26 mar. 2012

El insólito regreso de "Mad Men"

Miguel Cane


En el año y medio que Mad Men ha estado ausente de la pantalla, han surgido otras series que buscaron rivalizar con su popularidad, como The Walking Dead y American Horror Story —ambos, culebrones de tinte sobrenatural—, el thriller político Homeland y el célebre drama de época Downton Abbey, que han tenido un gran éxito, aunque los fans de la serie creada por Matt Weiner son leales y han esperado el retorno para la quinta temporada, ambientada en 1966, que se estrenó este fin de semana en Estados Unidos.




“La gente es fiel al programa”, dijo Weiner satisfecho, y reconoció que el plan de posponer más de un año el reestreno de la serie no le agradó en un primer momento, y aunque aseguró que nada tuvo que ver con la renegociación de su contrato con la cadena, es sabido que se convirtió en el productor de televisión mejor pagado del mundo. Sin embargo, Weiner —que se hizo del oficio durante las últimas tres temporadas de la casi legendaria serie Los Soprano— ha sabido crear un producto de primera, que mezcla elementos casi cliché de telenovela —matrimonio y adulterio, deseo sexual, el enfrentamiento con la adversidad, la lucha aspiracional por la superación— y los ha sabido mezclar con un agudo comentario social.

Además, la serie, protagonizada por un elenco sólido de actores que eran originalmente casi desconocidos, ha resultado ser un semillero de estrellas, lo que ha convertido a Jon Hamm, quien interpreta al enigmático Don Draper, en uno de los actores más solicitados —ecos de cuando George Clooney saltó a la fama con ER—, mientras que la despampanante Christina Hendricks, que encarna a Joan Harris, no sólo puso de moda a las mujeres curvilíneas sino que también se convirtió rapidamente en un auténtico símbolo sexual.

¿Afecta que la serie haya estado ausente más de una temporada de la televisión? Eso se decidirá en las semanas venideras, cuando la cadena AMC —que ha negociado con Weiner dos temporadas más; la séptima, contemplada para 2014, posiblemente sea la última— la transmita en Estados Unidos y las repetidoras de cable comiencen a retransmitirla alrededor del mundo. Lo único cierto es que ha creado un auténtico culto y seguirá dando mucho de qué hablar los lunes por la mañana.

Pero ¿qué fue de los personajes principales de Sterling Cooper Draper & Pryce? Este es un resumen puntual de los más importantes.


Don Draper (Jon Hamm)
Socio de la agencia, director creativo y el clásico antihéroe favorito de muchos. Mujeriego, alcohólico, misterioso, cruel, fascinante y genial. Al final de la temporada cuatro, después de que se vio en peligro de perder su negocio y de que su secreto —que implica el delito de suplantación y deserción— se viera expuesto, rompió por teléfono su relación con la psicóloga Faye Miller (Cara Buono), quien lo había ayudado en su momento de apuro. Además ella sabía su secreto: que se había enredado con su secretaria Megan (Jessica Paré), a quien propuso matrimonio deslumbrado por su habilidad para atender a sus hijos, sin sospechar que esto pudiera ser una actuación y que en realidad Megan desea algo más que una familia instantánea. Por otra parte, su relación con su ex esposa, Betty, es tirante y hostil, aunque al final parecen hacer una tregua. En la nueva temporada Don cumple 40 años y tendrá una crisis de mediana edad, recrudecida por el hecho de estar casado con una mujer más joven.


Peggy Olson (Elisabeth Moss)
Originalmente esta jovencita católica era la secretaria de Don, pero desde entonces ha pasado por muchos cambios: su inteligencia la ha hecho llegar a ser copywriter de la agencia, con personal y campañas a su cargo, algo poco usual para la época. Como persona se ha visto obligada a madurar de manera drástica —un embarazo no deseado (hasta el punto de negarlo psicológicamente) que terminó en adopción, y desencantos emocionales— y se ha convertido en una mujer fuerte y capaz en un mundo aún bastante sexista. En la nueva temporada tendrá que encarar a Megan, la flamante nueva esposa de Don, quien será colocada como su igual en la agencia y se tornará su rival a nivel profesional.

Pete Campbell (Vincent Kartheiser)
Al principio de la serie, vimos a Pete, un aristócrata neoyorquino con mucha ambición pero escaso carisma, llegar a extremos como el chantaje para lograr sus objetivos; el matrimonio con la formidable Trudy Vogel —la espléndida comediante Alison Brie—, que funge como única brújula moral en su mundo decadente, así como una paternidad reciente —aunque no se trata de su primer hijo: el bebé que Peggy tuvo y dio en adopción era suyo, aunque no lo supo por varios años— lo han cambiado para bien, dándole un mayor sentido de responsabilidad y ética, si bien no deja de ser una persona que codicia el poder. En la nueva temporada, Pete asume mayor prominencia en la agencia, de la que también es socio, y con Trudy solidifica su vida familiar, aun si sus inseguridades siguen causándole algunos problemas.

Joan Holloway Harris (Christina Hendricks)
Bella y sensual gerente operativa de la compañía: fue amante de Roger Sterling y está casada con un médico, Greg Harris (Sam Page), quien la violó. No ha permitido que ningún obstáculo se interponga entre ella y su realización personal, si bien “no toma su satisfacción del trabajo”. La nueva temporada la encuentra como madre, ya que recién dio a luz a un bebé que es hijo de Roger y fue concebido durante una aventura de una noche, mientras que su esposo es enviado a Vietnam.

Roger Sterling (John Slattery)
El socarrón socio de Don, original heredero de la firma, no supo hacer frente a la responsabilidad y esto resultó en que perdieran a su principal cliente, Lucky Strike, lo que casi provocó la ruina de su empresa. El cambio drástico de los tiempos, en la nueva temporada, lo hará sentirse al borde de la obsolescencia, a lo que reaccionará de mala manera.

Betty Draper (January Jones)
De ama de casa modelo a monstruo: su camino tal vez ha sido el más espinoso. El matrimonio con Don la lisió emocionalmente —si bien ya tenía problemas en ese aspecto— lo que se refleja en su relación con sus hijos, en especial con la berrinchuda y voluntariosa Sally (Kiernan Shipka) y su floreciente complejo de Electra, y en su nuevo matrimonio con el maduro Henry Francis. En esta temporada Betty aparecerá menos, pero su personaje, asegura la actriz, tendrá una importancia clave en los hechos que sucedan este año en la serie.



Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares