6 ago. 2009

G.I Joe: El origen de Cobra / G.I. Joe, de Stephen Sommer

Héroes de plástico

Miguel Cane


La decisión del estudio que la produce de no hacer funciones para la prensa especializada previo al estreno, hacía presagiar que G.I Joe: El origen de Cobra sería un gran fracaso a nivel crítica.

Por lo regular, el no hacer estas funciones evita que comiencen a salir publicadas malas reseñas, y si bien la nueva cinta de Stephen Sommers (La Momia, Van Helsing) dista de ser una maravilla, tampoco es el desastre que algunos pensarían: simplemente es una película palomera del montón, mediocre, vistosa y olvidable, basada en la premisa de hacer una película, como la saga de Transformers, prácticamente adaptando figuras de acción a la pantalla grande.


Su argumento es bastante elemental y sin ningún tipo de sofisticación – que parece ser el prerrequisito para esta clase de películas-. Hay dos bandos, unos buenos y los otros son malos por la simple razón de que lo son. Nada más. Todo se enfoca en un grupo especializado que reúne lo mejor de las fuerzas armadas a nivel mundial en una organización llamada ‘G.I. Joe’, que buscarán desarmar y derrotar a un oscuro grupo de malvados terroristas que quieren tomar el poder mundial, mediante una letal arma que prácticamente deshace lo que toca. Ellos son la organización Cobra.

El resto, se prevé con facilidad: los G.I. Joes sacarán lo mejor de si gracias a artes marciales, trajes especiales y mucha valentía para luchar donde sea para proteger al mundo. No hay mas que eso. Sommers monta escena tras escena de acción, aventuras y explosiones hasta que llegan los créditos finales.


En medio de todo eso, vamos viendo algunos flashbacks que nos muestran en pasado y los presuntos motivos y orígenes de los personajes principales, como Snake Eyes, Storm Shadow, la Baronesa, Duke, etc. Pero es un contrapeso irrelevante ante dos horas de duración que incluyen casi todos los clichés que conocemos del cine de acción. Hay chicas sexy (Sienna Miller y Rachel Nichols). El tipo rudo y varonil es Duke (Channing Tatum), el cómico es Ripcord (Marlon Wayans) y el jefe bueno pero decidido es el General Hawk (Dennis Quaid). Y claro, los dos favoritos de cualquiera que vea la película: los casi hermanos Storm Shadow (Byung-Hun Lee) y Snake Eyes (Ray Park), que a pesar de su pasado conjunto, su presente los enfrenta (¡gran drama!).

Si a esto le sumamos una persecución en Francia donde vuelan los autos, peleas cuerpo-a-cuerpo a cada minuto, frases sobadísimas y la obvia promesa de una secuela, tienen ustedes un claro ejemplo de la película palomera del verano. No tan mala como otras de su tipo, pero tampoco nada que suscite emoción. Acudir a una función de esto es como un acto mecánico. No hay otra cosa qué ver (o que decir). Baste sólo asegurar que olvidarán todo lo que vieron apenas crucen las puertas del local. Pero eso se sabe de antemano.


G.I Joe: El origen de Cobra/G.I. Joe
Con Dennos Quaid, Channing Tatum, Ray Park, Sienna Miller y Christopher Eccleston
Dirige: Stephen Sommer
Estados Unidos 2009

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares