30 dic. 2012

Naomi Watts: "Estoy en un momento espléndido de mi carrera".

Naomi Watts

Miguel Cane.



Bellisima, inteligente y entregada, la australiana Naomi Watts (Shoreham, Inglaterra, 1968) es una de las actrices más consistentes del cine actual, poseedora de una presencia notable, que le ha permitido destacar en un sinnúmero de roles, desde que David Lynch le diera la gran oportunidad en Mulholland Drive, hace más de una década y afianzándose en el panorama de Hollywood como la protagonista de El aro, uno de los filmes de horror más aclamados de la década. Ahora, cambia el miedo a lo sobrenatural, por uno de los horrores reales más tremendos de la historia: el tsunami que, el 26 de diciembre de 2004, arrasó con las playas de Phuket en Tailandia, cobrando miles de vidas y causando incontables daños materiales, en la nueva cinta de J. Antonio Bayona, Lo Imposible, que se colocó como la cinta más taquillera en la historia de España y que ella protagoniza junto con Ewan McGregor.



La historia de una familia española que sobrevivió a la catástrofe, sirvió de inspiración para el filme, que cuenta la inolvidable odisea por la que tuvieron que pasar. Rodada en locación natural, esta es, afirma la actriz, una de las películas que más le ha exigido, tanto física como emocionalmente hablando.

Representar una historia real como ésta debe suponer una responsabilidad extra para todo actor. ¿Te llegó a afectar personalmente?
Desde luego, aunque siempre facilita el trabajo el hecho de tener mucha información y contábamos cn ella, María y Enrique Belón estuvieron cerca de nosotros; a pesar de ello, también resulta complicado porque no hay lugar para la improvisación. Además, sentía que debía hacer honor a la verdad con máxima fidelidad. Con este filme todos queríamos ser muy precisos para no herir la sensibilidad de cualquiera de las personas afectadas por el tsunami. Hubo víctimas de muchos países y queríamos honrar su memoria.



¿Qué te llevó a aceptar un filme con un durísimo rodaje que se prolongó durante casi siete meses?
Pues si, fue duro, ya lo creo. Ahora, lo que me gustó de la película fue cómo plasma la relación de esta familia que conecta y desconecta, que se pierde y se tiene que enfrentar a sus emociones y sus miedos en el afán de reencontrarse durante y después del desastre, que es lo que parece ser algo, como el título lo señala, imposible. Yo sabía desde que leí el argumento, que éste iba a ser un trabajo difícil, pero no tanto como resultó finalmente. No tenía ni idea de que fuera a pasarme siete meses de ciudad en ciudad y de país en país, rodando, lejos de mi familia muchas veces, y teniendo que sumergirme en un estado emocional muy complejo durante cada escena distinta.

Al menos, algo aliviaría la tensión el trabajar junto a Ewan McGregor, que es amigo tuyo desde hace mucho.
Así es, Ewan y yo tenemos una gran relación de amistad desde hace ya varios años. Él es un gran ser humano, con un talento capaz de decir mucho con apenas unos pocos gestos de su rostro. ¿Viste Beginners? Es increíble. He tenido la suerte de trabajar con Ewan varias veces y, la verdad, es maravilloso. Hicimos muy buen equipo con él y los niños y contábamos con un muy buen director. Eso hace que rodajes como éste sean una experiencia mucho más disfrutable.



Bayona pertenece a la nueva ola de directores españoles que destacan en el mundo anglosajón. ¿Cómo fue trabajar con él?
Me gustó bastante, él me cae muy bien y he llegado a apreciarlo mucho. Es un hombre muy joven y muy valiente que sabe cómo conseguir lo que quiere, aunque trabaje al borde del precipicio. Cuando acepté su oferta sabía que solo había hecho una película, El Orfanato, pero, desde la primera semana, en los ensayos, demostró que estaba a la altura del reto que se traía entre manos. Y fue impresionante su nivel de entrega. Era algo inspirador para todo el equipo.

¿Cómo definirías la experiencia de interpretar a una persona real como María Belón?
Es un trabajo que acarrea una gran presión. En la mayoría de los casos, la persona real a la que se interpreta ya ha fallecido, pero María no solo está viva, sino que estuvo muy implicada en el proceso de creación de la película. Ella fue una de las principales presencias durante el rodaje. Nuestro propósito era mantenernos fieles a la realidad y ella jugó un papel central. Como actriz, esforzarte demasiado en parecerte a alguien puede terminar alejándote de su esencia. No quería realizar una simple imitación, quería buscar una cierta verdad en la historia y en el personaje, así que convivimos mucho, hablamos de todo, de su experiencia, sus recuerdos, de su vida anterior al tsunami, de sus hijos, de los míos, de nuestras infancias, nuestros temores, nuestros sueños, nuestras alegrías, incluso de películas, libros y música y descubrí que podía identificare en ella y eso me llevó a comprender su esencia personal y convertirme, al menos durante ese rodaje, en una versión muy apegada a ella misma. Nos hicimos grandes amigas y eso es un extra maravilloso de este filme, no me había sucedido antes, interpretando a personajes reales, cosa que he hecho. Creo que María es la mujer más valiente que haya conocido nunca. La admiro profundamente.



En tu próximo filme encarnas a la difunta Princesa Diana. ¿Es cierto que ha sido el personaje mas complicado de toda tu carrera?
Dios, sí. Sin duda. Para mí ha sido un honor interpretar un personaje icónico como fue Lady Diana, una mujer adorada por las masas. Recuerdo que me costó mucho encontrar la voz adecuada, porque es muy popular y todo el mundo tiene una idea preconcebida de ella. Esta cinta va a mostrar los dos últimos e intensos años en la vida de la Princesa y estoy muy orgullosa de haber participado en ella.

Acabas de cumplir 44 años. ¿En qué momento de tu carrera te encuentras?
En uno espléndido. A mi edad, que me ofrezcan personajes como el de Diana o el de Marilyn Monroe en Blonde, que se rodará el próximo año, es simplemente sorprendente. La verdad es que no me imaginaba nunca que podría conseguir una carrera tan sólida en este punto de mi vida. Me siento afortunada y estoy plenamente satisfecha.



¿Qué relación mantienes con el éxito de tu carrera?
Creo sinceramente que el éxito no me ha cambiado como persona. Yo soy la misma chica que llegó de Australia en 1995. Eso tiene mucho que ver con el hecho de que mi carrera despegó cuando ya era adulta y madura. Imagino que el éxito te puede consumir si no tienes las cosas claras, pero yo sé muy bien quién soy. Soy muy consciente de cuánto he luchado y de lo que me ha costado llegar a donde estoy. Mulholland Drive lo cambió todo para mí. Hasta aquel momento, mi vida era una lucha constante y algo desafortunada por encontrar mi lugar en el mundo del cine. Pero entonces llegó David Lynch, que me dio la oportunidad de trabajar en una película que conectó de una forma extraordinaria con muchos espectadores.



¿Y cómo ha cambiado todo con tu maternidad?
Ha sido un cambio absoluto; de hecho, ser madre me hace muy feliz y ha cambiado por completo mi modo de elegir mis papeles. Antes los criterios que guiaban mis elecciones eran el nombre del director y mi interés personal en la historia, y aunque eso no se ha perdido del todo, como en este caso, hoy en día lo fundamental es saber si podré compatibilizar el rodaje con mi vida familiar. En cuanto me ofrecen algo, pregunto: ¿Cuánto durará el rodaje? ¿Dónde será? ¿Podrán acompañarme mis hijos? Soy muy afortunada de contar con Liev (Schreiber). Así intentamos hacer turnos a la hora de elegir nuestros proyectos. Si el filma o hace teatro, yo descanso para estar con mis hijos. Por otra parte, creo que la maternidad me ha vuelto una persona más situada en el presente. Solemos estar demasiado pendientes del futuro y el pasado, pero cuando estás rodeada de niños es imposible distraerse, ellos te mantienen anclada al hoy y eso es algo muy positivo.

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares