10 feb. 2009

Perfume, El / Perfume: story of a murderer, de Tom Tykwer

Miguel Cane


Dreamworks' Perfume: The Story of a Murderer


La adaptación al cine de la popular novela del alemán Patrick Süsskind ha sido una de las más esperadas y también una de las más complicadas de las que se tenga memoria. En algún momento, a fines de los años 80, el mismísimo Stanley Kubrick estuvo muy interesado en realizarla, pero al cabo de un par de años se dio por vencido, anunciando que la novela era virtualmente “infilmable” y en esto muchos lectores del libro (entre ellos quien esto escribe) estuvieron de acuerdo. De hecho, el propio Süsskind se estuvo haciendo del rogar, no por petulancia sino por el hecho de que está escrita desde un punto de vista completamente distinto al habitual: en vez de tratarse de una obra que describe visualmente los acontecimientos, lo hace mediante el olfato… y el resultado, si bien inolvidable, es muy difícil de trascender en imágenes cinematográficas.

Así pues, el que Tom Tykwer (responsable de la célebre Corre Lola Corre) se haya dado a la faena de extraer la esencia del libro para plasmarla en la pantalla, es algo digno de verse, aún si los resultados no son exactamente lo que uno tenía en mente al llegar a la sala. O bien, estoy seguro de que a mucha gente le gustará, pero no a todos, especialmente a aquellos que están profundamente familiarizados con la historia en cuestión.

Karoline Herfurth and Ben Whishaw in Dreamworks' Perfume: The Story of a Murderer

Grenouille ( Ben Whishaw ) is obsessed with the aroma of the Plum Girl ( Karoline Herfurth ) in Dreamworks' Perfume: The Story of a Murderer

Ben Whishaw in Dreamworks' Perfume: The Story of a Murderer



Jean-Baptiste Grenouille (el joven británico Ben Whishaw, en un trabajo que requiere mucha concentración para involucrar al espectador en el mundo interior del personaje, que es completamente amoral y existe únicamente para lograr su propósito, algo que no es nada simple y sin embargo debe parecerlo) nace en el arroyo de un mercado de pescados en el París de mediados del siglo XVIII. Criatura extraña desde su entrada al mundo, de manera preternatural se rige por su extraordinaria facultad olfativa, aún si él mismo carece de olor corporal.

Esto lo llevará a obsesionarse con los olores de las cosas; desde los elementos naturales hasta la esencia de la gente (especialmente de jóvenes vírgenes). Primero bajo el tutelaje del perfumista Bandini (Dustin Hoffman, en una actuación espléndida aunque fugaz) y posteriormente en los talleres de la ciudad bardeada de Grasse, Grenouille aprende cuanto necesita, absorbiéndolo todo como una esponja, circundado siempre por la tragedia. Eventualmente su obsesión lo llevará a cometer crímenes sobrecogedores (y, bajo la mirada de Tykwer, extrañamente hermosos) mientras obtiene las esencias que requiere.

Como su némesis, Monsieur Richis, aparece Alan Rickman, quizá un poco contaminado por el universo Potter (no consigue deslindarse del todo de su aura de Severus Snape) y esto le resta puntos al trabajo del elenco, donde la hermosa pelirroja Rachel Hurd-Wood hace una aparición muy cuidada (casi romántica, en el sentido literario de la palabra) como Laura, la joya más codiciada por el predador.

Tykwer proporciona una atmósfera casi onírica a la cinta – ya lo hizo antes con la espléndida En el cielo, con Cate Blanchett, sobre un guión de Kieslowski- mas esto, en conjunto con algunas secuencias formidables (incluyendo el multitudinario clímax) no consigue – al menos para mí- que el perfume trascienda, por así decirlo, los confines de una hermosa ánfora de cristal.

Ahora bien, desde el principio sabíamos que iba a ser una tarea difícil, por no decir casi imposible, así que el cineasta obtiene créditos por su esfuerzo: El Perfume es una película con una belleza visual inusitada, que recuerda algunos filmes situados en la época como Barry Lyndon (del propio Kubrick) y también recuerda el trabajo de cineastas especialistas en transmitir amenaza e intriga, como Hitchcock y William Wyler (hay guiños especialmente a su magistral e inquietante El Coleccionista). La dirección de arte y la edición hacen que el filme fluya – aún si el primer acto tiene algunos baches letárgicos de los que le cuesta recuperarse- y cumpla su cometido, aún si la espera por realmente oler la película nunca se materializa del todo. Pero igualmente, para devotos del texto y no, esta experiencia es algo que debe verse y vivirse.

El Perfume: Historia de un asesino

(Perfume: Story of a Murderer)


Con Ben Whishaw, Alan Rickman, Rachel Hurd Wood y Dustin Hoffman

Dirige: Tom Tykwer.

Alemania/Gran Bretaña/España/Estados Unidos 2006


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares