12 sept. 2010

Javier Bardem: un hombre de verdad

Es actor, personaje y hombre – no necesariamente en ese orden- y una figura polémica, pero entrañable, como se ve en la cinta en que comparte créditos con Julia Roberts.

Miguel Cane


Javier Bardem at the Hollywood premiere of Miramax Films' No Country for Old Men


En Comer, rezar, amar, el estreno grande del Festival de San Sebastian, Javier Bardem (Las Palmas de Gran Ganaria, España, 1969) el único actor español ganador de un Oscar, encarna a Felipe, un brasileño divorciado y alegre, que vive una historia de amor junto a Elizabeth Gilbert (Julia Roberts) una escritora que, después de pasar por Italia e India, viaja a Bali y encuentra en él el último ingrediente de su viaje interior.


Javier Bardem 62nd Annual Golden Globe Awards


Hijo de la célebre actriz Pilar Bardem y sobrino del director Juan Antonio Bardem, Javier se crió en un ambiente totalmente dedicado a la bohemia y el teatro. Aunque no fue un buen estudiante, siempre tuvo vocación: “Desde que era un crío sólo pensaba en disfrazarme. Jugaba con mis hermanos, inventábamos obras. Mi madre me dijo un día cuando ya tenía dieciocho años, que ya estaba bien de haraganear y que si de verdad me interesaba la interpretación, debía tomarlo en serio. No me ayudó en nada, debo decirlo. No me recomendó con sus amigos ni me dijo “anda, ve con tal o cual a que te de trabajo…” Me dijo que si quería ser actor, iba a empezar desde abajo. Así comencé. Hice algunas cosas en televisión y así Bigas Luna me vio, me contrató para Las edades de Lulú (1990) y luego Jamón, jamón (1992) y Huevos de oro (1993). Y lo demás está ahí para ser visto.


Javier Bardem at the New York Film Critics Circle Awards


¿Te sientes contento con estos veinte años de actuar?
Hombre, ya lo creo. He tenido mucha suerte. Trabajo haciendo lo que a mí más me gusta. Conozco a gente que siempre tuve ganas de conocer… Cuando yo era un chaval iba al cine y veía a toda esta gente en las pantallas. En otra ocasión pude conocer y hablar con Robert DeNiro... siento que a veces actuar en Hollywood es como un sueño.

¿Y vas a cambiar Hollywood por España?
No cambiaría Madrid por nada. Me gusta viajar y conocer sitios, pero sobre todo, me gusta estar en España. Esa distancia siempre es muy saludable. Porque ves las cosas desde otro prisma, desde una distancia más objetiva. Sí es verdad que a uno le gusta pensar que su trabajo llega y que alguna gente lo recibe. Pero no pienso quedarme en Los Ángeles. Mi casa es mi casa. Al hacer balance de diez años desde Antes de que anochezca, creo que en relación al cine europeo Hollywood tiene una implicación distinta, pero el trabajo de un actor es el mismo en cualquier lugar; las angustias, la ansiedad y las dudas siempre son las mismas.


Javier Bardem of The Sea Inside Best Foreign Language Film Golden Globe Awards


¿Qué puedes decir de una película como ésta? ¿Sientes que le hablará al público?
Creo que es una historia honesta. En ella vemos a una mujer y a un hombre liberarse del peso del pasado y al mismo tiempo encontrar la paz interior. Pero para conseguir cerrar las cuentas consigo mismos tienen que encontrar a otra persona en la misma situación, con el mismo deseo de cambio. Sólo así pueden construir una nueva vida; siempre puede producirse un derrumbe si no eres consciente de la necesidad de perdonarte los errores que la vida te ha llevado inevitablemente a cometer.

Eso describe la crisis de los cuarenta... ¿sientes que te toca, aunque sea un poco?
Cada edad de la vida trae consigo sus problemas. No he vivido nunca una crisis de ese tipo, pero, como todos, corro el riesgo. Soy humano. Cometo errores, tengo inseguridades, y también tengo algo de capacidad para sentirme feliz.

Después de rodar "Biutiful", dirigida por Alejandro González Iñárritu (premio al Mejor actor en el Festival de Cannes), este es un gran cambio de tono, ¿te hacia falta como intérprete?
Sí, creo que necesitaba cierta ligereza. Me gustó la idea de interpretar a un hombre distinto: un brasileño que resultara más alegre de lo que fue mi personaje en Biutiful. Tras ese trabajo, que resutó hasta doloroso, me apetecía mucho sentir el viento en la cara, manejar un barco y vestir camisas de nailon, bromear con Julia Roberts, conocer Bali... ¡En un sentido fue como tomarme vacaciones! (sonríe)


Javier Bardem 10th Annual Critics Choice Awards Los Angeles, CA


¿Aprendiste algo de este rodaje?
Tanto como aprender, no. Pero sí recordé que hay un momento de tu vida en el que tienes que enfrentarte a ti mismo, dejar de huir y perdonarte todos los errores del pasado y hacer algo bueno por los demás. Es curioso, pero en ese sentido, y sin sentimentalismos, ambas películas tienen eso en común.

En cualquier caso, siempre hay una intensidad muy especial en todos tus papeles, una especie de rúbrica tuya.
Me gustan mucho los personajes que describen una trayectoria, que muestran un camino. Esta película muestra por un lado, un deseo de ser mejor y por otro, la alegría de la vida, la disposición de disfrutar sus dones. Eso siempre me resulta atractivo, sobre todo porque es una necesidad auténtica. La única forma de aprender de verdad tu oficio porque si estás en un sitio donde sólo hay alabanzas, aunque lo hagas mal, porque hay que vender el producto y hasta la misma gente que hace la película, la que rodea a esa producción te va a convencer de que eres muy bueno porque tienen que venderla. Entonces hay que salir de eso, primero, solamente soy un actor, y si voy creciendo como actor, también puedo equivocarme.

El éxito y la fama no parecen tener demasiada importancia para ti que mantienes tu vida nivelada y al margen de la fama.
No debes perder el norte y debes respetar la intimidad de tu entorno más inmediato. No hablo de mi vida privada precisamente por respeto a las terceras personas que la componen. Además que a nadie le importa realmente lo que hago cuando no estoy en un plató. Respondiendo a tu pregunta: hago lo posible para que todo en mi vida no sea solamente trabajo. Y sé qué es lo que realmente te gustaría preguntarme y aprecio que no lo hagas y que me respetes. Cuando preparaba el rodaje de la película, conocí a la persona real en la que se inspira el personaje de Julia, que quería olvidar el pasado y volver a enamorarse, ir a la esencia de las cosas quitándole peso a todo lo demás, y en eso es muy como soy yo ahora mismo, en este momento, soy el hombre más feliz del mundo y eso sí puedes decirlo


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares