31 mar. 2009

Marido por accidente / The Accidental Husband, de Griffin Dunne

Cosas de casados

Miguel Cane

La fórmula de éxito de una comedia romántica está probada desde hace décadas y no necesita cambios para llegar al público y funcionar. La cinta Marido por accidente prueba la regla. No en balde el director es Griffin Dunne, que en su momento llevó a Meg Ryan a convertirse en la (antaño) reina del género hace unos diez años con Adictos al amor, otro ejemplo notable del género.

De hecho, el que Uma Thurman se despoje de su personalidad como heroína tarantinesca y se acomode plácidamente en la clase de rol que la Ryan o Julia Roberts o Sandra Bullock solían hacer suyos hace una década, es parte de lo que hace funcionar esta cinta, llevándola un poco más allá de lo esperado, al dotar a su personaje, Emma Lloyd, una exitosa (no podría ser de otra manera) consejera sentimental de Nueva York (como es de rigor) con un programa de radio con muchos escuchas, un best-seller de autoayuda y superación emocional, un guardarropas espectacular y un prometido apuesto, rico y carismático (en este caso, el británico Colin Firth, legendario Mr. Darcy de Orgullo y prejuicio) con el que está a punto de formalizar su relación para tener una boda rumbosa y un felices para siempre… hasta que, como desde los tiempos de Doris Day (a la que Miss Thurman no se le parece nada, y sin embargo, hace que el personaje funcione) la cosa se complica cuando resulta ser que, por una circunstancia aparentemente inverosímil, la doctora Lloyd ya está casada – sin su conocimiento- con otro hombre igualmente carismático y apuesto (aunque menos rico, ya que se trata de un bombero) que la hará cuestionarse si su “existencia perfecta” de veras lo es tanto y si no será mejor aventurarse a explorar las posibilidades amorosas con un hombre con quien no tiene – al parecer- nada en común.



Con un ritmo bien planeado, química entre sus actores – Jeffrey Dean Morgan, a quien vimos como El Comediante en Watchmen, y que saltó a la fama gracias a su participación en la serie Anatomía de Grey, hace un buen “match” con la Thurman-, secundarios de primera categoría – Sam Shepard y la siempre radiante Isabella Rossellini, que tiene un papel menor en el que brilla, como es costumbre- locaciones vistosas, la película cumple con su función y permite que su protagonista aproveche su vena de comediante, que ya había explorado anteriormente (incluso en algunas hiperviolentas secuencias de Kill Bill) para dar la talla como una mujer simpática, empática y capaz de enamorarse de un prospecto inesperado, que es exactamente lo que se espera de una cinta de este género.

Firth, que es el veterano en este tipo de películas, le da buena réplica y Dunne lleva su trabajo a buen puerto, si bien no se trata de una cinta que revolucione el género o que vaya a dejar huella en las carreras de los involucrados; esto no es importante.

No se trata de un filme de trascendencia, pero cumple con su cometido para viernes por la noche o sábado en la tarde con creces. Es idóneo para quedar bien con la novia (en el caso de tener que acompañarla) y al público femenino que guste de este estilo de comedias, le dejará buen sabor de boca.

Mientras tanto, Uma demuestra que puede, en lo que llega un proyecto que realmente esté a la altura de sus muchos talentos, que – lástima- este afable enredo de maridos desconocidos y un tanto obvias lecciones amorosas no aprovecha del todo.


Marido por accidente / The Accidental Husband
Con Uma Thurman, Colin Firth, Jeffrey Dean Morgan, Sam Shepard e Isabella Rossellini
Dirige Griffin Dunne
Estados Unidos/Reino Unido 2008

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares