15 abr. 2009

Monstruos contra Aliens, de Rob Letterman y Conrad Vernon

Jacobo Bautista

No sé si se hayan dado cuenta, pero últimamente reseño solamente o libros de guerra que contienen harta masacre o películas para infantes.




Aunque, la verdad sea dicha, las películas animadas hechas para el público infantil, contienen, cuando están bien hechas, chistes y líneas argumentales que los adultos disfrutamos muchos… además de la simpleza que hace reír a los niños (y a mí).

Este es el caso de Monstruos contra Aliens, que desde que vi anunciada supe que quería ver, principalmente porque vi el corto en tercera dimensión antes de comenzar Bolt y Coraline.

Nuevamente, la película, cuando más se disfruta es en 3D. No sé si sea buen argumento contra la piratería pero la verdad es que muchas veces sólo así vale la pena –como en el caso de Bolt-, pero en este caso creo que la peli es disfrutable per se.

Armada con lugares comunes, con personajes salidos de otras películas, de entrada la mujer gigante, Susan –cuya voz en español hace la bellísima Jaqueline Bracamontes- está basada en Attack of the 50ft Woman, así como los demás monstruos, que son refritos de varias películas como The Blob, La Mosca, Mosura y la clásica El Monstruo de la Laguna Negra. Esto, sin duda, está hecho pensado en el público adulto y de por sí, podría valer el boleto (pero, como el boleto de una sala 3D cuesta más caro, sigamos…)




El argumento también está construido con lugares comunes: una invasión a la tierra por parte de extraterrestres que buscan recuperar un algo que cayó del espacio, muy poderoso y que implica que destruyan o conquisten la tierra. Tan vulgar es el argumento que incluso lo hemos visto en películas como Transformers.

Pero en DreamWorks no están interesados en hacer obras de arte ni películas para todas las eras, es más, poco tiene esta película para convertirse en clásico sino para ponerse de moda, tal vez vender algunos juguetes (los gelatinosos son la neta), chance en Navidad vender algunos DVD y ya, pasar a la historia como alguna anécdota.

Y lo hacen muy bien, con el cinismo necesario por un lado y el desparpajo necesario de lo ridículo cuando llegan a lo ridículo, porque hay varios momentos que, como en Madagascar 2, simplemente van de lo tonto a lo más tonto y de ahí a lo ridículo, total ¿por qué una película animada tiene que apegarse en nada a lo que podría ser real? Y si de paso se pueden burlar de Hollywood, el establishment y de la política exterior de Estados Unidos durante la era Bush, pues qué mejor… y todo sin dejar de hacer reír a los niños más pequeños.

La protagonista de la historia es Susan (la voz original de Reese Witherspoon), quien el día de su boda absorbe los poderes que trae consigo un meteorito que cae cerca de la iglesia donde se iba a casar. Además de la fuerza que obtiene, pues crece un montón y se convierte en un gigante… el gobierno la captura y la lleva a un complejo militar secreto en donde tienen a otros Monstruos (exactamente la línea argumental de Hellboy) entre los que se encuentran el gelatinoso Bob, el Dr. Cucaracha –otra vez el lugar común, ya que es un científico loco-, el Eslabón Perdido y el Insectosaurio, que es como la mascota…

Al son de Monsters Inc., los Monstruos son los buenos y –como siempre desde El día en que Paralizaron la Tierra- los extraterrestres son los malos. Y tan son los malos que hay una referencia a E.T. El Extraterrestre, cuando llegan los Aliens y son atacados por el ejército gringo, uno de los misiles lleva escrito ‘E.T. Go Home’ con todo y unas notas de la película de Spielberg (a quien hacen otra referencia cuando primero tratan de comunicarse con el primer robot que llega, al son de las notas de Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, dirigida también por el socio más notorio de DreamWorks).

Como ven, cualquier cinéfilo se la puede pasar de lujo buscando referencias a varias películas, de este estilo, con Mostros y Aliens… pero para los niños, a quien ultimadamente está dirigida la cinta, pues hay mucho más porque ¿qué niño no disfruta de una gelatina ambulante sin cerebro que se lo come todo?

De hecho, cuando he visto los cortos, el segmento del Bob luchando contra un robot gigante era disfrutado mucho por los niños. Bob, pegado en la suela del robot gritaba ‘¡ya lo tengo! Lo estoy cansando’.

Recuerdo que cuando reseñé Madagascar 2, me quejaba que la historia principal, la de Alex, salía sobrando y si bien servía como hilo conductor, podían cortarla y la película no sufre nada. En el caso de Monstruos contra Aliens, la historia de Susan no solamente no aburre sino que está integrada perfectamente a todos los chistes, la acción y los demás personajes, que al final forman un equipo para luchar contra los malos (el único cliché que no se aventaron fue el de que vinieran de Marte, quizá porque la burla la había hecho ya Tim Burton en Mars Attack).

¿Palomera? Sí, es una buena película para ir a tragar palomas (aunque después del Hot Dog que me jambé, ya no pude con las palomas… pero es disfrutable hasta el último chiste (hay algunos un poco bobos, pero inmediatamente lo retoman con uno mejor…

Monstruos contra Aliens
Dirigida por Rob Letterman y Conrad Vernon
Escrita por Maya Forbes, Wallace Wolodarsky, Rob Letterman, Jonathan Aibel y Glen Berger
Protagonizada (en ingles) por Reese Witherspoon (aquí por Jaqueline Bracamontes).
Estudio: Dreamworks
Esta reseña se refiere a la edición doblada al español y en 3D

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares