7 may. 2011

Defensor, El / The Lincoln Lawyer, de Brad Furman

Entre abogados te veas

Miguel Cane




Si bien al principio parece un melodrama de abogados no muy distinto a las series de televisión, El Defensor, opera prima de Brad Furman, posee un argumento sólido y está hecha con estilo, por lo que deviene en un thriller bastante satisfactorio aunque no alcanza a aprovechar toda la tensión que debería, puesto que la trama, si bien es interesante, se queda corta hacia el final.



Matthew McConaughey se sacude la etiqueta de "galán simpático" y demuestra, como al principio de su carrera, ser un protagonista de primera al encarnar a un abogado excéntrico y sin demasiados escrúpulos.

Mickey Haller es un abogado defensor de gran éxito que trabaja en el asiento trasero de un Lincoln Continental, y que defiende a todo tipo de gente, muchas veces criminales de baja estofa. Cuando Louis Barrett, hijo de una familia adinerada es acusado de violacíón, pide que sea él quien le defienda y argumenta que la "mala mujer" quiere sacarle dinero, pero a medida que evalúa las pruebas, Mickey descubre otros aspectos aterradores del caso.

Basada en un best-seller de Michael Connelly, la cinta es un thriller de corte convencional con algunas sorpresas que funcionan perfectamente y que apuesta por hacer los necesarios giros narrativos de forma contenida. Brad Furman le da un adecuado ritmo a una historia que fácilmente se podría convertir en un trabajo rutinario si bien no aporta nada especialmente destacable en el aspecto visual, muchas escenas y especialmente las secuencias de los juzgados están hechas con buen pulso.

Lo que no ha funcionado de esta adaptación es el transladar el atractivo que tenía la trama de la novela al guión. El escenario, la ambientación y los personajes revisten más atractivo que la propia acción, la cual podría ser perfectamente una más de cualquier capítulo de una serie policíaca como, por ejemplo, CSI. A mitad de camino, el guión descubre sus cartas y deja de tener misterio, convirtiéndose en un thriller puro y duro.

Pero algo que sí tiene en todo momento esta película es a un notable personaje principal interpretado por McConaughey. La elección del actor fue una extraña predilección del novelista Michael Connelly, y la verdad es que tuvo un gran ojo.

El filme cuenta además con un reparto, como señalábamos antes, de absoluto lujo, formado por Marisa Tomei, que está muy bien en su rol de ex-esposa atribulada; Ryan Phillippe, que ha crecido muchísimo como actor; el enorme William H. Macy y John Leguizamo entre otros; junto a su lograda ambientación en Los Angeles y un estilo rápido y ameno, hacen de este relato de vértigo judicial un entretenimiento consistente, el cual podría haber sido apasionante si su historia hubiese tenido algo más de fuerza y no se hubiese contentado con simplemente ser relativamente compacta. Nada mal para una sesión de "desconexión" en fin de semana.

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares