6 mar. 2010

Aeon Flux, de Karyn Kusama

Miguel Cane


Charlize Theron in Paramount Pictures' Aeon Flux


Charlize Theron es un auténtico fenómeno. La sudafricana es de las escasas actrices de su generación que, aún con una belleza extraordinaria, se atreve a tomar papeles poco convencionales – ya lo hizo con Monster, que le valió ganar un Oscar- y en Tierra Fría (de próximo estreno).

Esta cinta no es la excepción y en ella se aventura a explorar los territorios en los que pocas actrices se atreven – protagonizar una cinta de aventuras/ciencia ficción- y su presencia es una de las mejores cosas que tiene a su favor Aeon Flux.
Basada en la serie animada de diez capítulos creada por Peter Chung que se transmitió por MTV en 1995, la cinta narra lo ocurrido cuando un virus elimina el 99% de la población mundial en 2011. Los sobrevivientes se refugian por 400 años en la ciudad amurallada de Bregna, comunidad utópica que pese a su belleza – el diseño de producción de Andrew MacAlpine es un portento- es sede de un régimen totalitario y funesto.


Charlize Theron in Paramount Pictures' Aeon Flux


Es así que surge una resistencia clandestina encabezada por los ciudadanos de Monica, (su lider, Frances MacDormand, casi irreconocible bajo una peluca espantosa) que eligen a su mejor agente, Aeon Flux (Theron), un arma letal con piernas de campeonato y belleza irresistible que puede incluso (como en la versión animada) atrapar moscas con sus pestañas; para eliminar a los Goodchild Trevor (Marton Csokas) y su siniestro hermano Oren (Jonny Lee Miller, Trainspotting), que son los tiranos de facto en la ciudad.

Sedienta de venganza tras una tragedia que la afecta personalmente, Aeon, en compañía de Sithandra (Sophie Okonedo, Hotel Rwanda), una belleza que tiene manos en lugar de pies, se adentra en la ciudad para cumplir su misión y al mismo tiempo descubre la verdad de la metrópoli y de ella misma.
Realizada con una plétora de efectos visuales, cortesía de Digital Domain (mismos de Charlie y la Fábrica de Chocolates, Agua Turbia y El Día Después de Mañana), la película se mueve ágilmente y es visualmente muy llamativa (por no decir de plano estrafalaria en algunos momentos); pero el guión de Phil Hay y Matt Manfredi no tiene consistencia y termina por irse a rutas que resultan predecibles.
La cinta es dirigida por Karyn Kusama, que en el 2000 obtuvo muy buenas críticas con su cinta sobre el boxeo femenino Girlfight. Aquí, la joven cineasta hace su mejor esfuerzo con el material que tiene en manos, pero el resultado es incoherente y por momentos, hasta aburrido.


Charlize Theron in Paramount Pictures' Aeon Flux


La cinta carece de emoción, que es un elemento clave para que una Space Opera funcione: en Alien, nos importaba lo que le iba a ocurrir a Sigourney Weaver y al gato, pero aquí los personajes son monótonos y demasiado insólitos como para ser aceptados por el espectador. Sin duda, Aeon Flux tendrá algún seguimiento de culto, igual que la serie animada y tendrá una mejor vida en DVD, para los que deseen admirar sus efectos, pero el resultado es sólo una nota al pie, bastante inferior y esperpéntica, en la brillante carrera de su actriz.
Aeon Flux
Con: Charlize Theron, Marton Csokas, Jonny Lee Miller, Amelia Warner y Frances MacDormand
Guión: Phil Hays y Matt Manfredi. Música: Graeme Revell
Dirección: Karyn Kusama
(Estados Unidos, 2005)

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares