26 mar. 2009

Misión Imposible III/ M:I:III, de J. J. Abrams

Miguel Cane


Tom Cruise stars in Paramount Pictures' Mission: Impossible III



El agente Ethan Hunt (Tom Cruise) está en problemas. Lo sabemos desde el primer minuto de esta película, que empieza in media res, mostrándonoslo atado a una silla, vapuleado y asustado. Ante él y exigiéndole algo aparentemente sin sentido (“¿Dónde está la pata de conejo?”) está un terso e impenetrable Philip Seymour Hoffman, que habla golpeado para que de inmediato sepamos que él es el malo. En tanto, apunta con su arma de alto poder a la cabeza de una chica bañada en lágrimas llamada Julia (Michelle Monaghan); amenaza con volarle la tapa de los sesos a la cuenta de diez si aquél no le dice lo que quiere saber.

Tom, es decir, Ethan (aunque todo el tiempo parece estar interpretándose a sí mismo), lloriquea y trata de distraer al gandalla. Éste cuenta tres, dos, uno y ¡BUMBA! le zampa el plomazo a la nena, mientras el otro pobre infeliz grita, horrorizado.

Así, comienza a sonar el inmortal tema creado por Lalo Schifrin y la película nos lleva en un flashback, al comienzo de las tribulaciones del campechano agente, como si se tratara de un episodio de Lost… de hecho, la sensación no es coincidencia, el director es JJ Abrams, responsable de dicha serie y de la hoy extinta Alias y aquí sigue el formato de ambos programas de TV para hacer una película visualmente muy ágil y definitivamente atractiva, rebosante de efectos, tecnología y algunas chicas bonitas, pero totalmente muy mal escrita, ya que carece del mínimo de lógica en su argumento y se ve además perjudicada gravemente por Cruise, que sobreactúa con abandono alarmante.

Como es de esperar en un guión de Alex Kurtzman y Roberto Orci, los responsables de las repelentes y ultraestúpidas La Isla y La Leyenda del Zorro (dos de las películas más imbéciles de 2005), los clichés se apilan uno encima de otro desde el principio mientras que la coherencia sale volando por la ventana, hasta volver la situación insostenible… ¿a quién se le ocurre encargar un proyecto tan caro a este par de tarados?

Tom Cruise in Paramount Pictures' Mission: Impossible III


Su ineptitud es evidente desde un principio: es más que evidente que Julia debe ser la esposa/novia/detalle del héroe y por lo mismo, de inmediato contamos los minutos que pasan para que la narcoticen y se la roben, de este modo obligando al tal Ethan y su equipo de contraespionaje – compuesto por el siempre sólido Ving Rhames aquí como el típico estereotipo afroamericano, Jonathan Rhys-Myers (ni modo, güero, no todo en la vida es Match Point) como una especie de patiño indefinido y la sexy Maggie Q. como elemento de exotismo para los miembros del sexo horroroso que entran a la sala acompañando a su noviecita santa que es fan hasta el tuétano del cientólogo Cruise- a resolver un enigma internacional que los llevará en diversas corredizas desde la Plaza de San Pedro en Roma a las barriadas de Shanghai.

Lo mejor de la cinta es el desperdiciado Hoffman (llamado de último minuto como reemplazo de Kenneth Branagh), como un villano muy bien trajeado y bastante ambiguo que en realidad jamás explica sus motivaciones más allá de la lana (850 millones de dólares por la “pata de conejo”) y que no pierde la sangre fría, ni cuando a Tom se le alborota la hormona y lo tortura en un aeroplano.




El elenco lo redondean, con cameos glorificados Laurence Fishburne – aquí bastante pasado de peso y terriblemente aburrido, se nota-, Billy Crudup (estupendo actor cuya presencia aquí no la justifica su personaje anodino) y la mismísima Felicity (¿la recuerdan?), Keri Russell, que luce preciosa hasta cuando se convulsiona.

La película costó la friolera de 150 millones de billetes verdes y se nota a dónde fue a parar tanta billetiza, pero el resultado es como un postre a la vista suculento y al gusto soso: no hay nada que justifique las dos horas y pico que dura la película, más que sus secuencias de acción y el carisma estelar de Tom.

La verdadera misión imposible, es encontrar algo novedoso o que evite el bostezo en esta franquicia, que tuvo su mejor momento en manos de Brian DePalma hace diez años, pero que hoy, como una mecha defectuosa, ya se cebó.

Misión Imposible III/ M:I:III
Con Tom Cruise, Philip Seymour Hoffman, Keri Russell, Ving Rhames, Maggie Q., Jonathan Rhys-Myers, Billy Crudup y Laurence Fishburne.
Dirige: JJ Abrams
Estados Unidos (2006)

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares