13 jun. 2010

El Aro 2/The Ring Two, de Hideo Nakata

Miguel Cane


Dreamworks' The Ring Two


El deseo de satisfacer los gustos (las más de las veces mórbidos e insaciables) de hordas colosales de fans de películas exitosas, y de paso embolsarse varios millones de dólares, hizo que muchos estudios establecieran las famosas secuelas, especialmente en lo que al – tristemente anémico- género del terror refiere, desde los 80.

Fue así que series como Halloween (derivada de un auténtico clásico del cinema moderno) o Viernes 13 (barata y horrenda, pero muy comercial), se extendieron hasta la estulticia en una serie de cintas cada vez más incoherentes. Si a esto agregamos que la falta de originalidad rampante en Hollywood lleva a “reimaginar” filmes clásicos o extranjeros para un “nuevo mercado” el resultado puede ser, por decir lo menos, desigual.


Naomi Watts in Dreamworks' The Ring Two


En 2002 la versión “americanizada” de la perturbadora cinta japonesa Ringu se convirtió en trancazo de taquilla (con récords inauditos para un estreno en Octubre) y en DVD vendió 2 millones de copias el día de su lanzamiento. Que una secuela surgiera no es sorpresa y así llega, envuelta en un velo de misterio, la segunda entrega, que es un relato original (esto es importante, no es versión de la nipona Ringu 2 …y se nota).

Acaso lo mejor de esta película sea su elenco: Naomi Watts (espléndida actriz por mérito propio, ¿recuerdan su salto a la fama en la excelente Mulholland Drive?) retoma -- se deduce que obligada por contrato- el rol de Rachel Keller, intrépida reportera investigadora cuya vida peligró, en la primera parte, debido al surgimiento de un misterioso video que servía para que el monstruoso fantasma de una niña anormal llamada Samara Morgan (Daveigh Chase) matara gente, literalmente, del susto; con ella aparecen en esta cinta, en papeles muy recortados, Elizabeth Perkins (grata sorpresa) y la legendaria Sissy Spacek (estrella de Carrie, ejemplo glorioso de cinema de terror de calidad), que ilumina la pantalla en tres minutos, estupefacta y casi irreconocible bajo enmarañada peluca (uno espera le hayan pagado lo mucho que vale).


Naomi Watts and David Dorfman in Dreamworks' The Ring Two



Naomi Watts and Kelly Stables in Dreamworks' The Ring Two


La rutinaria trama es así: ahora, Rachel y su hijo Aidan (David Dorfman), tratan – como todo sobreviviente de cinta de terror que se respete- de “iniciar una nueva vida” en otra ciudad. Como es de rigor, a los 5 minutos el video maldito hace su aparición y el fantasmita asesino vuelve a las andadas… aunque ahora el guionista Ehren Kruger aquí pretende aclarar su origen y la verdad de su nacimiento (que en la primera historia se planteaba como algo interesante y aquí se presenta como la consabida y trilladísima adopción... ¿La Profecía, anyone?) y el resultado es un error (lo escalofriante de Samara en la original era no saber porqué actuaba… al ‘justificarla’ y darle 'una razón' para sus crímenes, el horror sale por la ventana).

Ahora bien, los aprietos de la película no residen en lo visual o la dirección. El mexicano Gabriel Beristáin hace un trabajo de fotografía extraordinario y hermoso como en Dolores Claiborne, y Hideo Nakata –responsable de la saga oriental original- es un maestro al manejar dosis de angustia, con mano firme.


Naomi Watts in Dreamworks' The Ring Two


Algunos efectos visuales y diseño de escenas son muy competentes y la intención de aplicar un estilo es evidente, pero lo patético del caso es que, pese a todo el esfuerzo involucrado, la estética cuidada y la intención de provocar ansiedad y temor, fuera de una inquietante y muy efectiva secuencia-homenaje a Los Pájaros, de Alfred Hitchcock, que involucra a una manada de ciervos generados por computadora, el resto de la cinta es un creciente desastre.

Los problemas nacen de una trama floja y derivativa -- después de El Exorcista y El Resplandor el tema de la posesión es un cliché-, se advierten muchas escenas cortadas, así como notorios parches en puntos clave (la frase metida con calzador "I am not your fucking mommy", en pleno clímax resulta hasta chocante, pero seguro causará gritos de algarabía entre algunos chavos), un exceso de errores de lógica y coincidencias absurdas, así como otras boberías gratuitas forzadas por el público que vio funciones ‘de prueba’ y exigió cambios (esa fea costumbre de los estudios ha arruinado muchas cintas recientes al dejarlas sin lógica, pero más “accesibles”).

Así, en partes, la película telegrafía lo que va a ocurrir y el suspenso asfixiante, elemento crucial en la primera parte, se disuelve. Las tres actrices mencionadas están desperdiciadas, el recurso del video asesino se olvida a media película, así nada más y la inverosímil tibieza del desenlace es vergonzosa... sin embargo, tratándose de un estreno tan anticipado, el éxito es garantía. Muchos entrarán a las salas oscuras esperando asustarse. Tal vez suceda cuando se den cuenta de que han perdido irremediablemente cien minutos de su vida, que podían haber aprovechado en ver alguna otra película, de terror o cualquier otro género, que de verdad los hubiera hecho sentir algo.

El Aro 2 (The Ring Two)
Con Naomi Watts, David Dorfman, Simon Baker, Elizabeth Perkins y Sissy Spacek
Dirigida por Hideo Nakata. Distribuye: United Internacional Pictures


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares