2 may. 2009

El Caso Thomas Crown / The Thomas Crown Affair, de John McTiernan - por Jacobo Bautista

Jacobo Bautista

Ah, you hate to see another tired man lay down his hand like he was giving up the holy game of poker. - Leonard Cohen


Pierce Brosnan stars in the title role and also produces The Thomas Crown Affair


Hay películas que le significan a uno algo más de lo que aparece en la pantalla. Yo nunca quise ver The Thomas Crown Affair, no estaba en mi lista de pendientes y creo que no sabía de la existencia de la película. Me metí a verla porque era la que empezaba cuando llegué al cine en compañía de una niña con la que siempre quise salir y aquello fue nuestra primera cita.

Otro asunto entrañable (este sí, concerniente a todo el mundo) es la música. Fue la primera película que influenció mi gusto por el jazz porque la música que sostiene a la película en este aspecto es Sinnerman de la sensacional Nina Simone. Luego gracias a Colateral y The Terminal, me hice algo fan del jazz (aunque la verdad, apenas estoy aprendiendo).Yo no sabía de qué era exactamente la película, sólo que actuaba Pierce Brosnan y como coestelar habían elegido a René Russo, que ya se veía mayor y era un gran paso (según decía la prensa en esos días) pues Brosnan actuaba con chicas jóvenes, seductoras y curvilíneas de no más de 30 años como Denisse Richards... es decir, pura chica Bond, cuyo estilo, obviamente, no se puede comparar a lo glamoroso que puede llegar a ser Russo cuando quiere.


Rene Russo as Catherine Banning in The Thomas Crown Affair


Tampoco sabía que ya antes se había hecho esta película, es decir, es un remake, con Steve McQueen y Faye Dunaway estelarizándola... yo sólo me metí a verla porque quería ir al cine con esta chica con quien me llevaba tan tan bien y a quien todavía quiero mucho mucho y... era nuestra primera cita.Muchas cosas me gustaron de la cinta, comenzando por el estilo que derrocha Pierce Brosnan como magnate aburrido. Ahora que he tenido la oportunidad de entrevistar a tanto magnate (no necesariamente aburridos con la vida), he encontrado que Brosnan los interpreta muy bien y bueno, quizá no sea un atributo porque él debe tratar más millonarios que yo... y bueno, él es uno de ellos. En fin, total, que si algún día tengo mucho mucho dinero, me gustaría portarme así...

Me encantó el pequeño detalle de que Thomas Crown iba al Museo de Metropolitano de Nueva York (el legendario Met) a ver una pintura y a comerse su sándwich frente a unos montones de trigo pintados por Van Gogh. (Curiosamente el edificio que sale en la película no es el Met sino la Biblioteca Pública, la misma usada en la película Spider-Man y además, el cuadro del trigo de Van Gogh no está en el Met sino en el Museé d’Orsay en París). Eso de irte en la tarde a comerte a un sándwich frente a una particular pintura se me hace sencillamente extraordinario. Es algo que supongo se puede hacer en ciudades como Londres, Nueva York o París... Y bueno, el detalle de que Thomas Crown, el personaje interpretado por Brosnan, hiciera eso para ver cómo se iba a robar un cuadro de Monet es todavía más encantador. En la película original, por cierto, Steve McQueen se roba un banco, aquí Crown es mucho más refinado, está mucho más aburrido y lo que se roba, sin disparar un tiro, sin siquiera una pistola involucrada, es un cuadro de Monet valuado en más de un millón de dólares.

La historia es un poco boba, concedo eso, un millonario aburrido, muy aburrido, que no sabe qué hacer para entretenerse, vende una compañía en el doble de lo que dan otras personas por ella (sin signo alguno de congratularse por ello), voltea un velero Catamarán (tipo D, de los más raros veleros en el mundo) sin obtener especial satisfacción o frustración por el hecho… planea por diversión el robo de un Monet del Museo Metropolitano por aburrimiento y ahí se topa con la detective que investiga el caso, se convierte esto en un enredo de faldas y el asunto le termina divirtiendo… y al espectador también.


Rene Russo and Pierce Brosnan in The Thomas Crown Affair


Les explico, el trabajo de la glamorosa detective privada es agarrar al ladrón y recuperar la pintura para que la compañía de seguros para la cual trabaja no pague el millón de dólares al museo. Por el otro lado encuentra a un sospechoso en la persona de Thomas Crown, quien lentamente se va convirtiendo en un interés romántico… para el público, esto se torna divertido ¿ella quiere que él sea el culpable o sólo lo quiere a él?

El espectador sabe todo el tiempo que Thomas Crown tiene la pintura, pero es tan hábil que uno mismo lo duda (y eso que se vio a Crown tomar la pintura de las paredes del museo), el interés se mantiene porque no sabemos si Crown está realmente interesado en la detective, si ella le hace el juego con tal de atraparlo o sí lo quiere, si lo va a atrapar al final y, además, hay una tal Ana (interpretada por la modelo español Ether Cañadas, quien no tiene una sola línea de diálogo, a pesar de que tiene bastantito tiempo en pantalla) y el espectador, igual que la detective, se pregunta cuál es la relación de ella con Crown pues a todas luces parece su amante… y la resolución de este enigma de da con tal estilo que vale el boleto (o la renta del DVD), nada más por eso.

Esta es una de las películas que resultan lindas visualmente (a mí en lo particular no me gusta una parte que Crown y la detective Banning se van a una isla, pero a otros les encanta este cambio a exteriores no Neoyorquinos)… está muy bien fotografiada, muy en el estilo de lo que se habla toda la cinta: arte moderno.

En el fondo, además, usada para distintas circunstancias, porque es una gran gran canción, Sinnerman con la voz de Nina Simone y habría que averiguar quién toca el piano en esa canción porque también es una absoluta y total delicia ese jazz. Otra canción que aparece brevemente es Windmills in your Mind, que se compuso para la versión sesentera original, pero que retomó Sting acá con un estilo que bueno, otra obra de arte que se suma a Nina Simone, la actuación de Brosnan, el brillantísimo libreto lleno de frases inteligentes y cínicas, el Monet y el Van Gogh.

Luego de ver la versión original descubrí dos cosas, la primera es que el remake es mil veces superior a la versión original (que me resultó aburridísima) y que Fay Dunaway era la protagonista en la original, cosa graciosa pues en esta versión que les platico (estrenada en 1999) Dunaway tiene un papel como la siquiatra de Crown y con esto termino, pues mientras se desarrolla la acción y trama de la película, hay pequeños cortos en que salen las sesiones que Crown tiene su psicóloga, brindando un ambiente como de documental noventero, muy oscuro y muy bien hecho.

Al final, para cerrar con broche de oro, le dan las mejores líneas de un de por sí brillante guión al muy digno Denis Leary, quien interpreta al detective de la policía Michael McCann –que la mayor parte se la pasa como observador e intelocutor de René Russo–, una línea que descalifica toooda la trama. Pues al final, al policía, le vale un comino la suerte de un tonto cuadro que sólo es importante para un pequeño grupo de estúpidos millonarios.

Ah, por cierto, la cita con la niña con quien fui a ver esta película –y la razón particular por la que me gusta tanto– fue la primera de sólo dos, al final me quedó eso y el gusto por el jazz, ya que el amor por el impresionismo ya lo traía, pero fue reforzado por esta linda experiencia.

El Caso Thomas Crown (The Thomas Crown Affair). Dirigido por John McTiernan. Actúan: Pierce Brosnan, René Russo y Denis Leary. Remake de la película de mismo título de 1968.

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares