17 dic. 2012

Ian McKellen. El regreso de Gandalf

Miguel Cane.



Polémico, versátil y ocurrente, Ian McKellen es uno de los actores de carácter más populares del mundo. Su buen humor, su inteligencia y su absoluta libertad para expresarse lo han hecho un favorito en el ámbito cinematográfico. Ahora, una década después de participar en la saga de El señor de los anillos, interviene en la nueva trilogía dirigida por Peter Jackson, basada en El Hobbit, otra novela de John Ronald Reuel Tolkien. McKellen habla sobre el rodaje de este taquillazo de temporada navideña.

DESDE EL SEÑOR DE LOS ANILLOS SIEMPRE SE PREVIÓ UN FILME BASADO EN EL HOBBIT. ¿PENSÓ QUE REALMENTE SE LLEGARÍA A FILMAR?
Me mantengo cuerdo porque, tú sabes, tengo una vida fuera de Tierra Media (ríe). Siempre hay muchos altibajos, y esta fue una producción larga, tardó mucho en concretarse y todos nos sentimos aliviados cuando por fin tuvimos una fecha de inicio y comenzamos a filmar.



¿SINTIÓ ALGUNA ANSIEDAD POR VOLVER A PERSONIFICAR A GANDALF?
Ansiedad no, aunque hubiera sido más excitante interpretar a un nuevo personaje. Volver a un viejo territorio no es tan atractivo como un nuevo paisaje y también significaba estar lejos de casa dos o tres años. Era un gran compromiso. Pero, en verdad, no hubiera soportado que otro actor representara a Gandalf, y he oído a muchísimas personas decir que se hubieran molestado si no lo hubiera actuado yo. Así que para mí hay muchas cosas positivas. Fue hermoso regresar a Nueva Zelanda. Creo que estas películas son maravillosas, así que involucrarme en ellas de nuevo es algo que ahora me parece inevitable.

¿FUE ALGO DIFERENTE PERSONIFICAR A GANDALF EL GRIS QUE A GANDALF EL BLANCO? EL GRIS ES UN PERSONAJE UN POCO MÁS SOCARRÓN Y TRAVIESO.
Bueno, Peter y yo preferimos a Gandalf el Gris. Tiene más variedad y es más humano, ¿verdad? Lo ves en distintas situaciones, mientras que Gandalf el Blanco está más enfocado en la misión que tiene que cumplir: es más un comandante, es más espiritual, y no dice muchos chistes. Así que el viejo Gandalf el Gris es un personaje más confortable para convivir y, sí, es más gracioso.



¿CUÁL ES EL DESARROLLO DE GANDALF EN ESTA CINTA? EMPIEZA POR JUGARLE UNA ESPECIE DE BROMA A BILBO, PERO LUEGO SE MUEVE A UN TERRITORIO MÁS SERIO, MÁS OSCURO.
No es una broma, es más una manera de reclutarlo. Mientras trata de convencerlo de que abandone su forma de vida tan sedentaria, le dice a Bilbo: “Esto será bueno para ti”, y en cierto sentido lo es. Siempre hay peligro cuando se trata de una aventura, pero quiere verlo vivir una vida más plena. Gandalf conoció a Bilbo cuando era un niño y se sorprende al verlo años después y descubrir que el niño se transformó en un hobbit algo recluido. Así que, el arco del personaje de Gandalf es más amplio: allí está ayudando a los enanos y descubres por qué los está ayudando —algo que no está de forma explícita en el libro—. Es decir, ¿por qué ayudarías a un grupo de enanos a recuperar el tesoro que les robaron? Gandalf está preocupado porque la Tierra Media se está moviendo. Hay rumores, hay peligro en el aire, hay señales de que se acercan tiempos oscuros. Piensa que si puede supervisar el viaje de los enanos, pueden entender mejor qué es lo que está pasando más allá de esta aventura en particular. Así que lo ves, otra vez, visitando otras zonas de la Tierra Media —lo que no pasa en el libro— mientras los enanos siguen en su propia aventura. Vemos a Gandalf tratando de unir las piezas del rompecabezas que nos lleva a las películas de El señor de los anillos. Pero el arco del personaje, como siempre, incluye los rasgos de que es un guía, un consejero, alguien que facilita las cosas y además ayuda. Le gustan las bromas y la diversión, le encantan la pipa y el tabaco, se divierte con sus fuegos artificiales y ama a los hobbits. Pero también es un diplomático y un mago que tiene la responsabilidad de cuidar la Tierra Media, y lo toma muy en serio. Así que también ves esa parte de su naturaleza. Es un personaje perfectamente redondeado, y llegamos a conocer los motivos de sus acciones en una forma que no encontramos en el libro. Así que el personaje de Gandalf se explica un poco más profundamente.

¿CÓMO PERCIBE EL TONO DE LA PELÍCULA? HAY MOMENTOS MÁS LIGEROS, MÁS CÓMICOS, PERO AL MISMO TIEMPO ¿CÓMO SE UNE TEMÁTICAMENTE CON LA TRILOGÍA ANTERIOR?
Bueno, esa era la cuestión. Después de El señor de los anillos, ¿cómo unirlos? Peter decía con frecuencia, “Quiero que esto sea más divertido, más ligero”, y yo le contestaba “Hmmm, no sé… es una situación muy seria para Gandalf”. Peter reiteraba “Sí, pero debemos contar la historia de una manera ligera”. Puedes ver por la selección de actores que Peter quería más comedia. Es decir, contrató a grandes comediantes como Barry Humphries, Bret McKenzie y Sylvester McCoy. A Martin Freeman, que tiene una vena cómica extraordinaria; todos son extraordinarios cómicos. Así es una gran aventura con muchas risas. Pero también están entretejidas con ese sentimiento de que hay un mundo más grande en otra parte, donde abunda el peligro y hay que ser precavido.

¿CÓMO HA CAMBIADO PETER JACKSON EN ESTOS AÑOS?
La verdad, no creo que haya cambiado. Su temperamento es casi el mismo; claro, es más maduro, pero no diría que más lento. Sus niveles de energía son sorprendentes. Ahora está más seguro de sí mismo, pero siempre te presenta una cara positiva. Tú sabes: “Esto es lo que vamos a hacer”, y es capaz de explicarlo, defenderlo y entusiasmarte para que lo hagas… y todavía lo hace. No sé lo que pasa en su interior. Es decir, si has ganado un buen número de premios Oscar por tus filmes y ahora debes hacer una precuela, ¿se te facilita por el éxito que has tenido o se te dificulta porque sabes que tienes que igualarlo? Pero si tiene esos miedos o preocupaciones, no las comparte. Y por supuesto hay un ambiente familiar porque está Fran Walsh, su compañera y socia profesional, así que es a puerta cerrada dónde se expresan esas preocupaciones. En el set es, sobre todo, la persona que está a cargo. Pero es Peter, es un Kiwi, un hombre muy jovial y amistoso. No hay neurosis, así que se puede distraer muy fácilmente si le llevas un juguete o le muestras una foto chistosa o le cuentas una historia divertida. Es muy buena compañía.

HABLANDO DE JUGUETES, ¿QUÉ TAL LA FILMACIÓN EN 3D A 48 CUADROS POR SEGUNDO? ¿LA NUEVA TÉCNICA RETRASÓ EL RODAJE?
No, para nada. No la percibías. Era sólo una cámara grande con dos lentes en lugar de uno, pero no te das cuenta. Nunca oí a Peter exclamar algo como “Ohhh, eso se verá muy bien en 3D”. No es la 3D que te golpea; es la 3D que tiene profundidad, y que te invita a entrar en ella. Así es cómo trabaja. El resultado en pantalla es alucinante. El público nunca ha visto nada parecido.

¿DIRÍA QUE ESTÁ CONTENTO DE HABER VUELTO A LA TIERRA MEDIA DESPUÉS DE TODO?
¡Pues claro! ¡Fue un rodaje estupendo! Es decir, sí, fue agotador, pero también fue maravilloso ver a viejos amigos como Hugo Weaving, Christopher Lee, la adorable Cate (Blanchett)... fue un poco nostálgico a veces, vernos de nuevo, unos 12 años después de haber empezado a rodar La hermandad del anillo, y vernos cambiados, sí, pero tan entusiasmados como esa primera vez, con nuestro maquillaje, nuestros disfraces, y las risas y la misma camaradería. Fue como haber vuelto, en cierta forma, a casa.

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares