31 ene. 2013

Entrevista con Mark Wahlberg

Miguel Cane.



Después de pasar una adolescencia difícil y dar un salto a la fama, el polémico Mark Wahlberg (Boston, 1971), dejó atrás aquellos tiempos en los que era Marky Mark, rapero y ex delincuente juvenil que tanta controversia causó al aparecer prácticamente desnudo en una campaña de Calvin Klein. Ahora es actor de renombre y hasta de prestigio (cosas que no siempre van juntas).

Responsable padre de familia, productor y creativo (de la exitosa teleserie Entourage), es también un histrión nominado al Oscar —por Los infiltrados, de Scorsese— y uno de los rostros más populares de su generación. Su más reciente filme, dirigido por Allen Hughes, es Ciudad de sombras, un thriller urbano ambientado en una ciudad asolada por la injusticia; ahí interpreta al ex policía Billy Taggart, quien busca redención y venganza luego de ser traicionado por el personaje más poderoso de la ciudad, el alcalde (Russell Crowe). Su incansable búsqueda de justicia, solo equiparable a su dureza y su astucia, lo convierten en una fuerza imparable... y en la peor pesadilla del alcalde.



¿CÓMO SE DIO LA OPORTUNIDAD DE TRABAJAR CON ALLEN HUGHES, DE QUIEN HAS DICHO SER FAN DESDE HACE AÑOS?
Me acerqué a él después de ver Menace II Society. Hace ya mucho tiempo. Recuerdo haberlo visto en un cine de Times Square con un público muy ruidoso que estaba fumando marihuana. Yo estaba realmente empezando mi carrera como actor, y ya desde entonces lo vi en un par de ocasiones y hablamos de trabajar juntos. Yo era consciente de que iba a tener que llegar el proyecto ideal para ambos y, la verdad, no tuve prisa. Cuando iba a empezar el rodaje de Ted, Allen me llamó y me dijo, “Oye, ¿te acuerdas que habíamos hablado de hacer algo juntos? Te mando un guión. Échale un vistazo y hablamos”. Lo leí, nos encontramos y le dije: “Me encantaría hacerlo. Vamos a buscar la manera de hacerlo, pero que sea con nuestra gente, así tendremos el control”. Tengo un amigo que ha estado financiando o produciendo películas, y yo siempre dije que no por varias razones, pero finalmente le dije: “Tengo la película que podemos hacer juntos. Consigue el dinero y vamos a hacer que suceda”.



¿PRODUCIR UNA PELÍCULA COMO ÉSTA Y PRÁCTICAMENTE DE LA NADA? SUENA MÁS FÁCIL DE LO QUE REALMENTE ES ¿NO?
Hacer cine no es como buscar la cura del cáncer, no; pero vaya que es un trabajo difícil, más cuando lo haces de manera independiente como en este caso, pero el guión era tan bueno que atrajo a todo el talento que está involucrado en el proyecto, tanto delante como detrás de la cámara. Russell leyó y respondió de inmediato. Igual pasó con Catherine (Zeta-Jones, protagonista femenina), quien de inmediato aceptó, sin poner condiciones.

¿CÓMO SE COMPARA BILLY A OTROS PERSONAJES QUE HAS INTERPRETADO EN PELÍCULAS COMO LOS INFILTRADOS?
Cuando lo leí yo quería ser el alcalde, pero conforme lo releía me enamoré cada vez más del personaje de Billy. Mi personaje en Los infiltrados no tenía ninguna cualidad en absoluto. Este personaje, en cambio, se enfrenta a una elección totalmente diferente, y me pareció muy interesante porque pude entender lo que hace al principio de la película y por qué lo hace. Lo que él desea, en parte, es enmendar sus errores y que se haga justicia, desenmascarando la corrupción del alcalde. Va a tener que correr el riesgo de perder su propia libertad, pero está dispuesto a hacerlo porque su conciencia se lo dicta. Me gustó mucho eso de él, me recordó a cuando vi la famosa Chinatown con mi papá. Era una gran historia, un gran personaje, con giros interesantes y muchos matices. No tenemos oportunidad de hacer estas películas muy a menudo.



¿CÓMO FUE TRABAJAR CON UN ACTOR COMO RUSSELL CROWE?
Ya sabes, fue divertido porque llevábamos filmando cinco semanas cuando Russell llegó, y todo el mundo decía: “¿Qué va a pasar, cómo lo va a hacer?”. Tuvimos una gran energía y atmósfera en el set. Él venía de rodar Los miserables y debía regresar después a esa filmación, tenía una ventana muy corta y tenía mucho trabajo que hacer en un corto periodo de tiempo, un monólogo tras otro. Era mucho trabajo para tan poco tiempo, pero es un gran profesional. Simplemente apareció y entró en el set, y cuando Allen dijo: “Vamos a ensayar”, Russell me miró, me guiñó el ojo y dijo: “Vamos a trabajar”.

DEBIÓ SER ARDUO, YA QUE SUS PERSONAJES LLEVAN EL PESO DE TODA LA PELÍCULA.
Lo hicimos bien, Allen estableció una dinámica entre Russel y yo, debido a la forma en que fue escrito, para ir siempre del uno al otro. Tratamos de superarnos unos a otros como personajes del filme, pero no como actores y personas. Eso me gustó. Así que significó que tuvimos duelos realmente grandes, coreografiados siempre por Allen, todo al servicio de la película. Russell es un profesional consumado y vino, vio y venció. Lo mismo con Cathy, que como su esposa, es un eje importante en la trama. Fue estupendo trabajar con alguien que está tan preparado como ellos. Allen estaba feliz, me decía: “Esta gente se toma su trabajo en serio”. Creo que este es el papel más desafiante que he interpretado hasta hoy y es una oportunidad de hacer algo muy diferente.

NO DEJAS DE TRABAJAR Y ERES UN PADRE MUY DEDICADO. ¿CÓMO CONCILIAS AMBOS MUNDOS?
Cuando trabajo doy el ciento por ciento en lo que estoy haciendo, pero mis hijos —tiene cuatro, cuyas edades fluctúan entre los 10 y los dos años— son mi prioridad. Trato de involucrarme en sus actividades y su educación. Y ahora, por primera vez, de todas las películas que he hecho, parece que haré las que realmente les entusiasmará ver...

¿CÓMO ES ESO?
Mi hijo Mike está muy feliz ahora porque voy a actuar en Transformers 4. Le encanta la serie y cuando supo que había aceptado participar se emocionó. Pero además, las que estarán aún más felices son sus hermanas por otra nueva cinta en la que voy a trabajar. Verás, estábamos en Paramount vendiendo una película y les pregunté: “¿Qué les parece una conmigo y Justin Bieber, algo como El color del dinero pero con basquetbol, sobre un jugador callejero?”. Soy gran fan del deporte y pensé, ¿por qué no? Pues te diré, esto es Hollywood y la compraron ahí mismo, en cinco segundos. Así que desarrollamos el guión, el estudio lo ama, la gente de Bieber lo ama. Mi papel sería el de “yo soy el jugador que se hizo en las calles” y él es el chico al que de mala gana tengo que enseñar, porque es muy buen jugador de basquet. La idea surgió al verlo jugar en un partido benéfico y notar que es muy diestro, y como yo también juego mucho, pensamos que podría salir una película interesante. Ahora mi hija mayor me adora, no solo porque soy su papá, si no porque conocerá a Justin Bieber (ríe). Bueno, alguna ventaja debía tener dedicarme a esto, ¿no?



Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares