16 oct. 2009

Bastardos sin gloria / Inglorius basterds, de Quentin Tarantino (1) - Pedro Emilio Segura Bernal

Pedro Emilio Segura Bernal

"Once Upon a Time... in Nazi-Occupied France."




Al parecer, “The Bear Jew” (Eli Roth) se encontraba en el mismo cine y en la misma función ahora que fui a ver esta deliciosa película. Me dió tremendo batazo en la sien derecha pegando tremendo vuelacercas que me dejó con el grato sabor de ver cine de a deveras, cine dentro del cine y que me permite escribir los siguientes puntos sobre Inglorious Basterds.

1.- Bastardos sin gloria confirma las limitaciones y cualidades de Quentin Tarantino. Este hombre no sabe realizar largometrajes (entiéndase Death Proof), sino que su esencia radica en la constitución de éste a base de extractos, geniales, potentes y con una cualidad destacable, resultan perdurables en la memoria del que se deleita con ellos.

2.- Tarantino confirma de igual manera que tiene la potencia de dramaturgo y alma de comediante. Su mejor arma resulta la estructura de sus diálogos. Inigualables y pilar de su estructura cinematográfica. Prueba simple y contundente: el dialogo contenido en el capitulo uno. La mejor pluma de Tarantino en toda su filmografía.

3.- Christoph Waltz es la película. Por momentos inclusive resulta ser superior a esta. Así de simple.


4.-Bastardos sin Gloria antes de ser una película bélica resulta un Spaguetti Western. Ejemplo claro y conciso la primera aparición de “The Bear Jew” (Eli Roth) con su bat de beisbol proveniente de la oscuridad con mira a finiquitar la existencia de un alemán cual Babe Ruth del lejano oeste.


5.- En Bastardos todos resultan unos sádicos, bárbaros… unos ojetes. No hay puntos medios. Inclusive la bella Melanie Laurent, un paralelo a la “Vienna” de Joan Crawford en Johnny Guitar de Nicholas Ray.




6.- Otro paralelismo es el Hitler de Tarantino que resulta la versión en humor negro del Hitler de Chaplin. Bastardos contiene sátira dentro de su tonalidad bélica, por ello se permite tomar caminos opuestos a los lineales e irrevocables de nuestra realidad. Por eso Quentin Tarantino habla mas claro que nunca a través del dialogo final del film (a cargo del débil Brad Pitt), recordando una frase similar contenida en Une femme est une femme, de Jean Luc Godard, quien alguna vez dijo sobre el antes mencionado Ray mas o menos el siguiente parafraseo: “Nicholas Ray no solo trata de cambiar al cine si no que aparentemente tiene la intención de hacerlo”. Sobre Tarantino puede decirse lo mismo en su búsqueda de renovación del género bélico y del género Western. Sobre Bastardos sin Gloria se puede decir lo que Tarantino dice a través de Pitt en la frase que culmina la obra. Pero al final sólo el tiempo es el que hablará.

Director: Quentin Tarantino
Actores: Brad Pitt, Diane Kruger, Melanie Laurent, Christoph Waltz
Género: Acción
Clasificación: B-15
Duración: 148
País Origen: Estados Unidos/Alemania
Año: 2009




Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares