23 may. 2013

Gran Gatsby, El / The Great Gatsby, de Baz Luhrmann

La vida es una fiesta

Miguel Cane.



“Me gustan las fiestas grandes porque son tan íntimas,” dice la sofisticada Jordan Baker (Elizabeth Debicki) en una escena de la nueva adaptación cinematográfica de la novela de F. Scott Fitzgerald, El Gran Gatsby, “en las reuniones pequeñas no hay intimidad.”

Esta frase parece encapsular el enfoque que le dio Baz Luhrmann a esta trágica historia de amor ambientada en el verano de 1922. Lo que ha hecho es una fiesta grande y excesiva. El detalle está en excesiva. De hecho, son esos excesos estilísticos de Luhrmann, algo que es su rúbrica, lo que funciona en contra de la película y acaba por sofocar su trama y sus subtextos, para ofrecer una deslumbrante presentación donde todo es más, y más y más, y se pierde el sentido de lo que quiere contar.



Como Jay Gatsby, un enigmático millonario que se involucra en las vidas de un círculo de personajes y las afecta para siempre, Leonardo DiCaprio brinda una gran actuacíón (obviamente aún desea ese Oscar que no le han dado), si bien él y Tobey Maguire – que interpreta al narrador Nick Carraway – están en miscast terrible (es imposible creer que tienen las edades de sus personajes) donde Carey Mulligan está perfecta como Daisy Buchanan, la mariposa social que es la obsesión de Gatsby y cuyos sentimientos son confusos y sucumben a la presión del dinero y la posición social.



Luhrmann hace lo de siempre: apuesta por el exceso, por mezclar música contemporánea con elementos de la época como en Moulin Rouge (pero en este caso, no le funciona), contar con un diseño de producción y de vestuario fastuoso, que luce muchísimo en 3D, pero no consigue una conexión emocional en ningún nivel con sus personajes y al final, es una película bellísima que no consigue hacer sentir los niveles de tragedia que la obra original plantea.



Por otra parte, algo bueno que tiene es que nos hace revalorar la versión anterior (de 1974) con Robert Redford y Mia Farrow, que era mucho más fiel a la época y a la novela, menos ostentosa y más asequible.

El hacer que el personaje de Tobey Maguire (un actor sobrevalorado donde los haya) tenga más protagonismo que los personajes centrales es un grave error y hace que la película se vuelva moralina y esto va en detrimento de la historia que pretende contar. Pero esto no quiere decir que sea tan mala como se cree: es un filme largo y excesivo, con muchos momentos hermosos y actuaciones brillantes (Joel Edgerton es el patán ideal), lo cual vale para que sea un estreno interesante que dará de que hablar. Pero obra maestra, ni de lejos.

El Gran Gatsby / The Great Gatsby
Con Leonardo DiCaprio, Carey Mulligan, Tobey Maguire y Joel Edgerton
Dirige Baz Luhrmann
EU/Australia 2013



Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares