26 ene. 2010

Enamorándome de mi ex / It's Complicated, de Nancy Meyers

En brazos de la mujer madura

Miguel Cane


Las comedias de Nancy Meyers, como es el caso de Alguien tiene que ceder (en la que Diane Keaton estaba deslumbrante y revivió con brío su carrera, mientras que Jack Nicholson se dejaba querer) están planeadas para un demográfico muy específico: en este caso, el público femenino de cierta edad, que no está interesado en los romances de jovencitas, sino que buscan algo que refleje intereses más afines con los suyos. Así pues, Enamorándome de mi ex (horroroso título en español cortesía, como ya es costumbre, de una distribuidora preocupada porque el público no se confunda) entra de lleno en ese campo.


Sin embargo, donde el proyecto anterior de Meyers era notable y muy logrado, éste se siente como algo hecho a la carrera, sustentado únicamente en el carismo de sus protagonistas, que si bien es notable, no puede sostener una película tan cargada de lugares comunes, situaciones baratas y problemas notables.


Jane (Meryl Streep, que luce estupenda y hace un buen trabajo, como es costumbre) es una mujer divorciada que tiene tres hijos ostensiblemente adultos – aunque se comportan como niñatos a la menor provocación- y un negocio formidable, relacionado con la cocina (ecos de la superior Julie & Julia). Su ex marido (Alec Baldwin, desbordante) está casado con una modelo esquelética, madre soltera y muy sexy, pero en un viaje familiar, acaba acostándose con ella. Movidos por un deseo irrefrenable, se embarcan en una aventura extramarital, mientras el futuro yerno de ambos (John Krasnski, que sí, es muy buen mozo, pero no acaba de dar el estirón) les cae en la movida y trata de ocultarlo de todos y el arquitecto que va a remodelar la casa de Jane (Steve Martin, víctima de una terrible operación estética que resulta distractora y afecta su interpretación) trata de cortejarla.


El resultado es una farsa de alcoba con muy poca sazón. La Meyers deja que se le vaya el guión de las manos (que ella misma escribió, así que no hay a quién echarle la culpa) y los actores lucen desbalagados y sin mucho qué hacer, salvo la Streep y Baldwin, que se nota tienen mucha química. Steve Martin queda totalmente desperdiciado y al final, los convencionalismos gazmoños de la sociedad estadounidense pueden más que la pícara complicidad que se sugiere al principio (algunos de los gags visuales incluyen a la Streep y Baldwin “tronándoselas”) para asentarse en un happy end formulaico y soporífero.


Meryl Streep es una actriz maravillosa. Ha sido capaz de darle profundidad a proyectos totalmente inicuos antes y sigue haciéndolo. Uno supone que sería capaz de imprimir profundidad y sentido hasta a recitar el directorio telefónico. Sin embargo, aquí hay tanto que puede hacer y no sucede, que la experiencia resulta frustrante; no se suelta el pelo del todo, donde Baldwin (un redescubrimiento, literalmente) deliberadamente se arroja a esta pseudocomedia esperpéntica y le saca jugo y ventaja, tras años de papeles poco amables.

Esta no es la mejor película de la Streep, ni la mejor de la temporada, pero aguanta lo que puede básicamente por el hecho de que se trata de una cinta protagonizada por una gran estrella, pero el mes próximo, habrá pasado a engrosar como nota al pie bastante menor, un currículum brillante, y los espectadores la habrán olvidado por completo y para siempre.

Enamorándome de mi ex/ It's Complicated
con Meryl Streep, Alec Baldwin, John Krasinski, Rita Wilson y Steve Martin
Dirige: Nancy Meyers
Estados Unidos, 2009




Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares