3 mar. 2009

Watchmen, de Zack Snyder (01) - Miguel Cane

Miguel Cane





No es hipérbole decir que Watchmen es seguramente una de las películas más esperadas de 2009 – o incluso, de las últimas dos décadas-. Desde que su director Zack Snyder dejara con 300 a numeroso fans del cómic de Frank Miller boquiabiertos con su trabajo, muchos esperaban que superara lo logrado y cuando se dijo que finalmente sería él quien llevaría a la pantalla la saga creada por Alan Moore y Dave Gibbons, que en los años 80 revolucionó la manera de narrar en el noveno arte, hubo reacciones encontradas: tanto quienes celebraban la idea, como quienes manifestaron su escepticismo y hasta su horror… y es que, en definitiva, Watchmen es un proyecto muy difícil de realizar (pese a estar originado en imágenes) y el que haya estado en pre-producción desde 1989 es prueba de ello, si bien, los resultados que llegan a la pantalla nunca gustarán del todo a los fans de la historia, de los personajes y del propio Moore que, como es costumbre, abjura del proyecto.

Con una duración de 163 minutos, que no cualquier tipo de público soportaría (esto recuerda que durante un tiempo se planteó la posibilidad de que fuera una miniserie para la HBO), la trama está situada en una distópica versión de los Estados Unidos de 1985 en plena guerra fría.





En este universo habita un grupo de humanos, que durante un tiempo se encargaron de ser los protectores de la sociedad y que entonces vestían como superhéroes. Sólo uno de los integrantes de ese grupo tiene algún tipo de poderes, el misterioso Doctor Manhattan (un estupendo Billy Crudup). Al darles la espalda esa misma sociedad, pasan un tiempo a la sombra, tratando de vivir “normalmente”, pero salen de su retiro cuando uno de ellos, el brutal Comediante (Jeffrey Dean Morgan), es asesinado sin motivo aparente.

Es entonces Rorschach (Jackie Earle Haley, en una actuación formidable), el único que se ha negado a quitarse la máscara, quien establece la teoría de que hay un complot para asesinar a los antiguos superhéroes uno a uno y esto pone en movimiento una trama negra, llena de recovecos, que casi funciona del todo, aunque tiene dos graves problemas: Patrick Wilson como Owlman no es el “casting” adecuado y Malin Akerman como Silk Spectre, se queda corta – pese a su belleza y caracterización, está muy verde como actriz-, lo cuál, pese a los notables recursos de producción, afecta el desarrollo, y ni siquiera la plétora de efectos especiales consigue salvar el bache.

Más allá de ser una película de superhéroes, Watchmen propone la idea de que los vigilantes pueden velar por nuestra seguridad, pero sus decisiones pueden ser incluso letales para el mundo que han jurado “proteger”.

Aunque no está a la altura de El caballero de la noche, la cinta funciona en varios aspectos, Snyder se ha propuesto hacer su película atractiva para los fans y para los que desconocen la mitología establecida por igual, sin embargo, su obsesión por el ritmo vertiginoso compromete el detalle de Moore, aún pese a la fidelidad visual. Naturalmente, adaptar un trabajo tan amado y admirado, tiene el peso de generar expectativas que no se cumplen. Si bien esta es una producción de buena factura, que luce muy bien y que deslumbra deliberadamente, tal y como ocurrió con la adaptación de los Wachowski Bros. de otra novela gráfica clásica del mismo autor (V de Vendetta, que fracasó con fans y taquilla pese al talento involucrado), esta cinta funciona. Pero definitivamente no es, aunque se parezca, la verdadera esencia de Watchmen, una de las mejores novelas (más allá de ser un gran cómic) del siglo XX.

Watchmen/Watchmen
Con Billy Crudup, Patrick Wilson, Malin Akerman, Jackie Earle Haley, Matthew Goode, Jeffrey Dean Morgan y Carla Gugino.
Dirige: Zack Snyder.
Estados Unidos 2009


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares