5 may. 2009

Hijo de… Bush / W., de Oliver Stone

Políticamente incorrecto

Miguel Cane

En su más reciente filme, Oliver Stone retorna a la controversia, que tanto le gusta, y nos muestra lo que sucede en la Casa Blanca de George W. Bush, en los albores de la guerra de Iraq.


Como ahora todos sabemos, encontrar una excusa para la invasión sin hallar oposiciones en todo el mundo, no fue fácil, así, mientras Bush (interpretado de manera formidable por Josh Brolin) se prepara ese decisivo momento, repasa su vida, cómo fue que pasó de ser un irresponsable con problemas con la bebida y adicción a la cocaína, a convertirse en el presidente número 43 de los Estados Unidos.

De este modo, una galería de personajes, que van desde el siniestro Dick Cheney (Richard Dreyfuss) y la a veces desesperada Laura Bush (Elizabeth Banks), hasta sus padres: George H. y Barbara (James Cromwell y una increíble Ellen Burstyn) , sirve de contrapunto a esta exploración tragicómica del hombre más vilipendiado del planeta, en lo que resulta una de las más grandes decepciones del año, considerando el nivel de talento que acumula.

La cosa es, Stone no puede resistirse a su propio sensacionalismo y ésta cinta se anunciaba como una de las más destacadas de la temporada 2008-09. Sin embargo, ofrece exactamente lo que prometía: Stone informó que no pretendía crear una cinta puramente crítica sobre George W. Bush, sino un retrato del mandatario como ser humano. Tal vez sea justo eso lo que ha hecho, o bien, lo que así parece; muestra a un Bush borrachales, vago, ególatra, colérico e inseguro.

El quid del asunto es, si para Stone, o para cualquier opositor a Bush, esa es una crítica o una mera representación de la realidad. Este es el defecto fatal de W. (que aquí se promueve casi como una comedia boba con el título Hijo de… Bush, que no es tan simpático como el marketing pretende hacernos creer): conocemos tan bien a los personajes, que no hay intriga, ni sorpresa, ni nada. Ver al presidente más odiado que ha tenido el vecino del norte convertido en un ser humano, no representa una justificación dado el contexto histórico.


Por lo demás, es un filme de Oliver Stone y hay un notable nivel de calidad en producción e interpretaciones; hay escenas magistrales, diálogos mordaces y un cierto morbo al contemplar a los personajes actuar como lo hacen. El gabinete de Bush es deslumbrante en sus caracterizaciones – Thandie Newton sacrifica toda su hermosura y encanto naturales para convertirse en una replicante casi perfecta de la notable Condoleeza Rice- y Josh Brolin demuestra con creces que es uno de los grandes.


Sin embargo, es triste que tanto esfuerzo se vea opacado por un factor que nadie, ni siquiera su director, hubiera previsto: el anhelo de dar carpetazo a los desvaríos de un mal líder ante la llegada de otro infinitamente más carismático, que lo ha convertido en las noticias de ayer.

Hijo de… Bush/W.
Con Josh Brolin, Richard Dreyfuss, Elizabeth Banks, James Cromwell y Ellen Burstyn.
Dirige: Oliver StoneEstados Unidos 2008.


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares