29 ene. 2009

Resident Evil: Extinción, de Russell Mulcahy

Miguel Cane

Pareciera una regla no escrita, pero sí consistente, la que resulta en que todas las películas derivadas de videojuegos son, de un modo u otro, fallidas.

Los ejemplos abundan, desde Super Mario Bros. (¡con Bob Hoskins!) hasta la bien realizada pero fría Silent Hill, pasando por la más bien chafita Street Fighter, o la versión de Doom que fracasó en taquillas, así como la primera parte de la saga que hoy nos ocupa: Resident Evil.


Screen Gems' Resident Evil: Extinction
Milla Jovovich as Alice in Screen Gems' Resident Evil: Extinction


Con un nuevo director (el australiano Russell Mulcahy), la cinta comienza más o menos donde terminó la segunda: seguimos a la heroína de la serie, Alice (Milla Jovovich), alterada biológicamente por la Corporación Umbrella para otorgarle mayor poder, tendrá que seguir batallando contra los muertos vivientes como ya ha sucedido en las dos cintas anteriores; con ella van los miembros de un equipo de rescate que no han sido afectados por el virus, Jill Valentine (Sienna Guillory) y Carlos Oliveira (Oded Fehr) y L.J. (Mike Epps), junto con otros supervivientes Claire (Ali Larter), K-Mart (Spencer Locke) y la enfermera Betty (la cantante Ashanti), y juntos atraviesan las asoladas carreteras del desierto de Nevada en un convoy armado.



Ashanti in Screen Gems' Resident Evil: Extinction
An undead human in Screen Gems' Resident Evil: Extinction


Buscan otros como ellos, no infectados, para llegar a salvo a Alaska y estar libres de la corporación. Lo que encuentran es la otra presencia constante en el desierto: los zombies asesinos y necesitarán docenas de armas, miles de balas y lanzallamas para protegerse, pero la duda es, ¿lograrán salvarse? ¿Cuántos llegarán con vida? ¿Habrá un traidor entre ellos? ¿Cuál es?


Esta secuela no engaña a nadie, es de lo más palomero; lo malo, es que carece de sentido del humor y sólo justifica los embates de violencia por violencia. Esta es la rúbrica de Paul W. S. Anderson, guionista y productor, que se apoya en Mulcahy, cuya experiencia le sirve para intentar conducir con cierto ritmo un relato que carece de una historia, lo cuál no importa si lo único que se busca es el disfrute escapista de los tiros y las mutilaciones, pero para su mala suerte, termina por provocar el bostezo en más de una ocasión.


En Resident Evil: Extinción se retoma el ya tradicional personaje heroico femenino, originado por Sigourney Weaver en Alien: El Octavo Pasajero e imitado hasta el cansancio. Una mujer con suficiente estrógeno para acabar con todo lo que se le ponga por delante a base de rostros desafiantes, disparos a mansalva y patadas en la boca, muy de moda en esto de los videojuegos tras el éxito de Lara Croft, Tomb Raider (que fuera encarnada por Angelina Jolie). Claro que aquí la diferencia es que Milla Jovovich, quien actúa bien cuando tiene un buen director que la guíe parece haberse convertido en una parodia de esta clase de personajes y su actuación deja mucho qué desear.


La película no ofrece mucho más que sustos y tiros, y probablemente eso sea lo que su público demográfico busque. No hay desarrollo de personajes, no hay una historia que intrigue o apasione y ni siquiera un interés porque ganen “los buenos”. La temporada de verano ha llegado a su final, y después de algunos de los macroestrenos de este año, es más que obvio que las vacas flacas salgan al último. Con un poco de suerte, ésta será la última de la serie y su protagonista quizá buscará algun proyecto que le devuelva a su carrera el lustre que ha perdido. Pero mientras tanto, no hay mucho más que ver aquí.

Resident Evil: Extinción

Con Milla Jovovich, Oded Fehr, Ali Larter y Sienna Guillory

Dirige: Russell Mulcahy

Estados Unidos/Reino Unido 2007



Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares