10 feb. 2009

Premoniciones / Premonition, de Mennam Yapo

Miguel Cane

En lo que parece un mundo idílico captado en pantalla, Linda Hanson es un ama de casa perfecta, con una familia perfecta. Su vida es como esos anuncios publicitarios que se transmiten por la TV hasta que su marido, Jim, muere en un terrible accidente… pero ¿realmente está muerto o es todo una alucinación de la esposa?



TriStar Pictures' Premonition




Sandra Bullock in TriStar Pictures' Premonition



Esta cinta con tintes sobrenaturales, podría funcionar muy bien como un episodio de la clásica (y extinta) antología Dimensión desconocida, y si llegó a convertirse en un largometraje es porque está protagonizada por Sandra Bullock (que de un tiempo a esta parte ya no es tan rentable como antaño) y el acartonadón galanazo Julian McMahon (que está muy-de-moda como el Doctor Troy en el sórdido y chic melodrama de TV Nip/Tuck).

Lo que quiero decir es que por su argumento solamente y pese a su reparto (que incluye a la siempre magistral y habitualmente desperdiciada Kate Nelligan) ésta es una película que parte de una premisa que quizá podría haber dado pie a un film interesante, pero que se queda sin desarrollar. Desgraciadamente, la faceta de intriga inexplicable se pierde en seguida y no nos queda más que una telenovela siniestra llevada con muy poca fuerza.

Para que una película de suspenso sobrenatural —género que en su tiempo ha demostrado ser uno de mis preferidos— me atrape, tiene que responder a una lógica. Es inevitable, lo mismo sucede con libros: lo que ocurre puede ser completamente descabellado y espeluznante, pero tiene que atenerse a la lógica de esa ficción, es decir, tiene que ser verosímil, atenerse al compromiso que se establece de primera mano al comenzar a narrar la trama mediante imágenes.

Esto obedece a un motivo muy claro: si se atiene a una lógica, el espectador puede sentir una curiosidad por ver cómo se va a resolver cada cuestión presentada. Sin embargo, si el guionista – en este caso Bill Kelly, responsable de la espantosa Mi novio atómico, que virtualmente acabó de sepultar la carrera de Alicia Silverstone- pierde la noción de lo que está contando, ya no hay interés. Casi todas las películas tienen trucos de guión.

Pero en aquellas cuya historia es buena en otros aspectos, no son un defecto; aquí las trampas son tan grandes y obvias que no se puede aceptar ni siquiera con la intención de disfrutar de la película. En concreto me refiero a la tan socorrida cuestión del desplazamiento en el tiempo. En esta película todo parece indicar que están en un universo consistente, y en ello basan su final, pero cuando es necesario, se pasan al universo mutable. Con lo cual, se le hace una mala jugada al espectador, o bien “es un recurso churrero”.

Es irónico que el Dr. Roth psicólogo de la protagonista (interpretado por el brillante actor Peter Stormare, que debe haber aceptado por dinero) le diga una frase que en lugar de aludir a su problema, parece describir los defectos del guión: “Claramente, usted se enfrenta a algunas incongruencias” ¿Cómo? Pues sí. Aquí la palabra clave es incongruencia. Entre los sinsentidos del guión, y la sorpresa final , que además, es ridícula, la película no logra sostenerse y es un alarde irracional que en lugar de crispar los nervios, aburre, mientras el carisma de la Bullock brilla por su ausencia (no cabe duda, lo suyo, lo suyo, es la comedia ligera). Aquí no hay misterio que resolver y eso es gracias al anémico guión y la pobre dirección del alemán Mennan Yapo (Cuyo debut del 2003, Soundless parecía ser auspicioso), que se esfuerza por clarificar todo, por reiterar su intención y telegrafiar sus “sustos” que deja su buena intención hecha, metafórica y literalmente, hecha papilla. Uno acaba buscando desesperadamente a Miss Simpatía.

Premoniciones/Premonition

Con Sandra Bullock, Julian McMahon, Nia Long, Peter Stormare y Kate Nelligan

Dirige: Mennan Yapo

Estados Unidos 2007


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares