2 may. 2009

Casino, de Martin Scorsese - por Armani - M.B.

Por Armani - M.B.

Cuando se quiere a alguien, hay que confiar, no hay más remedio, hay que entregarle la llave de todo, sino, ¿de qué sirve? - Sam Ace Rothstein.




El gran director Martin Scorsese (Taxi Driver, Raging Bull, Gangs of New York, The Age Of Innocence, Goodfellas, Kundun, The Aviator) nos muestra en esta excelente cinta, CASINO, un imperio de ambiciones, pasión, avaricia, venganza, crimen, amor y deseo, manejado desde las más altas esferas de la Mafia Italiana.

Scorsese nos cuenta la historia a través del nacimiento y destrucción de lo que fue uno de los más grandes y rentables Casinos, EL TANGIERS, basada en la vida real del gangster Frank Lefty Rosenthal y del Casino STARDUST.

Adicionalmente nos da una probadita de lo que es la Ciudad del Pecado llamada Las Vegas. Ciudad que millones de personas visitan anualmente con la gran ilusión de volverse millonarios, cosa falsa, ya que un Casino nunca pierde. "Todo está calculado para quedarnos con tu dinero, ésa, mis amigos, es la verdad en Las Vegas" nos dice Sam Ace Rothstein.



Pero Scorsese no solamente nos plantea con gran maestría el funcionamiento de un Casino, sino que nos cuenta cómo se consiguen los fondos ($62,700,000.00 de dólares en este caso) para su construcción y funcionamiento, cómo se elige a quién administrará el negocio, cómo se sacarán las ganancias, cómo se consiguen los permisos y cómo "se entierran los errores".

Dentro de esta interesante trama (al menos para mí), la película está respaldada por las magníficas actuaciones de los tres personajes centrales; Sam Ace Rothstein (Robert DeNiro), Nicky Santoro (Joe Pesci) y Ginger McKenna (Sharon Stone), vidas que Scorsese desmenuza durante todo el desarrollo de la cinta.

Desde su inicio la película nos atrapa, ya que arranca espectacularmente cuando Sam Ace Rothstein sale de su mansión para abordar su vehículo Cadillac y al encenderlo el coche estalla al más puro estilo de la mafia italiana. Desde aquí, Scorsese nos deleita con Ace volando por las alturas, confundiéndose con las llamas de la explosión, al mismo tiempo que los créditos iniciales de la película se funden y transforman dentro de las llamas mismas, todo esto al compás de La Pasión según San Mateo (ojo David Guzmán).

La cinta es contada por medio de voz en off por el mismo Ace y por Nicky, lo que le da, desde mi punto de vista, más realismo, ya que nos hablan de sus pensamientos y sentimientos, asÌ como de cada uno de los personajes que intervienen.

La actuación de Robert DeNiro como Sam Ace Rothstein es simplemente magistral, uno de sus mejores papeles después de verlo en El Padrino II. Ace es el "bueno" de la película, si así se le puede llamar. Scorsese nos plantea un personaje "honesto" con su trabajo y que trabaja al 150% de su capacidad, cumplidor, que vive de y para las apuestas; como cualquier ser humano tiene sus ambiciones en la vida, que también comete errores, y que se enamora de quien no debe.


Joe Pesci, como Nicky Santoro, se cuece aparte. Este tipo de papeles le quedan como anillo al dedo, como olvidarlo en otro papel similar en Goodfellas. Pero como Nicky se saca un 10: su mirada, su caminar, su expresión corporal, su voz, todo excelente. Ya el mismísimo Ace nos dice que Nicky siempre ataca; si tú usas los puños, te cae encima con un bate; si tú sacas un cuchillo, vuelve con una pistola; si tú sacas una pistola, mejor mátalo, porque sino, seguirá y seguirá hasta que uno acabe muerto. Con ésto se darán una idea del calibre del personaje de Nicky Santoro.


La bellísima Sharon Stone como Ginger McKenna nos deleita creo, con la mejor actuación de su carrera. Este personaje de Ginger nos confirma la regla "El que nace pa'maceta, del corredor no pasa". Scorsese nos dice que antes de personajes, son seres humanos: la misión de Ginger era ganar dinero, era una reina del Casino, con sus encantos embaucaba a jugadores y los ayudaba a derrochar dinero. "Podía mantenerte despierto por varios días para que siguieras apostando, antes de mandarte de regreso con tu esposa en total quiebra", mencionaba Ace. Ella obtenía como "ganancias" al menos 7 mil dólares por noche. Eso sí, repartía propinas al por mayor, al valet, al croupier, al cajero, a todo mundo, ya que con éso, aseguraba los tips de a qué cliente tirarle.

Pero el gran defecto de Ginger y que nadie podía entender, era que aún con todo ese encanto y poder, sucumbía como gatita ante su "padrote" (quien la regenteaba, pues) Lester Diamond, interpretado muy bien por James Woods, quien le quitaba todo su dinero, y ella se lo daba encantada. Aquí es interesantísima la psicología del personaje de Ginger, ya que en un momento de la cinta esta lindura se casa con Ace y lo tiene "todo": amor del mero mero del Casino, dinero, joyas, pieles, una hija, la sociedad que la quiere y admira. ¿Qué mas le puede pedir a la vida? Pero, ¿saben qué? Cuando aparece su Lester querido, olvida todo, ya que para ella Lester era un desafortunado de la vida y ella tenía que cuidarlo, cosas que a veces no se entienden en la vida real, pero pasan.

Algo fascinante es el manejo de càmaras, a través de ellas nos involucran y nos meten en casi todas las mesas de juego del Casino, hasta dan ganas de apostar. Con este mismo manejo de cámaras, nos llevan por todo el recorrido que hacen las máquinas utilizadas para recoger y juntar todo el billete: parece una fábrica de pan o algo por el estilo, muy interesante. Por supuesto toda esta maquinaria lleva el dinero quitado a los incautos a un lugar sagrado llamado "El Banco", en donde no puede entrar ni el mismìsimo Ace. Allí llevan los libros contables en donde no registran todas las entradas, por aquello de los impuestos, ya que de ahí se "sacan" las ganancias para La Junta Directiva, los jefes de todos, es decir, Los Padrinos, los que realmente y en secreto controlaban Las Vegas.

Y ahora, ¿cómo escogieron a Sam Ace Rothstein para administrar el Casino? El famoso Ace era un cuate que se dedicaba a todo tipo de apuestas, con la salvedad de que siempre le atinaba al ganador. Era tan bueno que con su sola apuesta cambiaba los momios en los juegos; apostaba como neurocirujano, sabía e investigaba todo. Por ejemplo, en un juego sabía si la defensa de un equipo usaba cocaína, calculaba la fuerza del viento para ver la velocidad de los golpes, sabía de boxeadores vendidos, caballos drogados, árbitros tramposos, partidos arreglados, etc. Vivía y soñaba para el juego, por todo ésto y por su frialdad y lealtad lo eligieron para manejar el Casino.

A Nicky Santoro lo pusieron para que cuidara a Ace y nunca faltaran ganancias del negocio, pero la personalidad real de este personaje lo llevó a cometer errores imperdonables para la mafia, le ganó la ambición, no pudo controlar su envidia hacia Ace, se llevó a toda su banda de gangsters para montar su propia industria del crimen, se dedicó a robar a todo el estado, controlaba, mataba, protegía. Empezó a "saltarse a los jefes", fue el principio de su perdición, su ansia de poder y ambición lo mató.

Algo interesantísimo sucede cuando Ace le propone matrimonio a Ginger. El le dice que ya es un hombre maduro, estable, con buena posición, y que está enamorado de ella. Ginger sinceramente le dice que no lo ama, que le tiene un poco de cariño y que no puede aceptar porque no funcionaría la relación; Ace le responde: "No importa, el amor vendrá después, con tu cariño me basta y ya después te enamorarás de mí". Gran error mi querido Ace, pues en la realidad y en la película, un matrimonio es de DOS, no basta con que sólo uno esté enamorado, al cabo del tiempo no resultará, como pasa en la cinta.

Cuando nos dicen que nadie gana en el Casino, Scorsese relata cómo un no tan iluso ciudadano japonés apostaba en la mesa de Bacará mínimo 30 mil dólares por mano. Y digo no tan iluso porque nos mencionan que este cuate ya había quebrado a dos casinos en el Caribe. Una noche, este apostador había ganado 2 millones de dólares al casino y se retiró con sus ganancias; por "casualidad" del destino, su avión sufrió una avería. Por otra "casualidad", no pudo encontrar vuelo disponible, y ¿qué creen que hizo? Acertaron, regresó al Casino, volvió a su mesa favorita, perdió los 2 millones ganados y un millón de dólares adicional. AquÌ me acordé de nuestro "pobre" ex-Secretario de Finanzas del GDF apostando en la mesa 300 dolaritos. Hay niveles, hay niveles.

Por si quieren hacer trampa en el Casino, es imposible, dice Ace, ya que todo mundo vigila a todo mundo: los croupiers vigilan a los jugadores para que no hagan trampa, los cajeros a los croupiers, los supervisores a los cajeros, los inspectores a los supervisores, los vigilantes a los inspectores, el gerente a los vigilantes, Ace al gerente y "el ojo celestial" (circuito cerrado) vigila a todos. Adicionalmente se tiene a una docena de ex-tramposos que saben todos los trucos para hacer trampa y están vigilando a todas las mesas desde los plafones del casino con binoculares.
Imaginen todo lo anterior con música de; Roxy Music, The Rolling Stones, Devo, Louis Prima, Dinah Washington, Tony Bennett, Little Richard, Eric Burdon, Cream, BB King, The Animals y varios más. ¡Sensacional!

No se si aluciné, pero creo que Scorsese le hace un pequeñísimo homenaje al maestro Stanley Kubrick: hay una escena en donde se escucha la famosa Also Sprach Zarathustra, de Strauss, con el nombre de Sam Ace Rothstein girando y haciendo alusión a la escena de la sensacional 2001 Odisea del Espacio.

Espero que este artículo les haya creado algo de curiosidad por ver y descubrir un poco del cine de este gran director Martin Scorsese, uno de mis favoritos. Corran y compren o renten su DVD para ver la conclusión de la cinta y comenten las situaciones o cosas que les parezcan interesantes. Ojalá les haya despertado el interés sobre el tema que, al menos a mí, me parece fascinante.

CASINO (1995)

Director: Martin Scorsese. Guión: Nicholas Pileggi. Reparto: Robert DeNiro, Joe Pesci, Sharon Stone, Kevin Pollak, Don Rickles, Pasquale Cajano y James Woods. Guión: Nicholas Pileggi y Martin Scorsese. FotografÌa: Robert Richardson. Duración: 182 min. Producida por Universal (1995).

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares