10 feb. 2009

Poseidón, de Wolfgang Petersen

Miguel Cane

Quizá un título más adecuado para éste, el enésimo remake que nos mete Hollywood por lavativa, sea La desventura del Poseidón. Es inexplicable que después de espectaculares fracasos de filmes como El Planeta de los Simios (2001), Las Mujeres Perfectas (The Stepford Wives, 2004) o Alfie (2005), los productores no se percaten de que hacer “reimaginaciones” de cintas emblemáticas en la cultura popular contemporánea no funciona para nada.



Warner Bros. Pictures' Poseidon




Jacinda Barrett , Jimmy Bennett and Josh Lucas in Warner Bros. Pictures' Poseidon


¿Qué sigue, una nueva versión de Lo que el viento se llevó? – tomar la cinta de Ronald Neame de 1972, que, producida por el legendario Irwin Allen vino a inaugurar una década de “épicos de desastre” (que iban desde lo abominable y ridículo – Terremoto (1974)- a lo extrañamente fascinante, pese a su extrapolación – Infierno en la Torre, también del 74), filmes de presupuesto millonario con tramas inconsistentes y elencos multiestelares que sirvieron para alimentar las imaginaciones de toda una generación (en la que quien esto escribe se incluye).

Adaptada de una sólida e inquietante novela de Paul Gallico publicada en 1969, la cinta original padecía de un guión saturado de lugares comunes y diálogos banales, pero sus personajes eran, sorprendentemente, fáciles de querer y su sufrimiento se volvía el nuestro cuando un tsunami volcaba al crucero en plena noche de año nuevo.

La brutal escena se convirtió en clásico punto de referencia y todo mundo la recuerda; especialmente los afortunados que en aquellos años pudieron verla en pantalla grande. La versión actual, de hecho, es lo único que tiene en común con la original: esa escena memorable que en 2006, y con todos los avances de la tecnología a su favor, se siente fría y cuidadosamente coreografiada.

No hay esa sensación de angustia, de ser arrastrado hacia la muerte segura.

Aquí, al igual que los melodramas de los personajes (esto es como una especie de telenovela igual que Titanic), no importa. Da lo mismo. Y esa misma indiferencia que emana del filme, es su trampa mortal. Lo irónico es que hace veinticinco años, Wolfgang Petersen se puso en el mapa y obtuvo mucho reconocimiento, por su trabajo en El Bote (1981), una cinta claustrofóbica acerca de la verdadera vida en un barco alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

Pero, donde esa película es una verdadera maravilla de interpretación, fotografìa y guión (eso sin contar que costó muchísimo menos), su Poseidón es una costosa, tediosa, insoportable y anodina loza que viene a sellar su carrera como director, que ya estaba bastante amolada después que se aventó la humillante Troya hace un par de años.

Rostros respetables como el de Richard Dreyfuss (como un arquitecto gay, para que no digan que hay intolerancia) y Kurt Russell, lucen adecuadamente avergonzados, mientras que Josh Lucas (Hulk) y la preciosa australianita Jacinda Barreto parecen estar en otra onda a millones de años luz. ¿Dónde está la Señora Rosen (la memorable Shelley Winters), que sí, era patizamba y obesa pero asimismo noble y valerosa?

Su sitio ahora lo ocupan personajes insulsos, estereotipados, aburridos (interpretados por variopintos actores como Freddy Rodríguez, la sexy Mia Maestro y la engorrosa Emmy Rossum, aquí peor de hígada que en El Fantasma de la Ópera).

Los efectos visuales de la primera parte de la cinta son algo notable, claro está (ese es el chiste), pero el resultado es completamente hueco: como globo lleno de agua que al reventar suelta todo lo que tiene y queda roto y aguado en un charco, así es este desperdicio de 100 minutos, que no nos serán devueltos. Si quieren ver trabajos de Petersen que realmente valgan la pena, busquen Enemigo mío (1985) y La Tormenta Perfecta (2000), que por lo menos sirven para que uno se pregunte ¿qué demonios le pasó a este cuate?

Los nostálgicos que añoran las superproducciones de Irwin Allen, busquen mejor el nuevo DVD de edición especial de La Aventura del Poseidón, que comparada con esta vergüenza – ¿De cuál fumaría Marc Potrosevich? La Célula (2000) es una realmente una buena cinta, pero esto hace que Paul Gallico se revuelque en su tumba por lo atroz- es una joya cinematográfica sin parangón, donde esta afrenta demuestra varios hechos por todos conocidos: cómo se pueden tirar 150 millones de dólares al drenaje y que la era del remake debe --¡le urge!- llegar a su fin.

Poseidón

Con Kurt Russell, Jacinda Barrett, Josh Lucas, Mia Maestro, Emmy Rossum y Richard Dreyfuss

Dirige: Wolfgang Petersen

Estados Unidos, 2006.


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares