3 may. 2009

King Kong, de Peter Jackson

Miguel Cane


Universal Pictures' King Kong



La reaparición en pantalla de King Kong, ahora bajo la mirada de Peter Jackson, es el gran evento fílmico que cierra el año. Con un derroche visual (que también se traduce en que sea un auténtico largometraje – 190 minutos), esta es una verdadera aventura cinematográfica que se mantiene fiel al espíritu de la versión dirigida por Merian C. Cooper en 1933, a la que rinde homenaje en múltiples ocasiones, desde la repetición de algunas escenas de manera verbatim hasta haciendo guiños y referencias a la producción original (“Fay sería perfecta, pero está rodando una cinta para la RKO”).

La historia es básicamente la misma en génesis aún si difiere en ejecución: Carl Denham (Jack Black, ostensiblemente haciendo una imitación de Orson Welles que le sale muy bien) es un cineasta arriesgado que hace películas de aventuras y está al borde de perderlo todo, por lo que decide realizar su película en una isla exótica y desconocida.


Naomi Watts as Ann Darrow in Universal Pictures' King Kong



En su plan se involucran el dramaturgo Jack Driscoll (Adrien Brody) y la hermosa artista de vodevil Ann Darrow (Naomi Watts, que es la verdadera estrella de esta cinta. Ninguna otra actriz contemporánea podría haber realizado este personaje con semejante clase y carisma), quien se debate entre sucumbir ante las presiones del hambre – la cinta está ambientada precisamente en el Manhattan de 1932/33, en plena gran depresión- y unirse a un bataclán, o bien, respetarse. Un encuentro fortuito la llevará a los mares del sur y al encuentro con su destino.

Jackson siempre soñó con King Kong, la película que lo impulsó a ser director de cine y los resultados de su sueño son extraordinarios. Este remake es el digno heredero del trabajo que se convirtió en la cinta más emblemática de su época: está realizada con tanto cuidado y de un modo tan logrado, que la ignominiosa versión de Dino de Laurentiis (1976), que sólo es digna de mención por haber dado al mundo la presencia de Jessica Lange, pasa al olvido de un plumazo.

El reparto es sólido, convincente y muy bien dirigido, donde el guión, de Jackson y su mujer, Fran Walsh, da más sustancia y profundidad a los personajes, aún si hacia el final, muchos de ellos son olvidados y sus tramas se quedan sin resolver (uno supone que en verano habrá un DVD extendido que durará cerca de cinco horas).

Andy Serkis hace toda una creación de Kong. Su trabajo emula el del maestro Rick Baker (que interpretó a un gorila en La Increíble Mujer Diminuta, en 1981) y su interpretación hace que el gorila sea real. No es un monstruo: es una figura que suscita emociones, entre ellas la piedad y la simpatía, cosa que no es fácil.

Su interacción con la Watts es extraordinaria y el efecto mágico de la cinta se logra. El espectador está con ellos en la jungla, corre entre dinosaurios – algo que es también parte de la original-, se trepa a las montañas y tiene un momento tierno en el Central Park.


Kong (performed by Andy Serkis ) in Universal Pictures' King Kong



Esta es una obra maestra para Jackson y aunque también cae en excesos – hay algunas secuencias que son prácticamente demasiado y sólo alargan innecesariamente el tiempo, aunque hacen despliegue del trabajo de efectos visuales- es una película que funciona como un encantamiento, que transmite mediante imágenes una historia increíble, estremecedora y conmovedora, lo que el cine realmente debe hacer por quien lo ve... y esta es sin lugar a dudas una de las mejores películas del año, en la suma total de todos sus elementos. Sin duda, la octava maravilla.

King Kong/King Kong
Con: Naomi Watts, Jack Black, Adrien Brody, Kyle Chandler, Jamie Bell y Andy Serkis
Dirige: Peter Jackson. Distribuye: United International Pictures