3 jun. 2009

Can you keep a secret?, de Sophie Kinsella - por Jacobo Bautista

Jacobo Bautista





En la vida, Lizbeth Estévez me ha regalado dos libros, el primero fue el tabique escrito por Carlos Salinas de Gortari... no tengo idea por qué me lo regaló. El segundo me lo compró en Nueva York y tampoco tengo idea de por qué... el título me da cierta pista, pero no sé qué estaba pensando cuando pensó en este libro para mi. Se titula ¿Puedes guardar un secreto? Y fue uno de los best sellers del New York Times.

Parece que la autora, Sophie Kinsella, es famosa, ya que la ponen en la portada como ‘la autora de The Undomestic Goddes’ que quién sabe qué será.

Como ya lo sabrán si leen estas recomendaciones por lo menos de vez en vez, yo no leo novelas y con excepción de una biografía novelada de Mozart, esta es la primera novela que recomiendo... y no porque no me guste la ficción, pero sencillamente las novelas no me llaman la atención, la última que leí debe ser alguna de Nicolás Gogol o una de piratería de Emilio Salgari y debe tener de eso más de diez años.

Como a Liz la quiero mucho, me dije que había que darle una oportunidad a su libraco, uno además cuya pasta es rosa (¿por qué demonios me lo habrá regalado?). En fin, okey, démosle chance a Kinsella y veamos qué tal escribe... eso sí les digo, si esto hubiera sido una traducción al español no le hubiera dado oportunidad alguna, pero como está en inglés y se avecinaba un viaje a Nueva York, estaba bueno para practicar un poco.

Desde la primera página, el texto resulta original y lo hace a uno preguntarse hartas cosas. “Por supuesto tengo secretos, claro que los tengo. Todo el mundo tiene algunos secretos, es completamente normal” y luego comienza a enumerarlos. “1. Mi bolsa Kae Spade es pirata. 2. Me gustan la cereza dulce, la bebida menos cool del mundo. 3. No tengo idea lo que OTAN signifique o qué es exactamente. 4. Peso 128 libras, no 118, como piensa Connor, mi novio”.

Y así se sigue un rato, como es morbosamente atrayente leer los secretos de otras personas, pues llegué a la página tres... luego de la cual se presenta al personaje, que habla en primera persona –y eso es lo más sabroso del libro– y pues si ya sabemos algunos de sus secretos, al menos saber quién es ¿no les parece? Ingenioso truco con el cual llegué a la página cinco... pero para la seis el estilo de Kinsella ya me había atrapado. Es tan fluida, desenfadada y clara que parece que una amiga de años nos está contando lo que le pasó en la mañana. La lectura es tan ágil que uno no puede soltar el libro, porque equivale esto a dejar a Emma –la protagonista– con la palabra en la boca, así que uno le dice a Emma ‘pérame, voy por un café’ deja el libro y ya con un café le sigue con la lectura, porque así además uno se toma un café con Emma.

La trama del libro es sencilla... Emma es una empleada, que apenas llega a asistente en el departamento de marketing en la refresquera llamada Panther Cola, su jefe se ve entre dos citas importantes y manda a Emma a la menos importante, a Escocia (todo transcurre en Londres)... el vuelo es terrorífico, bolsas de aire, todo se sacude y ella piensa que va a morir... su reacción ante la posibilidad de perder la vida es curiosa... le cuenta al tipo que va junto a ella todos sus secretos... absolutamente todos... con los que comenzó el libro y cualquier cantidad más...

El avión no se estrella, ella sigue con su vida y unos cuantos días después averigua que el cuate de traje que iba con ella en el avión es el dueño, fundador, director general y presidente del consejo de administración de Panther Cola... y ahí comienzan una serie de aventuras y desventuras.

Porque no es poca cosa... el CEO de la gran compañía para la que trabaja sabe cada uno y todos, hasta el más íntimo secreto de la chica.

Lo que Emma cuenta bien podría estar en su blog (ahora que los traigo tan de moda), por el estilo como si estuviera platicando o tomando nota de su mente... y he ahí la genialidad de Kinsella porque dominar este estilo está cañón. Diría Sara que es ‘muy chispa para escribir’.

A todo lo largo del libro (y además de la deliciosa lectura esto es lo segundo mejor de la novela) uno va evaluando sus propios secretos... ¿tú, que lees esto, tienes secretos?

Al final, luego de devorarme el libro en el avión a NY, terminé con la sensación, con el pensamiento y deseo de algún día poder escribir mis tonterías (ya sean anécdotas o cosas que invente) de esta manera.

Can You Keep a Secret
de Sophie Kinsella
Editorial Dell
ISBN-10: 0-440-24190-1

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares