de su cabellera, será un instrumento clave en su acto final de venganza, pero al mismo tiempo, la figura que guíe un camino hacia la posibilidad de cambiar.

Realizada en locaciones de Londres y Berlín, con un guión de los – un tanto cuanto sobrevalorados como aquí se demuestra- Wachowski Bros., V de Venganza (o bien, V for Vendetta) es una película visualmente suntuosa, realizada con abundancia de recursos y un elenco notable y sólido, en el que destaca el talento británico – Rupert Graves, Stephen Rea, Stephen Fry y la estupenda Sinèad Cusack, que con muy poco tiempo en pantalla consigue una interpretación emotiva-, pero tiene un problema muy grande para aquellos que conocen (y realmente aman) la fuente original: esta película tiene muy poco qué ver con la pesadillezca alegoría sobre el régimen de Margaret Thatcher que Moore concibió a manera de cómic.

Lo que era una obra llena de niveles y texturas aquí se convierte en producto hollywoodense muy vistoso, con vertiginosas escenas de acción y algunos rollos dizque filosóficos muy en la onda de Matrix… pero no es V.

Detrás de la máscara (que, eso sí, consigue dar un efecto inquietante que algo aporta al tono de la cinta) hay otra cosa, pero no es lo que debería. Es por lo mismo que Alan Moore pidió se retirara su nombre de los créditos, lo cual es comprensible, al ver el resultado.

Entiéndase que no es una mala cinta, aún si necesitaba un mejor trabajo de adaptación y un director con más experiencia (James McTeigue hace su debut, y aunque fue asistente de los W.B. en su trilogía, se nota bastante lo verde que está). La Portman, en su primer protagónico como adulta después de dar el estirón con su extraordinario trabajo en Closer (de Mike Nichols) aquí luce preciosa, aún vejada y rapada, pero su trabajo sufre con un personaje insuficientemente desarrollado.

Por momentos, V de Venganza tiene un problema que habitualmente abruma a cintas de este tipo, en las que muchas expectativas están puestas: ¿qué quiere ser? ¿qué se espera de ella? ¿Es un thriller político futurista? ¿Una denuncia profética estilo Casandra de a dónde nos dirigimos si la extrema derecha domina al mundo? ¿Homenaje a Orwell o Bradbury? ¿Un producto para fans – la mayoría en la sala en que este reseñista estuvo se sintieron en mayor o menor grado desilusionados, y con razones en mayor o menor grado justificables-, para iniciados o para cualquier chavito que pague su boleto? Acaso todo eso y más. Sin embargo, tiene que irse por un solo derrotero y el elegido, por desgracia, no es el que hace justicia a una trama que merecía algo mucho mejor. ¡Lo que David Fincher (Se7en) habría hecho con esto…! Pero ya ni modo, será para la próxima.



V de Venganza/V for Vendetta.

Con Natalie Portman, Hugo Weaving, Rupert Graves, Stephen Rea, John Hurt y Sinéad Cusack.

Dirige James McTeigue

Distribuye Warner Brothers (Estados Unidos/Reino Unido – 2005)

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares