9 ago. 2013

Antes del anochecer, de Richard Linklater

Escenas de la vida conyugal

Miguel Cane.



El cineasta norteamericano Richard Linklater es un creador versátil. Lo mismo hace hitos comerciales como la comedia School of Rock, que la trilogía que ahora cierra con Antes del anochecer, que gira en torno a Celine y Jesse, que pasaron de un encuentro inesperado en Austria, a unir sus vidas en París y que, en esta última película, encaran las dudas normales de la edad adulta en una la costa griega.



Maduros en la actualidad, la pareja disfruta de seis semanas de vacaciones con la familia que han formado. Ahora Jesse es un escritor de éxito, se divorció de la mujer con la que tuvo un hijo, Hank, de quien quiere estar más cerca, por lo que se le ocurre, impulsivamente, trasladarse a Chicago; Celine, por su parte, no quiere dejar escapar el trabajo de su vida. Los contrastantes puntos de vista en esas importantes decisiones marcarán la estancia en Peloponeso y harán que se replanteen desde una nueva perspectiva, el amor que los unió hace casi dos décadas.



Como en la vida misma, los sueños y las ilusiones de un principio, han ido modificándose con el tiempo. Ya lo pronosticaba Celine en la segunda parte: "La mayoría de las parejas esperan mantener la misma pasión del primer momento, pero es imposible. Si eso ocurriera no haríamos nada en nuestra vida." Jesse se ha vuelto más responsable, donde Celine, ahora más centrada por la maternidad, mantiene la sensibilidad a flor de piel. La estructura narrativa no se diferencia en casi nada a las anteriores: set pieces sin apenas cortes de cámara, mientras la pareja pasea, va en coche o, en la que es la secuencia más grandiosa, cuando aprovechan el regalo hecho por unos amigos de una noche en un hotel. Linklater se revela alumno aventajado de la escuela de John Cassavettes y Antonioni, de la que sale airoso.



La exposición mediante diálogo – y ese es el objeto de la cinta, la acción es relativa e incluso irrelevante – de un interesante fresco de ideas y temas, que van desde las políticas del sexo, los despropósitos del amor, a la complejidad familiar, hasta llegar a la misma esencia de lo que significa estar vivo hace que el espectador se identifique con ellos plenamente. Aunque Celine y Jesse se han convertido en personajes emblemáticos para una generación, lo cierto es que muchos de sus problemas pueden ser asimilados por cualquiera que haya llegado a cierta edad en la búsqueda y sustento del amor.



La colaboración Linklater-Delpy-Hawke, que incluye un trabajo en la creación del guión, deviene en una obra de notable compromiso artístico, no solo por el intervalo temporal real y ficticio de la trilogía sino también por la entidad temática, existencialista, reflexiva, que propone; en cualquiera de los dos casos se percibe el eco de las películas de Truffaut sobre Antoine Doinel.

Antes de anochecer y sus entregas previas son un retrato descarnado de lo que somos, al desnudo, tanto vistas por separado como en el corpus global esparcido durante dos décadas. Y es una imagen hermosa y dolorosa, que nos habla directamente. Es nuestra vida. Somos nosotros, en una de las mejores peliculas del año.

Antes del anochecer / Before Midnight
Con Julie Delpy, Ethan Hawke y Seamus Davey-Fitzgerald
Dirige Richard Linklater
EU-Francia 2013




Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares