20 sept. 2009

Buenas noches y buena suerte / Good Night, Good Luck, de George Clooney (01) - Patricia Farías

Patricia Farías.


David Strathairn stars as Edward R. Murrow in Warner Independent Pictures' Good Night, And Good Luck.

Es 1958. En una cena de la RTDNA (Radio and Television News Directors Association) en homenaje al periodista Edward R. Murrow, éste sube al escenario y comienza a hablar. En la presentación se hace mención a su labor en contra del Senador Joseph McCarthy, ya que sin dudas Murrow tuvo mucho que ver con la caída del tristemente célebre senador de Wisconsin.

En lugar del acostumbrado discurso de agradecimiento, Murrow lanza una serie de reflexiones duras, descarnadas, sobre el negocio de la televisión, que pueden hacer que el público mire a su alrededor sorprendido. Todos, menos sus colaboradores, claro. Como si nos metiéramos en los recuerdos de cada integrante del equipo de producción del programa See it Now, de Murrow, el director George Clooney nos lleva unos años atrás.


David Strathairn as Edward R. Murrow in Warner Independent Pictures' Good Night, And Good Luck.


Estamos en 1954. Edward R. Murrow (1908 -1965) era un periodista muy conocido y de gran credibilidad gracias a su labor como corresponsal en Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial. A principios de los ’50 comenzó a trabajar en televisión, presentando su programa See it Now, donde Murrow presentaba y analizaba noticias de actualidad, basándose en la rigurosa investigación de su equipo.

La cortísima película (para estos días, es de 93 minutos) de G. Clooney retrata un momento determinado, donde el periodista y su equipo se enfrentan al senador Joseph McCarthy, no sólo por oponerse a sus ideas personales, sino por el abuso del que era objeto la sociedad estadounidense. Ya se han visto varias películas sobre esta época, por lo que sabemos que el fanático senador, en nombre de proteger los ideales de libertad y democracia de EEUU, cayó en prácticas tan represoras y atemorizantes como las que podrían atribuirse a regímenes totalitarios. Para McCarthy, quien no está con él, está en su contra.


George Clooney and David Strathairn in Warner Independent Pictures' Good Night, And Good Luck.


El miedo y la ocultación eran moneda corriente, la desconfianza y el perpetuo temor a decir algo que pudiera ser interpretado como simpatizante del comunismo reinaban en las mentes de todos. Hasta las cosas más inocentes debían ocultarse; tenemos el ejemplo de la pareja formada por los Wershba (Patricia Clarkson y Robert Downey Jr.) que deben esconder su matrimonio porque las políticas internas de la CBS no admitía el matrimonio entre empleados.

En este entorno, Edward R. Murrow decide enfrentar al senador y desenmascararlo; o más bien, decir las cosas como son. Su equipo lo apoya, pese al miedo; también aunque con algunas reservas y presiones externas, el director de la televisora, William Paley (Frank Langella). Sin embargo, no se nos presenta a los personajes como perfectos en contraposición a Joseph McCarthy, al contrario: Murrow tiene sus flaquezas, y eso se muestra en relación a su colega Don Hollenbeck, perseguido por McCarthy al punto de elegir una salida desesperada para su situación.


Frank Langella as William Paley in Warner Independent Pictures' Good Night, And Good Luck.


La película tiene el atractivo de estar filmada en blanco y negro, un blanco y negro contrastante, que recuerda a los que pudimos ver algo de tv “de antes” precisamente a esa época, o a los documentales que solían verse. De hecho por momentos la película parece en sí misma un documental; incluso se utilizan filmaciones de la época con declaraciones de McCarthy y también filmaciones de la interpelación al propio senador, ya en el comienzo de su caída. No hay demasiados escenarios, al contrario; todo o casi todo se desarrolla en los estudios y oficinas de la CBS y el argumento es sólo lo que se muestra. La idea tal vez, sea que pensemos, no tanto volver a contar la época de las persecusiones. Sobre todo hoy, en la era del periodismo sensacionalista, la idea seguramente es que pensemos.


The CBS News control room in Warner Independent Pictures' Good Night, And Good Luck.


También y ya para los que no vivimos plenamente esa época de la televisión, se nos muestra otra forma de hacerla, con espacios muy pequeños en comparación a los grandes estudios de hoy en día, una televisión mucho más “artesanal”. No deja de ser pintoresco ver al productor sentado al pie del presentador, golpeándole la pierna con un bolígrafo para marcar su entrada.

En cuanto a las interpretaciones, David Strathairn logra una buena caracterización con muy poco, más basada en lo postural o gestual que en el parecido físico (no teniendo quien escribe edad para haber visto al verdadero Murrow, sin embargo esto se puede apreciar en las fotografías del mismo). El elenco es muy parejo, incluso los papeles más secundarios. George Clooney opta por el papel secundario de Fred Friendly, productor del programa.


George Clooney and David Strathairn in Warner Independent Pictures' Good Night, And Good Luck.


Esta nueva película de George Clooney viene precedida de “Confesiones de una mente peligrosa” (2002) donde justamente se nos muestra la época en que surgieron los programas de entretenimiento que tanto criticó Murrow en su discurso de agradecimiento. La televisión estaba dejando de ser una poderosa herramienta de opinión o de cultura, para convertirse en algo vacío de contenido. Sea que la llamemos “caja boba” o “caja de luces y de cables” como Murrow, la realidad es que estamos lejos de la televisión de su época. El periodismo en general lo está, cada vez menos interesado en plantarse firmemente para defender lo que es correcto o justo. Lo vemos todos los días, ya sea cuando la noticia del día de un programa del tipo revista periodística es la muerte del perrito de una famosa conductora; o cuando ocurre cualquier otra noticia importante, ya sea una guerra contra un nuevo enemigo o cualquier otro suceso donde haya que oponerse a las versiones oficiales.

Edward R. Murrow sin dudas vio venir la situación. No exageraba, tal vez. “Good Night, and Good Luck”, además de sus excelentes actuaciones, es recomendable para mostrar a los que han crecido con la televisión de hoy, que había otra manera de hacer las cosas. Los enemigos hoy son otros; la necesidad de decir las cosas “como son” debería ser la misma.

Ciudad de la Costa, Uruguay.

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares