4 feb. 2010

Invictus, de Clint Eastwood

El Juego de la vida

Miguel Cane


Tratándose de una seni 'biopic' y proviniendo de la lente de Clint Eastwood, una de las pocas vacas sagradas que sustenta el título a todo mérito, es normal que Invictus esté considerada como una de las favoritas en la próxima entrega de la Academia y nominado está Morgan Freeman por su rol de Nelson Mandela, el héroe que unificó una nación hendida por el racismo.

Ostensiblemente basada en el libro del periodista John Carlin Playing the enemy: Nelson Mandela and the game that made a Nation la historia nos pasea por los primeros años de gobierno de Mandela enfocándose en cómo resurge el Rugby como deporte nacional y esto le sirvió como idea de unión. Un deporte que por décadas constituyó el símbolo de un régimen de discriminación y abuso y que además estaba restringido sólo a hombres blancos, salvo por un sólo hombre de color. Ciertamente una muestra genial de cómo una especie de diplomacia alternativa pudo cambiar las cosas. Mandela, a pesar de sus tantísmos años de cárcel supo contagiar, o al menos lo intentó, su ánimo a toda una nación.



No es una idea descabellada que el filme se centre en esta idea de construir y fortalecer un equipo para a su vez, construir y fortalecer una nación. Si bien el mismo Morgan Freeman, a quien Mandela decretó como el único actor posible para personificarlo, quería producir más bien una película biográfica del propio Mandela, pero tuvo que aceptar que era una proeza realmente dificil. Las películas de Eastwood demuestran dos cosas: que es un excelente director y que es totalmente estadounidense en su modo de narrar. Sus historias son expuestas con momentos lúcidos, fuertes, sólidos y salpicados- cómo dudarlo- de un sentimiento altamente patriótico (mas no necesariamente patriotero, que conste), Eastwood despliega, aunque magistralmente, muchas de las cosas que siempre le podemos machacar al cine hollywoodense, aun cuando es capaz de autocríticas, como por ejemplo en Gran Torino.

Pero ahora Eastwood impone 2 horas y cuarto de un derroche exagerado de escenas altamente predecibles, algunas frases forzadas que envuelven la figura de Mandela en un exagerado halo de mesianismo innecesario, se trata de un ser humano, no de un semidios, por mucha historia adversa que haya superado... y a veces parece olvidársele a los responsables.


Por su parte, los principales, Morgan Freeman y Matt Damon son muy cumplidores y efectivos, pasan escena tras escena correctamente y sin pretenciones. En este aspecto, Invictus cumple su cometido “positivo” y “con mensaje”; es un trabajo correcto, un pequeño desencanto en la filmografía de Eastwood pero con un montón de elementos "oscarizables"que parecen gustarle al público, al igual que las historias de superación personal, que no tienen nada de malo, pero serían mejores sin ese exceso de sacarina que parece no perdonar autores a la hora de hacer un filme comercial.

Invictus
Con Morgan Freeman, Matt Damon, Tony Kgoroge, Patrick Mofokeng, Matt Stern, Julian Lewis Jones, Adjoa Andoh, Marguerite Wheatley, Penny Downie, Bonnie Henna.

Dirige: Clint Eastwood

Estados Unidos, 2009



Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares