4 jul. 2013

No quiero dormir sola, de Natalia Beristáin

Historia de dos mujeres

Miguel Cane.

Amanda (Mariana Gajá) es una guapa fotógrafa treintañera de hábitos solitarios, que cambia constantemente de amantes, principalmente porque tiene un miedo irracional e inexplicable a dormir sola, aunque también le resulta imposible conectar emocionalmente con los demás en su entorno.

Repentinamente, se encuentra con la responsabilidad de tener que cuidar a su alcohólica e ingobernable abuela de 83 años llamada Lola (Adriana Roel), quien vive en el delirio por sus viejos días de gloria, en los que fue una estrella de cine, pero ahora vive prácticamente en el abandono. Tras el encontronazo entre ambas, los roles se invierten gradualmente y Amanda se convierte en el adulto que debe cuidar al más frágil, aunque descubre que en Lola hay mucho más de lo aparente a simple vista.



En su ópera prima, la directora mexicana Natalia Beristain – que como hija y nieta de actores creció prácticamente en la escena – presenta un interesante doble juego de espejos. Primero, el que se sucede entre sus protagonistas, cuando Amanda se ve reflejada en su abuela y piensa no sólo en sus decisiones personales sino en el inexorable paso del tiempo. Segundo, el juego de espejos entre el personaje de la Lola y la gran actriz que es Adriana Roel, que con sutileza y elegancia, hace una creación completa de su personaje, que conforma el complemento ideal con su compañera.



La directora consigue un ritmo que fluye y convierte a las diversas locaciones en el DF, una parte importante de la historia que cuenta, misma que se siente genuina y no pierde el interés. Realizada con un presupuesto modesto – algo insólito en esta época de grandes efectos, robots, monstruos, etcétera – pero con una gran intuición, esta película apela al espectador que busca algo que no sólo le entretenga, sino que le aporte algo a posteriori. Es un filme sólido, con momentos muy bien logrados, una construcción a veces solemne pero emotiva (más no sensiblera) y un par de estupendas actrices que logran proyectar una gozosa complicidad en pantalla.

Tras su primera exhibición en el festival de Morelia, No quiero dormir sola ha tenido un éxito notable en el circuito internacional de festivales y ahora llega a cartelera para presentar el trabajo de una directora que trasciende ya la promesa y amerita que el público se acerque y la descubra tal como es.

No quiero dormir sola
Con Mariana Gajá y Adriana Roel
Dirige: Natalia Beristáin
México 2012





Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares