22 dic. 2010

Yo soy el amor / Io sonno l'Amore, de Luca Guadagnino

Retrato de familia en interior

Miguel Cane




Hacia mediados-fines de los años 60, buena parte del cinema italiano presentó frescos familiares sobre dinastías aquejadas por los males modernos, opuestos a la tradición que era una de las piedras angulares de su cultura. Cintas como Teorema (Pasolini, 68), La Caduta degli Dei (Visconti, 69) o Il Giardino degli Finzi-Contini (de Sica 1970) muestran estos atribulados dramas de notable elegancia, mientras que cintas como La Notte (Antonioni, 61) y Giulietta degli Spiriti (Fellini, 64) muestran retratos psicológicos del secreto femenino intensamente conectados al paso del tiempo.




A manera de homenaje a estos y otros filmes de esa época, Luca Guadagnino, presenta Io sonno l'Amore (Yo soy el amor), que ha causado sensación en Europa y el circuito anglosajón, en el que narra la historia de una familia de alta burguesía de Milán (paraíso industrial) que es sacudida por cambios que la transforman irrevocablemente.

Los Recchi son una familia potentada que tiene a la mujer de ornato, los sentimientos reprimidos y la chequera al alcance de la mano. La problemática se inicia con la herencia de poderes del abuelo (el veterano Gabriele Ferzetti, que trabajó con Antonioni) al padre e hijo, y afecta el destino de ambos. Los diálogos de la cinta son muy medidos, Guadagnino prefiere matizar con silencios y gestos, que representan la elegante represión familiar. La cinta va revelando con cierta distancia, casi pudorosa, los entresijos y entretelas de sus personajes: la búsqueda de identidad, la abrumadora llegada del amor verdadero, que perturbará a Emma Recchi (Tilda Swinton, sublime), que de buenas a primeras, sale de su letargo para encontrarse con la necesidad de amar y ser amada.



Los interiores se convierten en manifestaciones de la esencia de los protagonistas. Emma, rubia, imposiblemente chic, totalmente aristocrática pese a su 'dudoso' origen como inmigrante rusa, es el ama de casa perfecta que se deja arrastrar por una pasión por el cocinero, que reaviva sus sentidos e instintos. Esto, junto con otras subtramas relacionadas a otros miembros del clan, sirve para detonar el status quo y cambiar todo lo que vemos.

La narración visual, con imágenes que suplen diálogos, es impecable y exime a los personajes de los formulismos convencionales; esto vuelve la historia más sensorial y permite una ambigüedad que se ha ido perdiendo en esta época de explicación total a todos los aspectos de la trama. El simbolismo (el corte de pelo como acto de liberación, el placer de comer el plato preparado por el cocinero-objeto de deseo, o en los planos intercalados de las flores y la naturaleza en medio del coito) remite al estilo de Ken Russell en filmes como Mujeres enamoradas (1969) y pone en claro la abrumadora naturaleza del amor al presentarse en las estériles existencias de los Recchi, para bien.




La principal razón para ver esta cinta es, desde luego, la presencia de Tilda Swinton y no sólo por su talento histriónico y políglota (Emma es una rusa italoparlante) sino por la fuerza que le imprime a su creación: la mujer que se enamora por encima de la pervivencia de la dinastia familiar, su comodidad y las apariencias. El que se llame Emma no es casualidad (ecos de la Madame Bovary de Flaubert), y es una mujer tan bien interpretada, que se siente real. La Swinton irradia carisma y esa extraña belleza suya, que a veces roza lo esperpéntico, y con paso discreto se erige como protagonista absoluta de este impecable y grave melodrama coral de clases, al estilo de La Regla del juego (Renoir, 1938) y Gosford Park (Altman, 2001), con opulenta mansión, ricos y criados y la represión de la etiqueta social; este es un gran filme, realizado con talento de orfebre y gran cuidado al detalle, con una actuación magistral de una de las mejores actrices de nuestra era, en plenitud. Una mística femenina apasionante y pura, que permanece en la memoria de manera indeleble con sus imágenes preciosas.

Io sonno l'Amore /Yo soy el amor
Con: Tilda Swinton, Flavio Parenti, Edoardo Gabbriellini, Alba Rohrwacher, Gabriele Ferzetti y Marisa Berenson.
Dirige: Luca Guadagnino
Italia/Reino Unido/Alemania/Francia 2010


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares