23 dic. 2008

Virgen a los 40 años / The 40 Year-Old Virgin, de Judd Apatow

Miguel Cane


Steve Carell stars in Universal Pictures' The 40-Year-Old Virgin


Andy Stitzer (Steve Carell) es la clase de hombre que las abuelitas llamarían un “magnífico muchachito”: bien educado, sencillo, dedicado a sus aficiones como son coleccionar juguetes de los 70 y cómics, que no molesta a nadie. Además, entre sus sanos hábitos (andar en bicicleta, ahorrar) tiene el de ser célibe a los cuarenta años de edad.


Elizabeth Banks and Steve Carell in Universal Pictures' The 40-Year-Old Virgin


Cuando sus cuates (Paul Rudd, Seth Rogan, y Romany Malco), que son medio rupestres, descubren que nunca ha conocido mujer en el término bíblico, le echan montón y deciden (aún si el héroe vacila) ayudarlo – o bien, casi aventarlo- para que de el gran paso. Esto incluye la consabida transformación externa – hay una hilarante secuencia en una sala de depilación- e interna: Andy debe modificar su actitud, tener más confianza en sí mismo y no flaquear. El chiste es que, por más que lo intenta, todo resulta en desastres (algunos muy subidos de tono) que hacen al público estallar en carcajadas. Las cosas cambian cuando conoce a Trish (la estupenda Catherine Keener) una mamá divorciada y descubre las posibilidades del amor real con una mujer madura y centrada… pero los problemas crecen cuando, al descubrirse correspondido, Andy debe aceptar que Trish no desea añadir un aspecto sexual a su relación, por lo que deberá iniciar un camino hacia el amor, descubriendo que éste es muy diferente a como se lo imaginaba… y sin estar exento de aventuras y desventuras.

Co-escrita por el protagonista (quien ya se había robado escenas en Hechizada, Melinda y Melinda y Todopoderoso) y el director Judd Apatow, esta es, contra todo pronóstico – el sólo título hará que muchos la descarten como superficial y vulgar- una película que funciona en varios niveles y que va más allá de los abundantes (aunque efectivos) chistoretes corrientes y gráficos para asomarse a la vida de un personaje que conquista poco a poco, no sólo a la mujer que quiere, sino también al público que no puede evitar sentir empatía por el personaje, que termina de dar el estirón para madurar, siendo que ya está grandecito. Carell es un comediante espléndido y un buen actor, además. Su “timing” y ritmo son tan logrados como los de (en su momento) Jerry Lewis o Bill Murray, sólo que no es hígado (como Jim Carrey, por ejemplo).


Steve Carell in Universal Pictures' The 40-Year-Old Virgin


Por su parte, la Keener (que deslumbró en ¿Quieres ser John Malkovich? con su frescura tan singular) es su balance perfecto y juntos logran salvar a la película de sus excesos – se toma mucho tiempo para contar su historia y se resiente hacia el clímax cuando pierde un poco el rumbo, saturándose a veces de “puntadas”-, aunque no se derrumba estrepitosamente como otras, y resulta ser una auténtica cinta optimista, alegre y sorprendentemente, entrañable gracias a su personaje principal. Acaso la larga carrera de Steve Carell ha rendido frutos y encontró su estrella… habrá que ver que no sea sólo fugaz.

Virgen a los 40 años / The 40 Year-Old Virgin

Con: Steve Carell, Catherine Keener, Paul Rudd, Elizabeth Banks y Seth Rogan

Música: Lyle Workman. Guión: Steve Carell y Judd Apatow. Dirección: Judd Apatow.

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares