21 nov. 2012

Channing Tatum: "Ser stripper es muy difícil"

Miguel Cane.



Hasta hace cinco años muy pocos habían escuchado el nombre de Channing Tatum (Alabama, 1980). Pero en 2012 todo mundo ubica a este alto y bien parecido ex jugador de futbol universitario, tras haberse convertido en el actor que más películas protagonizó este año. Además de la acción de Haywire (dirigida por Steven Soderbergh), la comedia romántica Todos los días de mi vida y la taquillera versión en cine de la teleserie 21 Jump Street, ahora es el protagonista, junto con Matthew McConaughey, de la película Magic Mike, una comedia dirigida también por Soderbergh, en la que interpreta un rol diferente a lo acostumbrado y que en cierta forma es con el que más se identifica: un joven stripper que baila en un espectáculo para damas, uno de los muchos trabajos que de verdad desempeñó antes de ser actor.



¿TE SORPRENDE HABERTE CONVERTIDO EN UN TIEMPO RELATIVAMENTE CORTO EN UN ACTOR CON PODER DE TAQUILLA, EN UNA ESTRELLA?
Supongo que sí me sorprende, porque hago lo que me gusta sin tener el control de hacer que a la gente también le guste mi trabajo... (risas). Yo trabajo porque lo disfruto. Pero claro, a fin de cuentas, todos queremos que la gente nos quiera. Todos los actores, creo, en el fondo, somos así. Un poco vanidosos, un poco egocéntricos. No demasiado, pero un poquito. Verás, yo no soy una persona arrogante que se convirtió en actor por pensar que soy interesante ni pienso que todos deberían escucharme y prestarme atención: “¡Hey! ¡Mírenme!”. No es lo que hago. Solo trato de hacer lo mejor, esperando que a la gente le guste. Y tampoco tiene que encantarle, con que le guste un poco me conformo. Finalmente, uno trabaja para el público.

¿QUÉ PASARÍA SI NO EXISTIERAN LOS ÚLTIMOS CINCO AÑOS DE TU CARRERA?
¡Dios! Probablemente se borrarían también algunas malas críticas (risas). Dios sabe que he hecho películas malas, pero también he ido aprendiendo del oficio sobre la marcha. Seguramente tendría mucho menos. Pero también han sido años muy buenos. Conocí a mi esposa (la actriz Jenna Dewan). Cosas buenas y cosas malas.



¿TE GUSTARÍA BORRAR ALGUNO DE LOS TRABAJOS QUE TUVISTE EN EL PASADO?
No, para nada. Como te dije, yo no tenía formación actoral formal ninguna cuando entré en este mundo. Venía del deporte, de ser modelo. No me da vergüenza admitir que me hice actor trabajando ya en ello. El primer día en un estudio de cine fue realmente mi primera clase de actuación. En cierta forma, todavía estoy en una escuela de cine cada día que voy a trabajar. Es la verdad. No quiero olvidar todo el proceso de aprendizaje que viví. Te digo, hice películas muy malas, y estuve terrible en ellas, pero poco a poco fui encontrando papeles que me resultaban más retadores, buenos guiones y me enamoré de mi profesión. No cambiaría nada. Todo es experiencia.

¿PODRÍAS DECIR QUE FINALMENTE LLEGASTE A SER ESTO PORQUE ERA TU DESTINO...?
Supongo que tienes razón. No sé si creo en el destino como algo establecido, donde todo está decidido para nosotros, pero creo que los momentos o las decisiones que tomamos nos llevan a nuestro destino. Lo que queremos, lo que sabemos sobre la vida que queremos o necesitamos. Pienso que la vida tiene que ver con la gente que toma esas decisiones y aprende ciertas cosas, encontrándose eventualmente con las personas destinadas a conocer. ¿Me entiendes? Yo no me imaginaba que iba a llegar a esto.



ADEMÁS LA PELÍCULA SE BASA EN TUS EXPERIENCIAS, ¿NO ES VERDAD?
Sí, es cierto. A los 19 años dejé la universidad. Quería encontrar mi lugar en el mundo y no sabía qué iba a ser de mí. Me ofrecieron un trabajo en un club en Florida, ya sabes, un club para señoras, y bailaba con el nombre de Chan Crawford... ¡no me iba mal, eh! (se ríe). Fue una buena experiencia, aunque no lo hice mucho tiempo. Pero siempre pensé que sería una buena película. Se lo conté a Steven cuando estábamos rodando Haywire y me dijo que sí, que le gustaba la idea, buscamos un guionista y en menos de seis meses teníamos el proyecto de Magic Mike andando. ¡Fue alucinante!

¿FUE EXTRAÑO RETOMAR ESA PARTE DE TI, APRENDER COREOGRAFÍAS NUEVAS?
Fue cansado. Tuvimos que ensayar muchas horas. Empezábamos a las seis de la mañana. Steven es un perfeccionista y quería que todo saliera como él quería. Y te diré una cosa: ser stripper —no importa el género— es muy difícil. No es solo cosa de pararte en una tarima o enredarte en un tubo, cuando son chicas, o quedarte en cueros si eres chico. Es una disciplina, como el karate. Terminábamos agotados, pero no puedo negarte que también es algo muy divertido.

SE ESTRENARON CUATRO PELÍCULAS TUYAS CASI AL MISMO TIEMPO. ¿COINCIDENCIA?
Sí, y muy sorprendente. No tenía la menor intención de salir con tantas películas en un mismo año. De verdad no era mi plan. El año pasado hice tres películas y son las que se estrenan este año. Haywire, por ejemplo, la había hecho hace bastante tiempo. Y entre Steven y el estudio estuvieron peleando sobre la versión de la película Magic Mike que querían mostrar. Hubo ciertas diferencias creativas y perdimos la ventana para estrenarla antes, porque se hubiera perdido entre otras películas más grandes. Por eso decidieron aguantarla. Después hay otra película independiente, Ten Years, que tuvo un camino bastante interesante para exhibirse, pero volvimos a perder la ventana de ese estreno. Todavía estamos viendo qué va a pasar con esa película. Pero ya sabes, este negocio es así.

DE TODOS ESTOS ESTRENOS, SI HUBIERAS TENIDO QUE ELEGIR UNO, ¿CUÁL HABRÍA SIDO?
Obviamente Magic Mike, porque la escribimos, produjimos y financiamos toda nosotros. Ahí puse mi corazón. De verdad. Es una película muy extraña que nunca antes habíamos hecho ni Steven ni yo. Vas a ver cosas físicas que nunca antes viste, aunque es una historia muy... Es del estilo de Fiebre de sábado por la noche, sobre la vida de un stripper, pero no tiene nada que ver con mi vida real. Es como Flashdance, ¿te acuerdas? Solo que esas eran las historias de unas chicas, y esta es una historia de hombres y quisimos que fuera muy realista, no tan sórdida, realista. Con humor, como la vida misma.

HUBO CONTROVERSIAS CON EL ESTUDIO EN LA POSPRODUCCIÓN, ¿FUE POR LOS DESNUDOS?
Es que sí hay muchos desnudos (risas). No, no, en serio, no hay nada frontal o algo parecido. Nada vulgar. Está todo filmado con buen gusto, creo. Dimos nuestra cuota justa para entretener. Se ven muchos hombres desnudos... de espaldas, pero tampoco bailan en un poste como las mujeres. Los strippers hombres son muy diferentes. Hacemos ciertas rutinas de danza pero no nos agachamos para mostrar nada. Es todo completamente diferente. Y de verdad, es una película a la que puedes llevar a tu mamá. No ofende. De veras (risas).

¿CÓMO SE SIENTE SER UNA ESTRELLA? ¿TE HA CAMBIADO TODO ESTE ASUNTO?
¡No! Mira, yo nací en un pueblo de 15 mil habitantes. Crecí sin mucho dinero. Mis padres están contentos, nos educaron a mi hermana Paige y a mí para ser gente trabajadora y sencilla. Somos, en el fondo, gente de campo. Todo esto de Hollywood está muy bien, pero no es permanente. Esto mis padres lo saben y me lo dijeron: aprovéchalo mientras dure. Eso he tratado de hacer. No te niego que es genial verte en los carteles y en las revistas, pero es pasajero. Mañana quién sabe. Pero ahora mismo, está bien.

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares