10 de feb. de 2009

Perturbadas / Havoc, de Barbara Kopple

Miguel Cane






Después de su brillante trabajo en Brokeback Mountain, Anne Hathaway parece haber trascendido su imagen de niña buena, adquirida por sus participaciones en películas principalmente dirigidas a las jovencitas, como El diario de la princesa I y II (al lado de la eximia Julie Andrews), pero antes de hacer la famosa película de Ang Lee, la chica protagonizó ésta, que llega a México casi con un año de retraso y que demuestra que, aún con un guión mediocre y una dirección estereotipada, es una buena actriz y que sabe correr riesgos al tomar el rol de Allison Lang, una proverbial pobrecita niña rica que vive en una mansión de Beverly Hills con sus padres (las estrellas de los 80 Laura San Giacomo y Michael Biehn).

Es la clásica chavita ociosa con mucho dinero para gastar y una sucesión de fiestas a las cuales asistir, con atuendos de lo más chic. Su mejor amiga es otra nena de plástico llamada Emily (la niña-problema Bijou Phillips), que parece severamente perjudicada por el desencanto de la opulencia y tanto uso de drogas recreacionales. Una noche, acompañadas por sus galanes, Toby (Mike Vogel) y Sammy (Joseph Gordon-Levitt), se aventuran en un barrio del este de Los Ángeles, para comprar drogas – esto a bordo de un muy llamativo convertible, para que todo mundo los vea- y toda vez ahí, Allison se siente atraída e intrigada por el muy-macho-pero-deprimido-y-sensible Héctor (Freddy Rodriguez, de Poseidon y Six Feet Under, que es lo suficientemente carismático como para hacer un personaje como éste y hacerlo creíble, sin perder su simpatía natural): el encuentro entre estos dos es presuntamente – o al menos la directora Barbara Kopple pretende hacernos creer- como el del ron con la coca-cola y de inmediato se embarcan en una relación “ílicita” y bastante subida de tono, que tendrá consecuencias para todos los involucrados.

El problema de esta historia es que se siente moralina y añeja, salpicada de estereotipos y de detalles pensados para “espantar” a las buenas conciencias. Uno espera que las madres que acompañen a sus hijas adolescentes les digan “¿ya ves?, esto puede pasarte a ti si insistes en salir con ese mechudo peludo y greñudo…”… lo cual resulta en un melodrama irritante, pese a sus buenas intenciones.

Anne hace un trabajo razonablemente creíble y su relación con la Phillips y con Rodríguez se siente creíble, aún si todo es predecible y facilito: no puedes juntarte con pandillas de cholos y no esperar que algo suceda, pero lo triste del asunto es que Perturbadas (título en inglés Havoc) es demasiado ruido y muy escasas nueces: ofrece muchas posibilidades, pero no las sigue; el convencionalismo le gana y la necesidad de ponerse a moralizar y a criticar es más fuerte que el deseo de buscar un asomo real a este submundillo de pandillas, armas y crack, alternado con el mundo de gran lujo al que pertenece la chica.

Al final de cuentas, la película ofrece la misma profundidad de una semana de inanes capítulos de la extinta telenoverla Rebelde: poco más. Sin embargo no todo está perdido y en sus protagonistas – exceptuando a Bijou Phillips, que parece estar colocadísima desde el principio- hay la posibilidad de hacer grandes cosas a futuro, como se comenzará a ver en otros trabajos. No es cosa sencilla llevar el peso de noventa minutos sobre la espalda todo el tiempo, sin embargo, Anne Hathaway lo consigue. Quizá con mejores materiales se vuelva algo menos oneroso para el espectador que la siga.

Perturbadas/Havoc

Con Anne Hathaway, Siri Appleby, Bijou Phillips, Freddy Rodriguez y Laura San Giacomo

Dirige: Barbara Kopple.

Estados Unidos 2005

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares