15 sept. 2009

El Imperio / Inland Empire, de David Lynch

Miguel Cane


Hay cintas que resulta muy difícil reseñar para el público, por una inmensa variedad de razones: algunas tienen elementos de trama muy delicados que de ser revelados pueden arruinar la cinta para quien no la ha visto, otras, tienen una plétora de personajes, por lo cuál tratar de describir sus muchas acciones y als consecuencias de esto, resulta a veces confuso – véase la ouvre de Robert Altman o en su defecto, los dos volúmenes de Kill Bill… las tramas no son complicadas, pero tratar de plantear la acción de forma simple es lo complicado del asunto- y hay algunas que definitivamente requieren de mucha atención para poder ser absorbidas por el espectador y ninguna clase de reseña podría aspirar a hacerles justicia. El caso de El Imperio, la nueva cinta de David Lynch, es de esos.

Tras causar auténtico estupor en Venecia (y reacciones no menos controversiales en el FICCO), por fin llega a México – desprotegido entre los embates de los superestrenos del superverano- este filme, que el propio Lynch se ha encargado de ayudar a mitificar al decir que sólo sabe que se “trata acerca de una mujer en problemas”. Su hermetismo característico ayuda a envolver a la película en un aura de misterio de la que no consigue despojarse, ni aún cuando ya han transcurrido las casi tres horas de proyección. Esto poco importa. Es Lynch, no tiene por qué explicarse… tiene que experimentarse.


En los últimos quince años, el cineasta estadounidense se ha ido apartando cada vez más de los convencionalismos narrativos del medio y se ha permitido crear una nueva manera de trabajar, completamente independiente. Esto es evidente desde Twin Peaks: Fuego camina conmigo, filme que realizó a manera de colofón para la serie de TV de culto que él mismo creó a principios de los 90. Al mostrarnos los últimos siete días en la vida de Laura Palmer (Sheryl Lee), reina adolescente/prostituta drogadicta/víctima de asesinato, Lynch rompió finalmente con un estilo de hacer cine que lo constreñía; el resultado fue que público y crítica, que estaban encantados con su trabajo en Blue Velvet (1986) y Salvaje de corazón (1990) quedaran anonadados y lo criticaran, tildándolo de “loco” – en los casos más generosos.



A raíz del resurgimiento obtenido con la fascinante Mulholland Drive (2001), que originalmente era el piloto para una prime time soap opera Lynch decidió explorar sus propios mitos e ideas y el resultado de estar filmando ‘en secreto’ con video digital es esta cinta. Ostensiblemente, podría tratar acerca de Nikki (Laura Dern en una interpretación que no es hipérbole calificar de temeraria; pocas son las actrices que se atreven a llegar a tanto con un director), una actriz que obtiene un rol en una cinta que es el remake de una película “maldita”. O acaso es la historia de Sue, el personaje que Nikki interpreta. O tal vez no, tal vez todo sea una telenovela vista por una familia de conejos (quizá) o tal vez no, tal vez todo es el sueño de una chica que ha sido secuestrada por tratantes de blancas. O tal vez no. O tal vez sí… la película, como California, es un estado mental. Lynch abre una caja de Pandora en la forma de Laura Dern y da rienda suelta a sus obsesiones y delirios secretos. Así vemos desfilar por la pantalla a Jeremy Irons, a Justin Theroux y a una virtualmente irreconocible Julia Ormond, a Diane Ladd, en un parpadeo, a Nastassja Kinski, a Bill Macy, a Laura Harring y sí, debajo de esas orejas peludas se oye como Naomi Watts… y todos ellos están involucrados en algo extraño, inenarrable, truculento y también maravilloso.


No hay mucho que yo pudiera decir sobre esta cinta de Lynch – que a título personal estuve esperando mucho tiempo-; no hay nada que pudiera decir que siquiera pudiera intentar acercarse a ella para analizarla de un modo objetivo. Es totalmente subjetiva y alucinante… y sólo puedo hacer una cosa, exhortarlos a verla. A sentirla. Y a tener sueños extraños después.

El Imperio/Inland Empire
Con Laura Dern, Jeremy Irons, Julia Ormond, Justin Theroux, William H. Macy y Nastassja Kinski.
Dirige David Lynch
Estados Unidos/Francia/Polonia 2006

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares