12 sept. 2010

Come Reza Ama / Eat Pray Love, de Ryan Murphy

Julia: Casos de la vida real

Miguel Cane



Ryan Murphy, el director de Recortes de mi vida, demostró en su momento que trataba de salirse del molde (baste ver su trabajo en la televisión) sin perder de vista lo admisible y esperado dentro de la idustria, de Hollywood, dando lustre a la taquilla como jugando a ser algo distinto dentro de lo establecido. Le gusta también contar historias reales. O tan reales como ostensiblemente son para quienes las cuentan y así como su cinta anterior se basó más o menos en las memorias escandalosas de Augusten Burroughs para contar su sórdida adolescencia, ahora se va al otro extremo del espectro para contar una historia positiva, “bonita”, igualmente basada en “hechos reales”.




Esta vez se trata del viaje personal de autodescubrimiento que realiza Elizabeth Gilbert, una escritora, que después de su inesperado divorcio (como suele sucederle a todas las heroínas de este tipo de cinta, ¿recuerdan a Diane Lane en Bajo el sol de la Toscana?), viaja a Europa y Asia para “encontrarse” y mientras lo hace, encarnada por una Julia Roberts que en ningún momento deja de serlo, vive coloridas aventuras, come cosas exóticas, y tiene una revelación antes de ser premiada con un romance con un hombre de verdad (en este caso, Javier Bardem, interpretando a una variación de Javier Bardem, que aparece sólo media hora, con acentazo y el encanto neanderthal a todo lo que da).




Esto fue adaptado por la autora y el propio Murphy y tiene la ventaja (por así decirlo) de contar con la presencia de Julia Roberts, que está en una edad complicada, aunque en ella lo es menos que en otras damas de la profesión, que es la verdadera razón de ser para una película que costaría aceptar si no la llevara de protagonista (Cate Blanchett, por ejemplo, no se acercaría a esto ni sonámbula o muy deseperada, porque sabe que este tipo de papel le queda corto). Sin discriminar a la película por su temática bonita y reveladora, que acaba por sacar de quicio a los que son escépticos y detractores de esta clase de películas.




La Roberts exhuda su carisma habitual, su sonrisa de brillante dentadura se alterna con ceños fruncidos que denotan concentración mientras emprende su búsqueda de sentimentalismo barato, Si el aporte de interés de la historia es bajo por mucho que se mejoren otros aspectos de la Roberts, esto no se consigue del todo. Julia Roberts es Julia Roberts. Bette Davis y Kate Hepburn también eran ellas mismas muchas veces en muchas películas. Pero podían actuar. La Roberts lo intenta de un modo honrado, pero siempre acaba siendo ella misma y las primorosas locaciones sólo sirven para recordarnos que estamos viendo a Julia hacer lo que sabe hacer, en un derroche de recursos que finalmente nos recuerda que estamos ante una película “bien bonita”, con “mensaje” (sé tú misma y encontrarás todo) que desperdicia a un sólido elenco y notables locaciones que olvidaremos pronto, planteado todo como está, de forma superficial y que no aporta nada; ni siquiera queda el gusto y regusto de un buen platillo fílmico. Julia es una gran estrella, nadie lo discute, pero este viaje pleno de estereotipos no lleva a ninguna parte.




Come Reza Ama/Eat Pray Love
Con: Julia Roberts, Javier Bardem, James Franco, Richard Jenkins, Billy Crudup y Viola Davis
Dirige: Ryan Murphy
Estados Unidos 2010

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares