3 dic. 2008

Vicky Cristina Barcelona, de Woody Allen

Miguel Cane

La más reciente película de Woody Allen – que llega con inexplicable (e inexcusable) retraso a México-, es una de las más controvertidas de su extensa carrera.


Javier Bardem , Penelope Cruz and Scarlett Johansson star in The Weinstein Company's Vicky Cristina Barcelona


Cuando Allen hace una obra maestra (véase Annie Hall, Interiores, Hannah y sus hermanas, La Rosa Púrpura del Cairo, Broadway Danny Rose, Crímenes y pecados, Manhattan o más recientemente Match Point) de inmediato se identifica. Lo mismo cuando se le ocurre hacer una película mala (ojo, no tibia como Alice, Misterioso Asesinato en Manhattan, Stardust memories, Melinda y Melinda o Todos dicen que te amo, que tienen fallas, pero se compensan con abundante encanto; si no realmente mala sin redención alguna, como La Maldición del Escorpión de Jade, Sombras y niebla, Celebrity, Hollywood Ending o Anything Else): sus críticos se le van encima y hacen cena de negros con sus magros huesitos, pero ésta no se deja clasificar tan fácilmente.

En el caso de Vicky Cristina Barcelona, no hay razón para el berrinche monumental por parte de algunos miembros de la crítica internacional. Los gritos de “¡fraude!” suenan fuera de lugar, en vista de que Allen cumple exactamente lo prometido con esta cinta, desde el título: en ella habría una Vicky, una Cristina y una Barcelona y eso, exactamente, es lo que hay.

No hay una trama compleja: dos jóvenes estadounidenses, la prudente y conservadora Vicky (Rebecca Hall, que resulta ser un verdadero hallazgo) y su amiga, la sexualmente inquieta Cristina (Scarlett Johansson, instalada en Scarlett Johansson), llegan a la ciudad condal a pasar el verano al amparo de Judy, la sofisticada tía de Vicky (Patricia Clarkson, muy chic y totalmente desperdiciada), en su suntuosa mansión. Así, ambas se ven involucradas con Juan Antonio (Javier Bardem), carismático e idiosincrásico pintor – presuntamente alter ego de Allen- que les propone un mènage-a-trois durante un fin de semana en Asturias.


Penelope Cruz , Javier Bardem and Scarlett Johansson in The Weinstein Company's Vicky Cristina Barcelona


Las cosas se complican cuando a la ecuación se suman la volátil e insaciable ex esposa del artista, María Elena (Penélope Cruz, que incendia la pantalla con sensualidad salvaje), y el materialista pero bien intencionado Doug (Chris Messina, en debut auspicioso) el prometido de Vicky, totalmente anodino.

Pronto, las pasiones encendidas y las aventuras sexuales (y sentimentales) suben de tono y hasta se pasan de tueste. Acaso esta sea la cinta más sexualmente explícita en el canon alleniano – incluyendo la comentadísima escena erótica entre Bardem, Cruz y la Johansson, incluyendo besos lésbicos-, pero este no es el terreno por el que se decanta: Allen prefiere hacer una elipsis con la neurastenia de sus personajes y anexarlo a un bonito travelogue de España, mediante tomas de sitios turísticos de cajón, por lo que la frustración podría explicarse, pero lo mismo: Allen no prometió fuegos artificiales ni una obra magistral. De hecho, si no fuera una película con su firma, no habría tanta protesta y se consideraría una del montón, bien hecha, con guión más o menos y actuaciones regulares. Lo que a Woody Allen no se le perdona, aparentemente, es hacer esta clase de cosas.

Sin embargo, la película se deja ver, las chicas son bonitas, las locaciones preciosas, el sexo sugerente, la Cruz está bien dirigida (sólo funciona y es convincente cuando tiene un director que la disciplina), Bardem tiene su pegue y en general resulta una cinta que garantiza el gasto de salir una noche de fin de semana. Pero ¿obra maestra? No…


Penelope Cruz in The Weinstein Company's Vicky Cristina Barcelona



Vicky Cristina Barcelona

Con Rebecca Hall, Penélope Cruz, Javier Bardem, Scarlett Johansson, Chris Messina y Patricia Clarkson

Dirige Woody Allen

Estados Unidos/España/Reino Unido 2008






Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares