4 oct. 2012

Victoria Abril, sin Dios ni amo

Regida por la libertad y el amor incondicional, a sus 50 años la actriz y cantante hispana no está dispuesta a morir sin haberlo intentado todo.

Miguel Cane.



Ha sido de todo a lo largo de su amplia trayectoria artística: diva de la comedia francesa, chica Almodóvar, musa de Vicente Aranda, cantante de Bossa Nova, figura del teatro... Victoria Abril (Madrid, 1959), sin embargo, prefiere describirse a sí misma como una actriz europea que va “donde el trabajo la llame”, ya sea en España, Francia, Inglaterra, México, Argentina “o China, ¿por qué no? Si el guión es bueno, si el director me convence o si la ocasión me seduce, ¡yo me dejo llevar!”.

Elegante e inteligente, Victoria Mérida Rojas comenzó su carrera con un papel pequeño en la cinta de Audrey Hepburn y Sean Connery Robin y Marian en 1976. Desde entonces ha trabajado sin parar en filmes como La muchacha de las bragas de oro, de Bigas Luna; Max mon amour, de Nagisa Oshima; ¡Átame!, Tacones lejanos y Kika, de Pedro Almodóvar; Amantes, de Vicente Aranda, o Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto y Sin noticias de Dios, de Agustín Díaz Yanes. Ha ganado premios, formado parte de jurados internacionales y se ha dado el gusto de producir sus propios discos; es, en suma, una mujer vertical, de opiniones claras y sobre todo, vital, que se mantiene vigente a una edad que no oculta ni le pesa, donde muchas otras coetáneas suyas han optado por un discreto retiro de los reflectores.



¿CUÁL DIRÍA USTED QUE ES LA MEJOR EDAD DE LA MUJER?
Partiendo de la base de que éste es un tema tabú, yo diría que de los 40 a los 50 años es una buena edad para empezar a hacer esas cosas que no has hecho nunca. Es el momento en el que más preguntas te haces, cuando tienes más experiencias que contar. Entonces, lo importante es coger el toro por los cuernos y hacer lo que quieres.

USTED HABLA, OBVIAMENTE, CON CONOCIMIENTO DE CAUSA.
Por supuesto, créeme, en mi carrera hubo un tiempo en el que no sonaba el teléfono. A todas nos pasa.

¿QUÉ ACTITUD ADOPTÓ DURANTE ESE PERÍODO?
Pues me dije: “Victoria, si no te llaman los productores, llámate a ti misma”. Yo no quería morirme sin cantar, algo que siempre me había gustado y que descubrí que podía hacer en el rodaje de Sin noticias de Dios, de manera que puse manos a la obra y salió Pucheros do Brasil, en el que cantaba bossa nova y después Oh la lá donde recojo los temas de la chanson francesa, que escuchaba en mis años de adolescente en Andalucía y mi juventud en París. Los dos discos los produje yo misma y se vendieron principalmente en Francia, no me preguntes por qué. Como sea, fui feliz, me di un gustazo.



MENCIONA FRANCIA, QUE ESTÁ LIGADA A USTED. ¿QUÉ INFLUENCIA HA TENIDO EN EL DESARROLLO DE SU PERSONALIDAD?
Mira, aunque nací en Madrid, mis raíces están en un pueblo pequeño de la provincia de Málaga, donde llevo a mis hijos de vacaciones cada año, para que vivan la naturaleza como yo la viví. Mis raíces también están en París, donde llegué muy joven y tuve la suerte de encontrarme con una cultura de la que estoy enamorada. Hasta la fecha, es un lugar muy importante para mí y parte de mi vida se desarrolla ahí.

ES USTED CAMALEÓNICA, HA INTERPRETADO A MUJERES MUY DIFERENTES.
He hecho de todo, de buena, amargada, mala, de mala malísima, de menopáusica, de asesina, de madre, de hija... He tenido suerte de no encasillarme en un solo tipo de personajes, y éstos han madurado junto conmigo.



¿QUÉ DIRÍA A LAS MUJERES QUE PIENSAN QUE LA VIDA SE ACABA A LOS 50?
Pero eso era cuando se decía que la cuarentena era la década maldita y que en la cincuentena te enterraban. Para mí, de los 40 a los 50, como te decía, ha sido una etapa muy creativa y espero que la cincuentena lo siga siendo. Hasta el momento, no tengo queja.

¿DIRÍA QUE ES UNA NUEVA ERA PARA LAS MUJERES EN GENERAL, Y NO SOLO PARA LAS ACTRICES?
¡Por supuesto! A mí, envejecer es algo que no me preocupa. El mejor antídoto contra la depresión es la risa y comer y vivir bien. En general, aquellas cosas que mejor nos sientan son gratis. Yo voy al mercado y hago la comida porque quiero llegar a vieja y seguir haciendo cosas como cualquiera, y para eso tienen que aguantarme las piernas y también estar en buenas condiciones físicas. Ando en bicicleta, nado. Me cuido, todas deberíamos hacerlo y no conformarnos solo con lo que la edad nos dice que hay que hacer o sentir. Una es joven si así lo quiere.

¿DIRÍA ENTONCES QUE ES REBELDE “PORQUE EL MUNDO LA HA HECHO ASÍ”?
(Se ríe). Bueno, tanto como rebelde... no. Ni provocadora. Mis acciones sí que lo son, porque siempre digo lo que pienso y eso no a todo mundo le gusta. Provocar es hacer algo que a ti te haga reflexionar, o que haga reflexionar a los demás y no es malo para nada. ¡Al contrario!

¿CÓMO VE LA SITUACIÓN MUNDIAL, ESPECIALMENTE EN EUROPA, CON LA CRISIS QUE VIVIMOS? ¿CREE QUE ALGO BUENO PUEDE SALIR DE ELLA?
Un poco más de solidaridad. De conciencia pública. Todos vivimos décadas de exceso y gastábamos muchísimo dinero y no pensamos nunca que iba a reventar la burbuja. Creo que todos, los políticos, los banqueros, van a tener que poner los pies en la tierra y ayudar a los que más lo necesitan. Todos tenemos que aportar algo para salir adelante. Si no por nosotros, por nuestros hijos.

¿QUÉ MUNDO QUIERE PARA SUS HIJOS?
Uno mejor que en el que yo viví cuando tenía 18 años y necesitaba un permiso de mi marido para poder trabajar fuera de España; mejor que el de mi madre y mi abuela, que sufrieron mucho por no haberse casado. Hoy en día ser hija del pecado no existe, pero entonces sí. Ser madre soltera hoy en día no es un estigma. Nos lo ganamos a pulso. A mis hijos les dejo una vida en libertad para que elijan lo que quieran hacer.

¿QUÉ LE PODRÍA PEDIR A LA VIDA?
¿Más de lo que ya tengo? ¡No! (se ríe). Pues eso. Tiempo para mí, para seguir actuando y cantando y poder compartir mi felicidad con la gente que quiero. El amor de la gente, el amor incondicional, ése es para mí el verdadero amor. Lo demás, es complemento.

¿CUÁL ES EL SECRETO DE NO QUERER PARAR Y HACERLO SIN QUE EL CRITERIO DE OTROS SE IMPONGA AL SUYO?
¿El mío, quieres decir? Mi secreto es que no quiero morir como una idiota. O por lo menos, sin haber intentado todo para hacer lo que quiero realmente. No estoy dispuesta a aburrirme. Nunca lo estuve. Lo que importan son los resultados. No sé si eso sea salirme con la mía, pero eso es lo que hago.

¿NO LE RINDE CUENTAS A NADIE? ES DECIR, VIVE COMO QUIERE.
(Risas) Pues sí. Mira, puedes decir que yo soy anarquista, no tengo ni Dios ni amo. Y como artista, no existe ningún jefe que me dicte qué hacer. Yo trabajo para la gente, individualmente. Como persona, mi filosofía de vida es cuidado con las paranoias, no te lo tomes nunca como algo personal y disfruta todo lo que puedas. Sé feliz. El futuro ya pasó. Disfruta todo lo que puedas ¡ya!



Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares