15 may. 2014

Godzilla, de Gareth Edwards

Monstruo majestuoso

Miguel Cane.


Desde su primera aparición en pantalla, hace 60 años, Godzilla ha sido un símbolo de muchas cosas: advertencia sobre los peligros de la era atómica; dilema moral de la humanidad sobre sus creaciones involuntarias; rey de los monstruos.

La saga japonesa que siguiera a la primera obra maestra de Ishiro Honda, hizo de la Toho un estudio legendario y con el tiempo derivó en una serie de filmes dirigidos a los niños con “mensaje” positivo y aventuras con otros ‘kaiju’. En 1998, Roland Emmerich se encaprichó en hacer una “versión americana” que resultó en algo de muy mal recuerdo, con una criatura que en nada se parecía al monstruo original y con un guión muy estúpido.



La noción de relanzar al mito japonés en pantallas de occidente parecía absurda después de ese sonoro fracaso; sin embargo, Gareth Edwards (creador de la inquietante, aunque poco vista Monsters) consigue que su versión no sólo supere las expectativas, es una de esas rarezas: el blockbuster de verano que tiene suficiente sofisticación y sustancia para gustar a dos tipos de público: el que busca efectos especiales y grandes explosiones, y los que prefieren algo más interesante que sólo eso.



La trama no sólo gira ante la obvia aparición de una criatura prehistórica de 100 metros de alto, que ha sido despertada por pruebas nucleares en el Pacífico. También acerca de cómo su existencia afecta la vida de una familia, los Brody (el nombre no puede ser una coincidencia para quienes recuerdan Tiburón). Con sólidas actuaciones de Bryan Cranston, Aaron Taylor-Johnson y un cameo de Juliette Binoche, la cinta se las ingenia no sólo para entretener sino también para contar una historia interesante (algo que Pacific Rim, pese a sus formidables efectos no logró).

Edwards es un director con oficio y consigue crear momentos de tensión sostenida que hacen, junto con el monstruo majestuoso que es el eje de su trama, del espectador objeto de un vértigo irresistible. Olvide usted la verosimilitud y déjese llevar por las imágenes. Ciertamente es un formidable espectáculo épico, y no falla en su cometido.

Godzilla
Con Aaron Taylor-Johnson, Bryan Cranston, Elizabeth Olsen y Juliette Binoche
Dirige Gareth Edwards
EU 2014