26 ene. 2010

Kate Hudson: una caja de sorpresas

Es realeza de Hollywood, hija de la legendaria Goldie Hawn y estrella por derecho propio. También es una de las protagonistas del primer gran musical del año y una mujer de opiniones fuertes.

Miguel Cane

fKate Hudson at the LA premiere of Universal's You, Me and Dupree


En el caso de Kate Hudson (nacida en Beverly Hills en 1979) el refrán que dice “de herencia le viene al galgo”, aplica perfectamente. Se trata de la primogénita de la oscarizada comediante Goldie Hawn, una de las estrellas más reconocidas de su tiempo, y es además una estrella por derecho propio: no en balde obtuvo una nominación al Oscar por su segundo filme (Casi famosos de Cameron Crowe) y se ha convertido en un imán de taquilla.

Ahora, la conversación que sostiene, fresca, juvenil y divertida, con la prensa internacional, gira en torno a su más reciente incursión en cine, como parte del elenco de Nine, la película musical dirigida por Rob Marshall, que es una especie de 'remake' del gran clásico 8 ½ de Federico Fellini que ya se estreno en los escenarios de Broadway hace algunos años, con Antonio Banderas en escena. Ahora, Kate comparte créditos con Daniel Day-Lewis, Penélope Cruz, Judi Dench, Sofía Loren, Marion Cotillard y Nicole Kidman en esta ambiciosa producción.

Kate Hudson at the Universal City premiere of Universal Pictures' The Skeleton Key


Eres una verdadera caja de sorpresas. Sólo hay que verte cantar y bailar...
Es que estoy entusiasmada con esta película. Te tengo que confesar que hice muchísimas audiciones para conseguir el papel,y me costó mucho trabajo ¡y me encantó el reto! No todo mundo lo sabe, pero a mí me gusta bailar, lo he hecho toda mi vida,desde pequeñita, y ahora puedo utilizarlo en una película. Esto fue una experiencia magnifica. ¡Y me quedó un cuerpo increíble! (estalla en carcajadas)

¿Y cómo te sentiste cantando?
Ya había cantado un poco en Casi famosos, pero nada como esto. Me han dicho que lo hago bien y por eso me dieron el papel. Pero fue algo que tuve que mejorar cada día, entrenándome, preparándome con un profesor de canto muchas, muchas horas. Cantaba a todas horas. Mi hijo de cinco años estaba encantado.

Me supongo que te intimidaba un poco este proyecto...
Muchísimo. Cuando Rob Marshall me mostró con dibujos lo que yo iba a hacer pensé que estaba bromeando o que estaba loco de atar. Creía que era imposible pero poco a poco en los ensayos me di cuenta de que sí podía. Cuando un actor llega al rodaje de una película los primeros días son los más difíciles, los que más asustan. Ese miedo me informa porque es parte de mi identidad como actriz.

Kate Hudson at the Hollywood premiere of Touchstone Pictures' Raising Helen


¿Dirías que es una contradicción sentir miedo y satisfacción al mismo tiempo?
Bueno, a nadie le gusta que las cosas sean demasiado fáciles, ¿no? Siempre es preferible hacer algo que te desafíe. Siempre he dicho que el día que esté demasiado cómoda en mi trabajo habrá llegado el momento de dejarlo. Creo que es importante no sentirse demasiado seguro y siempre soy así en los rodajes. Tan pronto como termino una escena pienso en cómo podría hacer algo para mejorarla, sino consigo una nueva toma me torturo a mí misma durante el resto del día. Soy muy obsesiva en ese sentido. Recuerdo todas las tomas que hago, como si yo fuera una máquina y edito cada secuencia en mi cabeza. No creo que eso sea bueno para mi salud mental, pero... (se ríe) ¿qué le voy a hacer? Cuando estábamos haciendo La Llave Maestra, Gena Rowlands me dijo que es algo que viene con el territorio cuando te dedicas a esto: te preguntas todo el tiempo cómo lo puedes hacer mejor. Si tomas en cuenta que te lo dice la viuda de John Cassavetes, entonces comprenderás que esto es como una clase magistral en la universidad. Aunque yo siempre esté muerta de miedo...

Sin embargo oí por ahí que Daniel Day-Lewis te ayudó a superar tus miedos...
Oh, sí. ¡A mí y a todas! Es una maravilla trabajar con Daniel. Es un compañero magnífico y muy dedicado. De él aprendí que lo importante es disfrutar de la interpretación. Ha sido una lección muy importante para mí. Tengo que reconocer que estaba muy nerviosa la primera vez que lo conocí. Es que Daniel es uno de mis actores favoritos, un maestro de la interpretación y había oído muchas historias sobre su forma de trabajar. Yo trato de no escuchar las cosas que se dicen de otros actores pero no podía evitar sentir cierta aprensión hacia cómo me iba a ver, a tratar. Un día lo vi mirándome mientras yo ensayaba mi número, él estaba en una esquina del escenario. Ahí se quedó durante dos horas. Es un gran profesional, un compañero admirable, generoso, humano. Traté un par de veces de incluirle en mi juego de autocrítica y me dijo que no debía jugar así conmigo misma. Fue una gran lección. Él nunca mira el monitor después de una escena, siempre vive en el presente.

Kate Hudson at the Hollywood premiere of Touchstone Pictures' Raising Helen


¿Crees que entre más te exiges, mejor actriz eres?
Sí. Y también creo que sabes más de la vida. Yo he crecido como actriz con esta película gracias al director. Creó un ambiente de rodaje muy autentico. Fueron esos instantes reales los que me permitieron desarrollar la interpretación a otro nivel. El guión es maravilloso, la historia es increíble y quería trabajar con este maravilloso elenco. Y creo que de todas aprendí algo: Judi Dench es extraordinaria, Nicole es sumamente cálida y generosa, Penélope es adorable... y creo que cuando crezca (ríe), quiero ser como Sofía Loren.

Vives en Hollywood, donde la cirugía plástica es el pan nuestro de cada día ¿Estás a favor del bisturí?
¡No, no! ¡Qué horror, no! Cuando empiezas con la cirugía plástica o con cualquier tipo de procedimiento de ese tipo empiezas a cambiar tu cara y dejas de verte como te veías antes. Es una adicción. No estás mejor, ni peor sino diferente y además muy poco natural. Simplemente no funciona y cuando empiezas a perder la perspectiva, haciéndote un poquito aquí y otro poquito allí, acumulas procedimientos y dejas de ser tú. Se te hace la boca como de rana y pareces un muppet. Lo que no entiendo es por qué a la gente le asusta tanto envejecer, deberíamos pensar de otra manera y abrazar la madurez porque es otro tipo de belleza.

¿Eso lo aprendiste de tu mamá?
¡Pero claro! Entre muchas otras cosas (sonríe) ¡Ha sido una maestra increíble! Y todo lo que me ha enseñado, lo tengo siempre muy presente.




Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares