26 mar. 2009

Mi historia sin mí / I’m not there, de Todd Haynes

Miguel Cane


Cate Blanchett stars in The Weinstein Company's I'm Not There


Desde su debut en 1992, Todd Haynes ha demostrado ser uno de los prodigios del cinema estadounidense actual; lo ha demostrado con un trío de notables cintas (la angustiosa fábula de terror consumista Safe, que lanzó a su musa, Julianne Moore, a la fama, Velvet Goldmine – a todas luces una opereta glam sobre un alias de David Bowie- y la exitosa Lejos del cielo, realizada como un homenaje a los melodramas en technicolor de Douglas Sirk) y lo refrenda con su nueva obra, inspirada en “la música y las múltiples vidas de Bob Dylan”, como confiesa al principio, a través de seis personajes distintos, interpretados por diferentes actores, que cubren las personalidades y épocas más representativas de Robert Zimmerman.

Mi Historia sin mí es una película polifónica, en la que Haynes vierte todas sus influencias experimentales para contar la historia de manera desordenada, sin un argumento lineal, con cambios a veces bruscos entre personajes y tonos, narrando hechos reales pero también leyendas y fragmentos inventados sobre Dylan para dar forma no sólo a su historia, sino para reflexionar sobre el arte y el propio artista. De este modo, Haynes juega a despersonalizar a la persona pública, para de este modo volverla más universal para el espectador; mostrando así el conflicto y el compromiso del artista con el público, que muchas veces se acaba oponiendo a la propia innovación artística a la vez que compromete su vida personal.

Con todo el caos narrativo, esta no es una película difícil. Resulta divertida, emocional y deslumbrante en ejecución y estilo, con dirección sobria y una fotografía adaptada a cada capítulo aportando un contraste entre estas diferentes “vidas” que lleva al principal problema del film, su irregularidad. El que mucho abarca poco aprieta y es natural que haya pasajes algo menos interesantes y que palidecen al lado de los mejores, entre los que destaca el segmento de Cate Blanchett, no sólo por su fascinante actuación (por un momento ella es Dylan, y uno se olvida incluso de que es una mujer quien lo interpreta) sino también porque se sitúa en la época más célebre y polémica de Dylan, la segunda mitad de los sesenta; también llama la atención el Dylan “forajido” de Richard Gere, sin duda el capítulo más extraño y abstracto pero también emotivo de la obra, con el actor encontrando el punto exacto al tono del fragmento con su interpretación lacónica y la imaginativa dirección artística.


Heath Ledger stars in The Weinstein Company's I'm Not There


Como es de esperarse, casi todas las canciones que suenan en la película son de Dylan, aunque algunas vengan en forma de covers de figuras de la música alternativa como Sonic Youth, Calexico o Yo La Tengo, que sirven como aliño a una ensalada sonora de grandes hits de Dylan; clásicos entre los que destacan “Stuck Inside of Mobile” que abre la película, “Like a Rolling Stone” que la cierra o la propia “I’m Not There”, grabada con The Band y que no había sido lanzada hasta ahora. Mención aparte amerita la interpretación de "Ballad of a Thin Man", con Stephen Malkmus prestando su voz a Cate Blanchett cuando reproducen en escena el concierto en el Royal Albert Hall de 1966. Es muy posible que ésta no sea la biopic (género manoseadísimo últimamente por Hollywood) que los fans del trovador rebelde esperaban, pero eso no quita el mérito a una cinta innovadora, lírica, surrealista y de excelente factura. Haynes lo ha vuelto a conseguir; ha hecho una obra de arte en muchos niveles, valiéndose de las herramientas ofrecidas por el cine y trascendiendo al medio.

Mi historia sin mí/I’m not there
Con Cate Blanchett, Heath Ledger, Richard Gere, Christian Bale y Julianne Moore.
Dirige: Todd Haynes
Estados Unidos/Gran Bretaña 2007

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares